Seguro de Garantía de Indemnización o "mochila austríaca": por qué es necesario cambiar de modelo indemnizatorio

Seguro de Garantía de Indemnización o "mochila austríaca": por qué es necesario cambiar de modelo indemnizatorio
Empresarios, sobre todo los Pymes, reclaman modificar el sistema de indemnizaciones. Sostienen que el actual modelo frena la creación de nuevos puestos
Por Marysol Antón
13.10.2021 17.15hs Economía

Si un problema tiene el mercado laboral argentino es la creación de empleo, sobre todo en épocas de tanta incertidumbre como la actual. Las Pymes, que son quienes generan el 65% de los puestos de trabajo del sector privado, vienen reclamando las dificultades que atraviesan ya desde antes de la pandemia por las complejidades a las que se atan cada vez que contratan a un colaborador, y eso las hace reticentes a hacer crecer sus estructuras de personal. Esto, claro está, se agrava con la imposibilidad de despedir que sigue vigente.

En este contexto, algunos empresarios están reclamando poder generar un sistema de Seguro de Garantía de Indemnización (SGI) que se conforma con aportes de los empleadores y los empleados. Algo muy similar a lo que ya se da en la industria de la construcción, donde muchas relaciones laborales son temporales o por proyectos.

"En materia indemnizatoria, los costos en Argentina son altos y una gran porción se terminan judicializando, lo que los aumenta significativamente. Esto golpea de lleno a la propia fuente de empleo, poniendo en jaque los puestos de trabajo. Cada año numerosas pymes ven afectada su productividad por hacer frente a estas circunstancias. Frente a esto, una alternativa para Argentina puede ser el modelo indemnizatorio austríaco, conocida como mochila austríaca", relata Tomás Casaburi, socio del estudio de abogados Fretes, Casaburi, Grinenco.

Este modelo, implementado en Austria desde 2003, "obtuvo muy buenos resultados. El empresario efectúa un aporte económico mensual que el trabajador acumula progresivamente en un fondo o una mochila a modo de cuenta de ahorro individual, que puede ser objeto de inversión y generar rendimientos a su favor", describe Casaburi.

"En el caso de despido, la indemnización que percibe el empleado es precisamente esta mochila acumulada desde el inicio de su contrato de trabajo. Si el trabajador alcanza la edad de jubilación sin haber sido despedido o si decide cambiar de empleo, puede llevarse la mochila con él, como un extra de lo que percibirá como jubilación", suma el abogado.

Cuando se cambia de trabajo, por despido o decisión propia, el empleado lleva consigo su "mochila" de aportes. 

Por su parte, Teddy karagozian, empresario y promotor de la "mochila argentina", sostiene que "debemos encontrar una fórmula que incremente la productividad de las empresas y traiga la certeza de una mejora en las condiciones laborales para todos. Debemos brindar mayor seguridad a las familias de los trabajadores y de los empresarios y conseguir estabilidad de demanda para las empresas".

¿De qué consiste el SGI? Implica crear una nueva contribución patronal con alícuota que varía entre el 8,33% y el 2% del salario, según la antigüedad promedio de los trabajadores de la empresa. Con estos fondos, ANSES les abonaría a los trabadores que se desvinculan de las empresas –sea por despido o por renuncia voluntaria– una cantidad de salarios igual a la actual indemnización por despido.

Posible solución

¿Por qué las empresas piden tener un modelo de SGI? Según un informe de Idesa, en la Argentina, el tamaño promedio de las firmas es de 14 trabajadores. "Esto significa que, para la mayoría de las empresas, el despido de un trabajador con 12 o más años de antigüedad le implica abonar una indemnización superior a toda la masa salarial mensual. Si hubiera fallas en la registración, la indemnización sería más de 2 veces la masa salarial. Si hubiera dudas en la naturaleza del despido (el empleador entiende que es con causa y el empleado sin causa) y la resolución es mediante un juicio laboral, los gastos se siguen multiplicando con los intereses y los honorarios de los abogados. No es arriesgado afirmar que un despido puede llegar a quebrar una microempresa.

Empresarios proponen un modelo de SGI para impulsar la creación de empleos.

Hay un aspecto saliente de las desvinculaciones laborales, y es su variabilidad. Por ejemplo, según datos del Ministerio de Trabajo para el período 2004 – 2012, que fue de alto crecimiento del empleo, se observa que:

  • Entre las grandes empresas cada año en promedio se desvinculó al 10% del plantel.
  • Entre las empresas medianas la tasa de desvinculación fue de 15% anual.
  • Entre las microempresas la tasa de desvinculación fue de 29% anual.

En este sentido, la mochila podría ser un instrumento para proteger la estructura de las Pymes y, sobre todo, impulsar la generación de empleos genuinos que tan necesarios son en estos momentos.

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído