iProfesional

Argentina a precio liquidación: con todo listo para tener lluvia de dólares de turistas, el Gobierno lo echó a perder

En pos de no permitir que se sigan escapando los dólares, la probabilidad de que las restricciones avancen hacia otros sectores se hace cada vez más alta
Por Damián Di Pace
02/12/2021 - 13,29hs
Argentina a precio liquidación: con todo listo para tener lluvia de dólares de turistas, el Gobierno lo echó a perder

Después de muchos meses de inactividad del sector turismo debido a la crisis del Covid (de la mano de fronteras estuvieron cerradas y con un servicio de transporte terrestre y aéreo frenado), lo esperado sería que la temporada que está por llegar pegue un repunte que ayude a recomponer los meses en que este sector estuvo confinado, ya que las vacaciones de verano son la época en donde se vislumbra mayor movimiento turístico, dentro y fuera del país.

Pero la situación es mucho más compleja en nuestro país, debido a que si bien es cierto que desde el Gobierno se asegura que la idea es reactivar este sector, las distintas medidas económicas que viene tomando no confirmarían el impulso necesario.

Desde el año 2019 en adelante nos encontramos en una constante de déficit de turismo y si acumulamos todo este 2021 (información oficial hasta septiembre), el déficit por viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta en el exterior ronda los u$s1.484 millones, resultado de ingresos en dólares por u$s135 millones y egresos por u$s1.620 millones; es decir, que los dólares que los turistas ingresan a Argentina, no son suficientes para cubrir la necesidad de dólares que tiene el país. Si tomamos el déficit acumulado desde 2019 hasta ahora es de u$s8.925 millones.

Para entender la magnitud de la situación de este déficit podemos analizar la siguiente infografía: si tomamos la diferencia entre la cuenta de compras de dólares y las ventas de dólares por servicios al exterior y viajes, podemos obtener que se demandaron un poco más de u$s200 millones solo para el mes de septiembre; esto significa, que desde el 2019, la salida neta de divisas por estos gastos fuera del país sumo más de 8.000 millones de dólares.

 

Ahora, si queremos analizar la cantidad de turistas que ingresan y salen del país será necesario tener en cuenta los datos que proporciono el INDEC, los cuales mencionan que en el período del 2019 hubo un equilibrio entre el turismo emisivo (salida de turistas residentes en la argentina al exterior) y turismo receptivo (llegada de turistas no residentes en Argentina procedentes del exterior). Pero en el 2020 este sector sufrió el impacto de la crisis sanitaria, debido a las restricciones, dejando un segundo trimestre sin movimiento turístico. 

Pero lentamente, con el pasar de los meses, tuvo una recuperación hasta llegar a un 2021 en el que se estima la llegada de 10,5 mil turistas no residentes y 110,6 mil salidas al exterior de turistas residentes. Pero, lamentablemente, el saldo de turistas continúa siendo negativo en 100,1 mil turistas, lo que significa que el impulso hacia este sector sigue siendo insuficiente para equilibrar este saldo.

 

Otro aspecto clave de este sector es el correspondiente a las Aerolíneas: debajo observamos las 6 principales aerolíneas que ocupan actualmente el 70% del mercado de viajes internacionales. Ahora, si vemos esta información más en detalle, en el 2019 según ANAC se encontraban operando 32 aerolíneas, pero el panorama cambió en el marzo del 2020, cuando por las restricciones locales y el cierre de fronteras a nivel global, más de 10 compañías aéreas decidieron suspender los vuelos hacia nuestro país, entre las que podemos mencionar a Air Canadá, Air New Zealand, Alitalia, Azul Linhas Aéreas, British Airways, Cubana, Emirates, Ethiopian Airlines, Gol, Air Norwegeian, Qatar y Sky Airlines.

De las anteriormente mencionadas gran parte de ellas o volvieron a operar en el país o aguardan volver a fin del año 2021; excepto Air New Zealand, Air Norwegian y Qatar, que cerraron sus filiales definitivamente.

Argentina tiene posibilidades reales en términos de paridad de poder adquisitivo en dólares con la mayoría de los países de América Latina y el mundo, ya que la pérdida de valor del peso frente al dólar ha sido enorme y los turistas extranjeros que llegan a Argentina encuentran bienes y servicios a precios de liquidación y cierre. Sin embargo, se han sembrado todas las condiciones para no revertir el déficit sino acentuarlo: cierre de fronteras internacionales prolongado, abandono de operaciones de aerolíneas internacionales para arribar a Argentina, suspensión de otras tanta y quita potencial de asientos en las aerolíneas internacionales para que deseen arribar a nuestro país con pasajeros de diferentes destinos al eliminar el financiamiento en cuotas sin interés para adquirir viajes al exterior, que era lo que hacían 7 de cada 10 argentinos.

Al reducir la cantidad de argentinos viajando hacia el mundo, las cuentas de las aerolíneas no cerrarán y tendremos menos turistas extranjeros para que puedan venir a gastar sus divisas en la Argentina.

 

Tal como se describe debajo, se calcula la cuota de mercado en función de pasajeros transportados, y si vamos al 2021 se observa que aún no recuperamos niveles de normalidad como en el 2019, tanto en vuelos de cabotaje como en vuelos internacionales, debido que las aerolíneas que dejaron de viajar significaron menos vuelos y llegadas de extranjeros al país.

 

Durante el segundo trimestre del 2021, la cuenta corriente arrojó un superávit de u$s2.763 millones, explicado principalmente por ingresos de la balanza de bienes y servicios (turismo, transporte, comunicaciones, servicios informáticos). En este trimestre analizado, la cuenta financiera mostró un egreso neto de capitales de u$s2.554 millones. Estos datos son importantes porque permitieron aumentar las reservas internacionales en u$s2.403 millones.

 

Ahora, si vemos el detalle (desagregado por principales países que tenemos intercambio comercial de divisas), vemos dentro de la balanza de pagos que el rubro "viajes" aún se encuentra con saldo deficitario de u$s123 millones, explicado por la caída interanual de los créditos en un 15% y la suba interanual de un 120% en el débito; todo este déficit es debido tanto a la continuidad de restricciones para extranjeros como a la mayor movilidad de viajeros al exterior.

 

Toda esta evolución de la cuenta de balanza de pagos hasta hace muy poco venía con expectativas de recuperación en los próximos meses, pero ahora, con la última medida tomada por el Gobierno nacional, la tendencia es de reversión absoluta; ya que recordemos que el positivo de la balanza de pagos fue debido a la balanza de bienes y servicios, donde uno de sus ítems es el rubro de "turismo"; pero con las restricciones para adquirir vuelos al exterior, no solo dificultaría el negocio de las aerolíneas, sino que también encontraría limitando el ingreso de divisas.

A su vez, es necesario evaluar los vuelos de cabotaje (trayecto cuyo origen y destino es nacional) y los vuelos internacionales (movimiento donde una de sus puntas, origen o destino, es de otro país), donde observamos que durante el 2020 los vuelos se encontraban en sus niveles mínimos históricos, pero que a medida que se fueron relajando las restricciones y con ellas la apertura de las fronteras, los vuelos dejaron de frenarse, por lo que esta actividad comenzó a despegar lentamente.

A pesar de esto, el último dato de septiembre arroja que los vuelos de cabotaje fueron 14.509, mientras que los vuelos internacionales fueron de 2.846, lo que quiere decir que seguimos sin los incentivos suficientes para fomentar el turismo hacia nuestro país.

 

El sector turismo se encuentra en recuperación, propia de la salida de la crisis que generó la apertura de fronteras pero tiene aún graves problemas de fondo, ya que desde el mismo Gobierno aseguran que la idea es impulsar y tomar todas las decisiones necesarias para que exista una reactivación, pero si analizamos las últimas medidas que se están tomando, no existe tal consistencia.

Por mencionar algunas cuestiones que se encuentran "poniendo palos en la rueda" podemos hablar sobre el progresivo atraso del tipo de cambio, la falta de acceso de divisas para usar en el exterior, que generan un déficit aproximadamente de más de un 10% del superávit comercial, y no siendo suficiente con ello el BCRA prohibió el uso de tarjetas de crédito para adquirir pasajes en cuotas y cualquier otro servicio de turismo en el exterior; pero con la "alternativa" de financiar los pagos en una cuota como pago único o través de un préstamo. Recordemos que 7 de cada 10 argentinos financiaban en 12 cuotas sin interés sus viajes al exterior.

Se avecina una temporada mucho más complicada de lo que se esperaba, ya que la crisis sanitaria "terminó", pero la crisis económica se está llevando por delante a uno de los principales sectores generadores de divisas y pone en peligro no solo viajes al exterior, sino que la incertidumbre ante cada vez más restricciones deja en alerta máxima a la economía, ya que en pos de no permitir que se sigan escapando los dólares, la probabilidad de que estas medidas avancen hacia otros sectores se hace cada vez más alta, generando así que la poca previsibilidad y las constantes cambios en las reglas de juego haga que los actores de la economía busquen refugiarse en todo aquello que no sean pesos porque lo seguro es que si hoy se atacó a un sector que tenía una posibilidad histórica de generar los dólares que nos faltan, qué se puede esperar hacia los demás sectores.

Temas relacionados