iProfesional

Por qué crecen las dudas sobre un nuevo acuerdo con el FMI y el mercado está más temeroso que nunca

La presentación de esta semana por parte de Guzmán no sumó certidumbre. Por el contrario, se puede afirmar que agregó dudas en varios planos
Por Carlos Arbía
09/01/2022 - 07,10hs
Por qué crecen las dudas sobre un nuevo acuerdo con el FMI y el mercado está más temeroso que nunca

La presentación del ministro Guzmán esta semana sobre el avance de las negociaciones puso de manifiesto en el mercado local y en Wall Street las dificultades que tiene el Gobierno, en particular el ministro Martin Guzmán y su equipo, desde casi dos años para avanzar en un nuevo acuerdo con el FMI.

También, puso sobre la mesa algunas nuevas malas noticias que llegan desde Washington que, plantean una negociación más problemática que la esperada por la presión del FMI para mejorar las cuentas fiscales desde ahora para llegar a déficit cero en el 2025 y no después del 2027 como plantea Guzmán.

La principal virtud de un acuerdo con el FMI y/o un plan de estabilización asociado consiste en la posibilidad de bajar la incertidumbre alineando expectativas alrededor de un sendero macro. La presentación de esta semana prácticamente no aporta en ese sentido. Por el contrario, podemos afirmar que agrega dudas en varios planos.

El reciente informe semanal de la consultora Consultatio elaborado por el economista Hernán Echague señala que "hay varias dimensiones para analizar de esa presentación. Arranquemos por la formal: el Gobierno hizo presentación sobre la marcha del acuerdo con el FMI sin el FMI, y a diferencia de lo que ocurre con cualquier anuncio consensuado, el organismo tampoco hizo público ningún comunicado con referencias a esta presentación. Dicho de otra manera: el Gobierno realizó anuncios de los avances del acuerdo en soledad".

La segunda característica llamativa de los anuncios fue el nivel de generalidad de la presentación. En un cuadro que llevaba como título "La propuesta de la República Argentina" bastante alineado con la presentación pre-pandemia hecha a principios de 2020 expuso una serie de objetivos e intenciones macro prudenciales sin ninguna referencia a la forma en la que planea conseguirlos.

En su cuenta de Twitter, el Portfolio Manager de Consultatio, Francisco Mattig, destacó varios de los principales puntos que Guzmán no menciono en su presentación. Las proyecciones de inflación, de tipo de cambio, el sendero fiscal, la acumulación de reservas, y la evolución de las tasas de interés.

La presentación de esta semana por parte de Guzmán no sumó certidumbre respecto de un acuerdo con el FMI

Una gran cantidad de analistas consultados por iProfesional coinciden que lo más llamativo del enfoque planteado por el ministro fue la combinación de gradualismo fiscal con tasas de interés reales positivas para respaldar la demanda de activos denominados en pesos.

Es una mezcla de política fiscal laxa con política monetaria más restrictiva algo bastante parecido a los lineamientos con la experiencia de la gestión de Cambiemos 2016-2018 pero con algunas diferencias importantes. El gobierno hoy no tiene crédito externo, tiene menos reservas internacionales liquidas, más deuda pública, la inflación es el doble, las tasas internaciones han empezado a subir, y todavía hay una amenaza de freno de la economía por la cuarta ola de Covid en el mundo.

El informe de Consultatio afirma que la presentación agrega dudas en varios planos:

1. Política fiscal laxa con tasas de interés reales positivas y un nivel casi récord de pasivos monetarios es equivalente a mayor déficit cuasifiscal;

2. Objetivo de equilibrio fiscal en 2027 con escaso crédito pone una presión al financiamiento del BCRA que hace difícil armonizar cualquier idea de baja de inflación para ordenar la macro;

3. La falta de aval del organismo a lo presentado por el ministro vuelve más dificultosa la posibilidad de un acuerdo pronto que permita capitalizar sus virtudes de corto plazo.

Los economistas consultados por iProfesional coinciden que la principal variable a monitorear es la del tipo de cambio implícito, ya que con la emisión que se realizó en diciembre, la caída de CCL en diciembre y la caída de la demanda de dinero estacional que típicamente arranca en enero, las presiones son claramente al alza. En segundo lugar, está el tipo de cambio oficial.

Mercado con muchas dudas

"Luego del mensaje de Guzmán, el mercado ahora tiene más dudas sobre la posibilidad de un entendimiento con el FMI y estima que las negociaciones podrían extenderse más allá del primer trimestre de 2022″, explicaron a iProfesional desde Research for Traders.

Por su parte el economista Gustavo Ber, titular del Estudio Ber, destaca que "al más cauteloso clima externo, los activos locales deben sumar las renovadas preocupaciones que despertó la presentación del equipo económico respecto a las negociaciones con el FMI -explicitando un desacuerdo sobre el sendero fiscal- entre los inversores, que ven cómo avanza el calendario y así resta menos tiempo hasta el 22 de marzo", cuando se deberá cumplir con un fuerte vencimiento de unos 2800 millones de dólares.

Luego de la presentación de Guzmán a gobernadores, sindicalistas y empresarios el mal clima reinante entre el gobierno y la oposición se ha agravado. Los problemas comenzaron cuando la conducción de Cambiemos dispuso que los gobernadores de ese espacio no participaran de la reunión convocada por el gobierno para que el ministro de Economía les diera información sobre el estado de la negociación con el FMI.

Pero desde el gobierno lograron convencer a los gobernadores Gerardo Morales y Gustavo Valdés para asistir o al menos mandar enviados a la reunión convocada en el Museo del Bicentenario. Para peor de la oposición el gobernador jujeño lanzó aquella frase que detonó sobre todo en el interior de Cambiemos. "Esta deuda la contrajimos nosotros y lo menos que tenemos que hacer es ir a esa reunión" dijo Morales y genero una fuerte polémica dentro del principal partido opositor.

Luego del mensaje de Guzmán, el mercado ahora tiene más dudas sobre la posibilidad de un entendimiento con el FMI 

Las reacciones de los principales dirigentes de Cambiemos fueron muy duras para con el ministro Guzmán y hacen dudar con respecto a un acuerdo entre el gobierno y la oposición para aprobar en el futuro el nuevo Proyecto de Presupuesto 2022 que el oficialismo deberá presentar en el Congreso. En particular las del Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, Alfredo Cornejo, Patricia Bullrich. El comunicado posterior a una nueva reunión de su mesa de conducción, terminó detonando la relación.

Dejó en claro un compromiso por "la colaboración con el futuro del país", que marca la necesidad de contar con "un plan de desarrollo a largo plazo" que no vislumbraban y que esperaban conocer el próximo lunes cuando los recibiera el ministro de Economía, pero finalmente Guzmán por el momento no los recibirá. Cambiemos consideraban "indispensable" que las autoridades llevaran "información concreta sobre cuáles son los pasos a seguir para que la Argentina retome este camino de crecimiento". La oposición puso como fecha para el encuentro el lunes, pero en rigor de verdad el Gobierno nunca había hablado de fechas.

El enojo oficial se mostró en las redes sociales. El presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, Carlos Heller, advirtió que "durante la presidencia de Mauricio Macri se endeudaron con el FMI en 44 mil millones de dólares y se comprometieron a devolver esos préstamos en plazos imposibles. No consultaron al Congreso. No lo discutieron con nadie". Y agregó: "Ahora, convocados por el Gobierno a una reunión informativa en el camino de ir resolviendo el desastre que dejaron, ponen un pliego de condiciones para asistir".

En tanto la vicepresidenta del bloque oficialista en Diputados, Cecilia Moreau, se pronunció tras las declaraciones de Rodríguez Larreta: "Lo escucho y no puedo creer lo cínico que es; dice que la solución a la deuda que tomaron con el Fondo debe discutirse en el Congreso. La decisión del endeudamiento histórico al que nos llevaron Macri y Vidal la tomaron solos. No consultaron ni a sus ‘aliados’". Fuentes cercanas a la Casa Rosada algunos comentaron en privado que el encuentro podría postergarse hasta el febrero.

La respuesta de mercado a esta presentación fue clara: los bonos argentinos en dólares cayeron en las dos ruedas siguientes. Con un acuerdo que está más lejos de lo que muchos anticipaban, la pregunta es cómo sigue la coyuntura financiera hasta tanto se concrete.

A la baja de los bonos soberanos por lo problemas internos hay que sumarle el aumento en los rendimientos de los principales títulos del Tesoro de EE.UU., que testearon su mayor nivel en años después que la Fed señalara la posibilidad de un aumento de tasas más rápida de lo previsto, además de la retirada de los estímulos. En este contexto, el riesgo país medido por JP Morgan llego a los 1.801 puntos básicos, después de haber alcanzado el jueves en forma intradiaria las 1.828 unidades.

Por último, la reciente decisión del BCRA del jueves de aumentar su tasa de referencia en dos puntos porcentuales, hasta un 40% anual, y el rediseño general en los instrumentos de política monetaria para reforzar las condiciones de estabilidad macroeconómica es una buena señal. Mientras tanto, Guzmán por ahora se aleja de la posibilidad de alcanzar un acuerdo para refinanciar unos 45.000 millones de dólares debido a discusiones respecto a la forma en que el país debe reducir su déficit fiscal.

Temas relacionados