Acuerdo con el FMI: lo que ya se acordó, lo que falta y la sorpresa que puede venir

Hay algunos aspectos ya casi definidos para empezar a vislumbrar qué tipo de nuevo acuerdo se va firmar para refinanciar los u$s45.000 millones
Por Carlos Arbía
06/02/2022 - 08,00hs
Acuerdo con el FMI: lo que ya se acordó, lo que falta y la sorpresa que puede venir

Con respecto a la negociación con el FMI hay que destacar que el ministro de Economía Martín Guzmán viajó junto al presidente Alberto Fernández a la gira presidencial por Rusia y China, pero fuentes cercanas al ministerio de Economía confiaron a iProfesional que los contactos técnicos con los funcionarios del FMI continuarán para achicar diferencias en algunos temas que configuran la letra chica del principio de acuerdo anunciado hace dos semanas.

Guzmán solo participo de la primera parte del viaje del jefe de Estado, en su primera escala en Moscú. Los protocolos de ingreso de delegaciones extranjeras a China por la inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno son mucho más estrictos y el tamaño de las comitivas serán más limitados.Por esa razón, tras la misión por la capital de la Federación Rusa el ministro de Economía regresará a Buenos Aires para supervisar la marcha de las conversaciones con el FMI.

En China una de las prioridades del gobierno es lograr la ampliación del swap de comercio exterior de unos u$s20.000 millones a aproximadamente 25.000 millones de dólares en el equivalente en yenes. También se buscará un mayor financiamiento de inversiones en Argentina de parte del gobierno chino en transporte, centrales nucleares y tecnologia.

Para sacar algunas conclusiones de la negociación del nuevo acuerdo con el FMI habrá que esperar la firma de la Carta de Intención y la letra chica que de acuerdo a fuentes cercanas al equipo económico podrían estar definidas antes de fin de marzo. Hay que recordar que el gobierno debería pagar unos 2.800 millones de dólares de vencimientos el 22 del mes próximo y el BCRA con el pago de los uss 375 millones del viernes pasado no tendría para esa fecha las reservas internacionales líquidas para pagar ese vencimiento.

Habrá una disminución gradual del déficit fiscal primario sin ajuste del gasto primario en términos reales

Pero hay algunos aspectos ya casi definidos para empezar a vislumbrar qué tipo de nuevo acuerdo se va firmar para refinanciar los uss 45.000 millones que el organismo le prestó al gobierno de Mauricio Macri en el 2018.

Antes de la aprobación del nuevo acuerdo hay una serie de aspectos técnicos que son relevantes para el formato final que tendrá el Stand By que durará hasta junio de 2024 y el programa Extended Fund Facility (EFF) que comenzará en el 2024 y finalizará en el 2034. Esto implica que en caso de llegar a un nuevo acuerdo el equipo liderado por el ministro Martin Guzmán y el representante en el FMI Sergio Chodos podría lograr un acuerdo inédito en la historia de negociaciones con el FMI que comenzó en 1958. Esto implicaría que el Stand By que tomó el gobierno de Mauricio Macri que se debía pagar entre el 2021 y junio de 2024 se comenzará a pagar en el 2026 y la última cuota se pagaría en el 2034.

En lo que se refiere a los detalles de la política económica hasta ahora se sabe de acuerdo los anuncios que:

1. Habrá una disminución gradual del déficit fiscal primario sin ajuste del gasto primario en términos reales, mínimo ajuste tarifario y mejoras de ingresos por mayor efectividad de la AFIP. El sendero parte de un deficit fiscal primario del 3,1 del PBI en la actualidad para llegar a déficit cero a fines de 2025. Esto implicaría una reducción del déficit fiscal primario de unos uss 15.000 millones de dolares.

Esto implica en números concretos, que para que la meta fiscal de 2,5 puntos del PBI y para que esta meta se pueda cumplir casi sin tocar el gasto en términos reales la recaudación impositiva tendría que crecer este año no menos de 50% anual. No hay manera que la recaudación suba 50% sólo con mejoras en la administración de la AFIP. Habría que subir alícuotas o crear nuevos impuestos. En la práctica terminará siendo un esquema macro que cierra sí o sí con una alta nominalidad, con un impuesto inflacionario del 40 y pico / 50% anual.

2. Una fuerte reducción de la emisión monetaria para el Tesoro mucho más duro que el ajuste fiscal que requiere financiar el remanente en el mercado de deuda local en pesos y que de cumplirse implicará subir muy fuerte las tasas de interes tasas de interés lo que generará una fuerte restricción del crédito al sector privado.

"En tanto que la meta 2022 de emisión monetaria es mucho más compleja de cumplir que la fiscal. El planteo es que el BCRA emita para financiar al Tesoro ´apenas´ 1 punto del PBI del déficit primario meta de 2,5 puntos (recordar que en 2021 el BCRA emitió más que el déficit primario). La gran cuestión macro es cómo se financiaría la diferencia si no es con emisión: no queda otra que con endeudamiento interno en pesos más allá de algún colchoncito que quedó de la mega emisión de diciembre pasado" explicó a iProfesional el economista Salvador Di Stéfano.

En teoría, la intención del FMI es que el Tesoro financie esta diferencia de 1,5 puntos del PBI colocando deuda en pesos adicional a los 4 billones de pesos que tendrá que rolloverear a lo largo del año. El problema es que este es un mercado muy reducido y no tiene volumen para financiar en estas magnitudes de deuda al Tesoro y además dar préstamos a los privados sin que suba fuerte la tasa de interés.

3. Una meta de acumulación de reservas netas del BCRA que para 2022 sería de unos uss 5.000 millones de dólares en particular porque el FMI le devolvería a la Argentina los 4300 millones de dólares en DEGs que se recibieron como ayuda extra del FMI por la pandemia y se utilizaron para cancelar deuda con el FMI desde septiembre pasado hasta el presente. Finalmente, está la meta externa 2022 de acumular reservas internacionales netas. Este año, esta tarea se cumpliría vía la devolución de los uss 4.300 millones que el FMI le devolvería a la Argentina que irían a las reservas internacionales del BCRA para ser acumulados, no para ser usados.

Las autoridades del ministerio de Economía y del BCRA han descartado un salto devaluatorio en el mercado oficial del dólar y anunciaron la continuidad del esquema de crawling peg actual y también se anunció que las tasas de interés irán tornándose positivas en términos reales. Pero todavía no se definió qué porcentaje de suba de tasas se aplicará y que número de inflación se está calculando para este año. Lo que teme el mercado financiero local y de Wall Street es que se quiera mantener una alta inflación para poder licuar gran parte de los pesos qué hay en la economía.

Para estos primeros dos años del acuerdo Stand By donde solo el FMI desembolsará los vencimientos en la medida que se cumplan las metas cuantitativas trimestrales el gobierno descartó las típicas reformas estructurales qué tal vez pida desde el 2024 en adelante cuando empiece a funcionar el Extendend Fund Facility que recién se comezara a pagar en el 2026 y finalizará en el 2034.Para entenderlo el nuevo acuerdo finalizaría luego de tres elecciones presidenciales que se deben realizar hasta esa fecha.

Esa suma de desembolsos dependerá de las condicionalidades que se comprometa a cumplir el gobierno argentino. La reducción de la inflación forma parte de las políticas que acordaron el Gobierno y el FMI pero no de la condicionalidad del programa. Al parecer los objetivos exigibles en las evaluaciones trimestrales que hará el Fondo serán las fiscales, cambiarias, monetarias y de acumulación de reservas internacionales del BCRA y hasta ahora solo están definidas las fiscales y monetarias. En caso que la negociación se complique el FMI podría solicitarle metas mucho más estrictas al gobierno en particular que haya una fuerte reducción de la inflación que hoy supera el 50 por ciento anual.

Desde la consultora M&S advierten que el principio de acuerdo es apenas un punto de partida

La novedad y la sorpresa que podría llegar es que la primera parte de los desembolsos que haría el FMI para cancelar el viejo acuerdo podría incluir un importante monto que podría llegar a los uss 10.000 millones que podría incluir la devoución de pagos de capital hechos por el Tesoro en los últimos meses y la cobertura de los vencimientos por venir.

Este monto se compondría de la devolución de unos uss 4.300 millones correspondientes a los DEGs que recibió de ayuda adicional del FMI que utilzo para pagar los vencimientos desde septiembre del año pasado hasta ahora y unos u$s6.000 millones más en concepto de adelanto para pagar parte de los vencimientos que restan pagar este año que llegan a unos uss 19.000 millones. Por otra parte el ministro de Economía Martín Guzmán negocia un aumento de unos uss 5.000 millones de dólares del swap con China que hoy suma el equivalente en yenes a unos u$s20.000 millones.

"Llegar a un principio de acuerdo es buena noticia. Es apenas punto de partida. Es un programa que hay que cumplir en los próximos dos años, sabiendo que el segundo es un año electoral donde el oficialismo va a poner en juego el futuro de su proyecto político y va a tener pocas ganas de hacer deberes fiscales y monetarios" dice un reciente trabajo de la consultora M&S.

En tanto que analistas del mercado financiero local y de Wall Street sostienen que en la lógica del FMI, para equilibrar el mercado cambiario hace falta reducir el déficit fiscal primario y emitir menos pesos para el Tesoro. Si esto no ocurriera, el mercado cambiario se encaminaría a una corrección del tipo de cambio. El año pasado, no hubo ajuste interno pero el mega - salto exportar eludió la corrección cambiaria. Este año, no habrá otro mega - salto exportador: para el modelo del Fondo, se ajusta lo interno o sobreviene la corrección cambiaria. Ayuda mucho que los precios de los granos están de nuevo muy altos".

Por lo tanto habrá que monitorear muy de cerca la oferta y demanda de dólares del mercado, los precios internacionales, la situación de la cosecha ante el clima, si los productores venden o no cosecha y las reacciones de oferta y demanda a la política de crawling peg del BCRA y la colocación de deuda pública interna que hará el Tesoro para pagar los vencimientos de deuda pública de este año que suman más de 4 billones de pesos. También habrá que estar atentos al resto de los vencimientos de deuda en dólares que llegarían a unos uss 12.000 millones.

El Gobierno, más allá de las últimas declaraciones del presidente Alberto Fernández en Rusia, al parecer todavía parece dispuesto a firmar un nuevo programa con el FMI para no incurrir en atrasos en el repago del mega - préstamo de 2018 y realizar algunos ajustes fiscales y monetarios que le permitan llegar con aire a las próximas elecciones presidenciales del 2023.

Temas relacionados