Para economistas uruguayos, Argentina seguirá barata y piden medidas en su país

Por las malas políticas que se llevan a cabo en Argentina, consideran que el Gobierno uruguayo deberá tomar una serie de medidas anticrisis
Por iProfesional
10/09/2022 - 12,51hs
Para economistas uruguayos, Argentina seguirá barata y piden medidas en su país

Economistas de Uruguay señalan que tiene en Argentina un vecino barato y que no crece. Y esa realidad es parte fundamental del escenario económico para ese país. En esta afirmación coincidieron los expositores de "Uruguay ante una región inestable", una mesa de análisis económico organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) en la Expo Prado.

Expusieron que Uruguay enfrenta desafíos en la región no tanto por Brasil (que si bien arroja luces y sombras sobre, no tendrá mayores sorpresas aun con las elecciones de octubre), sino por una Argentina complicada, con una magnitud de desequilibrios "castaño oscuro" (al decir de Schandy), que no termina de resolver.

El economista Javier de Haedo consideró que en la Argentina "hay una cúpula de gobierno muy sui géneris" que es "la raíz de la crisis". "¿Es posible un cambio de libreto? En este gobierno no. Y en un próximo es difícil. Los cambios deberían ser enormes y tendrían que pagarse costos políticos considerables. No veo que vaya a haber un futuro promisorio", expresó el director del Observatorio de la Coyuntura Económica de la Universidad Católica.

Además, dijo que las reglas de juego son "perversas" con políticas "anti crecimiento", "anti inversión" y "anti exportaciones", sumado a planes sociales "anti trabajo", un gasto público "exorbitante", infinidad de impuestos pensados en forma de "aluvión" e innumerables tipos de cambio.

En ese panorama, afirmó que, para los uruguayos, Argentina "seguirá barata por tiempo indefinido". Con un shock externo que definió como "negativo" y "permanente" apuntó a que varios sectores que en Uruguay hoy aparecen como "perdedores" deberán replantear sus negocios "porque ya no sirven las curitas de antes". A modo de ejemplo, apuntó a que quizás hay comercios del litoral que deberían pensar en mudarse hacia localidades ubicadas al otro lado de la frontera, porque son los lugares en donde ahora están sus clientes.

Todo lo contrario planteó sobre Brasil. En este punto, indicó que si bien Brasil permanecerá barato respecto a Uruguay y existe un atraso cambiario "considerable" con ese vecino, no es algo que "quite el sueño". "Por sus fortalezas estructurales no veo riesgos serios que vengan desde Brasil", señaló.

Para los uruguayos, venir a la Argentina
Para los uruguayos, venir a la Argentina "será barato" por tiempo indefinido

Argentina: el impacto de la crisis en Uruguay

En otra parte de la conferencia , el economista del Centro de Estudios Para el Desarrollo (CED), Agustín Iturralde, afirmó que una "buena parte" del cambio que tiene el contexto regional "es más estructural que coyuntural".

"Las condiciones mucho más adversas que tienen algunos sectores llegaron para quedarse. Las muy buenas temporadas turísticas de 2017 y 2018 quizás fueron excepciones en un contexto que ya era adverso", apuntó.

Por otro lado, Iturralde expresó que en la frontera con Brasil se "lidia de mejor forma" con el contrabando por un tema histórico y cultural, pero que en el litoral uruguayo el comercio formal está pasando un momento "extremadamente malo".

La nueva realidad pega de lleno en el turismo, y según el economista faltan "varios años" para que la clase media argentina pueda volver a veranear en Maldonado o Rocha, destinos que hoy están "carísimos" para los argentinos. Esa situación llama a tener que buscar nuevos mercados y a tener que "reorientar" servicios.

El otro efecto está en el turismo de compras, con miles de uruguayos que aprovechan la diferencia cambiaria y cruzan a diario hacia el otro lado del río para adquirir productos de consumo básico. Sobre ese punto, Iturralde expresó que Uruguay tiene "pendiente" una agenda "pro competitividad".

A modo de ejemplo, reiteró que en mercados como el de alimentos o el de productos de higiene personal, "son siempre pocos actores" y existen barreras que "inhiben" la llegada de nuevos jugadores. "Hay muchos temas de regulación micro para que esos mercados sean más competitivos.  Somos un país caro y hay una agenda pendiente (…) No parece razonable  que Uruguay busque la recomposición de la competitividad con la región en políticas macro, en temas de tipo de cambio y tasas de interés. No va por ahí. Los problemas son mucho más estructurales", insistió.

Temas relacionados