NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

mercado cambiario

El dólar cerró una semana agitada en la que llegó a su máximo histórico: rodeado de medidas oficiales finalizó a $30,43

El dólar cerró una semana agitada: rodeado de medidas oficiales finalizó a $30,43 al público
En el segmento mayorista, el billete avanzó cinco centavos para cerrar a $29,85. En toda la semana avanzó 60 centavos y el miércoles tocó el récord de $30
Por Mariano Jaimovich
17.08.2018 15.03hs Finanzas

Terminó una semana de "súper acción" para el Gobierno en la que el dólar tocó un nuevo máximo histórico el miércoles de $30 en la plaza mayorista, el Banco Central debió vender más de u$s1.000 millones para calmar al mercado por la presión que ejercieron los 128.000 millones de pesos que quedaron sin renovar de la licitación de Lebac, y además desde el oficialismo tomaron una batería de medidas para equilibrar la volátil situación. 

En el último caso, se pueden mencionar el alza de la tasa de interés de referencia al 45% anual, la emisión de dos Letras del Tesoro en pesos en las que el Ministerio de Hacienda terminó colocando un total de $23.000 millones, entre otras jugadas fuertes de Luis Caputo para secar a la plaza.

A ello se sumó que a nivel mundial en los últimos dos días hábiles mermaron las grandes tensiones de las monedas emergentes y se estabilizaron, luego de la importante devalución que sufrieron (en especial la lira turca) durante los días previos.

En este contexto, este viernes el dólar buscó reacomodarse a la nueva realidad y cerró con una leve suba en la plaza mayorista a $29,85, por lo que avanzó cinco centavos respecto a la rueda previa. Igualmente, en toda la semana escaló 60 centavos y en lo que transcurre de agosto ya escala 9 por ciento.

Cabe recordar que el miércoles pasado el tipo de cambio tocó un nuevo máximo histórico al cotizar a $30 entre bancos.

En la última jornada de la semana, en la previa al feriado del lunes, se registró un bajo caudal de operaciones, ya que el volumen total operado fue de u$s483 millones, lo que representa una merma de 26% respecto a la rueda anterior.

En el segmento minorista, en las pizarras del microcentro porteño, el precio promedio se elevó cuatro centavos hasta los $30,43, luego que lunes y miércoles pasados alcanzó el récord histórico de $30,68.

En tal sentido, el Banco Nación, cuya cotización al público es una de las más bajas del mercado, se vendió este viernes sin cambios a $29,30 para la compra y $30,30 para la venta. También el Santander se ubicó muy cerca de este nivel de precios.

En cuanto a las referencias máximas en las ventanillas de la City, el valor del billete estadounidense llegó a encontrarse a $30,60 en el Galicia, seguido por los $30,50 en Itaú, Macro e ICBC.

La referencia máxima para el público en las ventanillas de la City fue este viernes de $30,60 para la venta

En la plaza informal, el blue avanzó 25 centavos para acercarse más al oficial y se negoció a $29,90. Igualmente se ubicó 52 centavos por debajo (-1,7%) que el promedio minorista relevado por el Banco Central.

"Sin intervenciones oficiales, el tipo de cambio no soportó presiones adicionales a pesar de un escenario regional algo más inestable", dijo el analista Gustavo Quintana de PR Cambios.

Por su parte, Fernando Izzo de ABC Cambios destacó que la novedad del viernes es que "no hubo licitación de divisas por parte del BCRA y no se observaron grandes desbordes de precios, ya que hubo pocos negocios en pesos del sector financiero, con tasas de interés que oscilaron también en sus valores, pero manteniendo el nivel de días anteriores", a pesar de los días sin actividad bancaria que se avecinan.

Cabe recordar que a lo largo de la semana, el billete estadounidense tuvo fuertes oscilaciones en su cotización, afectado por el vencimiento de Lebac, suba de tasas de interés, la licitación de Letras del Tesoro en pesos y los coletazos de la crisis internacional, entre otros.

Este abrupto cambio de tendencia se debió a las nuevas medidas tomadas por la entidad dirigida por Luis Caputo para estabilizar la plaza cambiaria y calmar a los inversores, como un acuerdo con China para obtener una extensión por u$s4.000 millones del intercambio de monedas (swap) y subastas de divisas por más de u$s1.000 millones que se vendieron entre el martes al jueves para brindarle tranquilidad a la City.

A las ya mencionadas decisiones que afectaron directamente al mercado cambiario, se agregó una jugada fuerte: la reducción de tres puntos porcentuales de los encajes bancarios para todos los depósitos en pesos. En la City se tomó a esta determinación como una "revancha" del presidente del BCRA contra las entidades por no haber colocado los billetes que les quedaron disponibles de la no renovación de sus Lebac en las nuevas Notas ofrecidas a un año de plazo (Nobac), sino en las Leliq, cuyo vencimiento es cada siete días y ofrece un rendimiento del 45% anual.

Por lo tanto, ahora la autoridad monetaria les inmovilizó unos $60.000 millones más, con esta suba de las tenencias mínimas que los bancos deben tener en el sistema.

"La eliminación de las Lebac fuera de bancos tiene un costo, que es la caída de reservas disponibles para cancelar Letes, pero supone, al menos, dos ventajas: reintermediación bancaria de la liquidez y tasas más bajas (la salida de carry traders recupera la tasa para hacer política monetaria)", expresó el economista Eduardo Levy Yeyati.

Respecto a los rendimientos en pesos, en el mercado secundario de Lebac también se mantuvieron estables, operándose la de 33 días al 44% y a 61 días también a 44%.

En conclusión, más allá de los agitados primeros días de la semana que acaba de concluir, entre jueves y viernes se estabilizó la situación en los mercados y llegó algo de paz a la City.

"El Gobierno comenzó a limpiar de Lebac al Banco Central. Pudo contener al dólar, bajar la tasa y subieron los bonos. El riesgo país en franco retroceso y las acciones queriendo subir. El mundo nos ayudó, rescataron a Turquía y los chinos desean pactar una tregua en la guerra comercial con Estados Unidos", resume el analista Salvador Di Stefano.

Pese a esta "paz cambiaria" alcanzada en los últimos días, el gran interrogante para el mercado lo marca la importante depreciación de 60% que acumula la moneda nacional en todo el año, respecto a qué porcentaje de la misma se trasladará a los precios de la economía. De hecho, hasta ahora los precios han subido en 2018 alrededor de 19%.

"Esta devaluación que tuvimos trajo un rebote en inflación, y la inflación es el mayor generador de pobreza, con lo cual, lamentablemente, vamos a ver que parte de lo que habíamos conquistado como reducción de pobreza lo vamos a perder”, dijo el presidente Mauricio Macri en una conferencia de prensa en la provincia de Jujuy.  

"Esta devaluación que tuvimos trajo un rebote en inflación, y la inflación es el mayor generador de pobreza, con lo cual, lamentablemente, vamos a ver que parte de lo que habíamos conquistado como reducción de pobreza lo vamos a perder”
Presidente Mauricio Macri

Respecto a la semana que viene, el plan del Gobierno es mantener controlado al billete estadounidense con una nueva colocación de títulos públicos entre martes y miércoles.

De hecho, este viernes el Ministerio de Hacienda anunció que licitará nuevas Letras del Tesoro en dólares a un plazo de 203 días y reabrirá la colocación de dos Letras Capitalizables en pesos: una al 3% mensual con vencimiento al 30 de noviembre de 2018 y la otra con vencimiento al 29 de marzo de 2019 con una tasa de 2,85%.

En el mercado de futuros Rofex se operaron u$s632 millones, de los cuales más del 80% se pactó entre agosto y septiembre con precios finales de $30,20 y $31,10, respectivamente, con tasas de 30,6% y 34,7% anual.

"Los plazos que más operaron tuvieron una recuperación de poco más de diez centavos, compensando el desfasaje que tuvieron en el final del jueves", resumieron desde ABC Cambios.

El precio para fin de año se pactó a $33,94, lo que implica una suba de 0,3% frente al cierre anterior.

Te puede interesar