Más artículos
En clima de escepticismo, vence el plazo para que los acreedores respondan a la propuesta del gobernador Kicillof

En clima de escepticismo, vence el plazo para que los acreedores respondan a la propuesta del gobernador Kicillof

En clima de escepticismo, vence el plazo para que los acreedores respondan a la propuesta del gobernador Kicillof
Este miércoles es el día clave para Kicillof: los acreedores deciden si aceptan o rechazan la propuesta del Gobierno bonaerense
Por Leonardo Coscia
21.01.2020 17.15hs Finanzas

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, atraviesa horas decisivas en su intención de ordenar el complicado panorama económico del distrito más populoso del país, ya que se espera que este miércoles los acreedores respondan sobre su propuesta de postergar hasta mayo el pago de una deuda por u$s250 millones, ante su inminente cancelación, prevista para el 26 de enero.

Si bien desde el Gobierno provincial son optimistas en que las negociaciones llegarán a buen puerto y así tener un poco de oxígeno en el convulsionado arranque de la actual administración, el ánimo de los acreedores parece ser más escéptico.

Es que mientras el gobernador bonaerense negocia el reperfilamiento de deuda que vence el 26 de enero y busca que el 75% de los acreedores acepten postergar el pago de los u$s250 millones al 1° de mayo para cerrar el acuerdo, el ministro de Economía, Martín Guzmán, avisó este martes que la Nación no dará un "salvataje" a la provincia de Buenos Aires si los bonistas no aceptan la propuesta.

En conferencia de prensa, Guzmán confirmó que no habrá asistencia financiera para los distritos que no pueden cancelar sus deudas y apuntó: "La provincia de Buenos Aires enfrenta un vencimiento que pidió prolongar, mientras sigue pagando sus intereses, igual que Nación. De nada serviría hacer un salvataje de este vencimiento".

Si bien admitió que un eventual default bonaerense "generaría ruido y desventaja para los bonistas", señaló: "Esperamos que haya voluntad por parte de los bonistas para obtener una solución ordenada, porque si la situación termina siendo desordenada se perjudican todas las partes".

Ante la pregunta sobre los efectos negativos que una eventual cesación de pagos de la provincia de Buenos Aires podría tener para la negociación de la deuda soberana en curso, Guzmán aclaró que "no implicaría un default para la Nación bajo ley Nueva York".

Lo curioso es que el mandatario provincial no estará en el país el día que se conozca la respuesta de los acreedores, ya que será parte de la comitiva oficial que acompañará al presidente Alberto Fernández en su gira por Israel.

En la ausencia de Kicillof su ministro de Hacienda, Pablo López llevará adelante la negociación con los acreedores de un bono que vence el 26 de enero. El gobierno pidió extender el plazo para cancelar el capital de 250 millones hasta el primero de mayo. La mayoría de los tenedores de bonos son inversores extranjeros, operadores de Wall Street.

La posibilidad cada vez más concreta de que los fondos no acepten la postergación del pago del capital propuesta por Kicillof, vuelve a poner en una encrucijada al gobierno de Alberto Fernández, que semanas atrás negó un salvataje a Buenos Aires en una jugada que el mercado creyó coordinada para medir el clima de una renegociación de la deuda nacional.

López expresó su confianza al asegurar que las conversaciones con los bonistas son "constructivas" con "más del 75 por ciento" del universo de tenedores de los títulos.

"Desde que asumimos estamos trabajando en un proceso de diálogo con los bonistas, y por un lado el 7 de enero se realizó una primera convocatoria para los tenedores de este título específico, en donde queríamos escuchar e intercambiar ideas, porque la provincia necesitaba un alivio financiero de corto plazo", enfatizó López.

En tanto, días atrás, Kicillof aseguró que los acreedores del bono BP21 "entienden bien la solución" que presentó su administración cuando propuso prorrogar hasta el 1° de mayo el pago de un vencimiento de capital previsto para el 26 de enero.

"Los acreedores entienden bien la solución que le presentamos. Este año la provincia tiene 2.900 millones de dólares de vencimientos de deuda. Nosotros aclaramos que hay cuestiones y prioridades que vamos a atender, porque no dejaremos a los sectores que la están pasando tan mal sin alimentación, sin cuestiones básicas y con las escuelas rotas", dijo el mandatario bonaerense.

El título provincial fue emitido en 2011, durante la administración de Daniel Scioli y bajo ley extranjera, lo que determina la necesidad de que el gobierno bonaerense cuente con el aval del 75 por ciento de los tenedores para no caer en default.

Desde el gobierno provincial subrayaron que la propuesta excluye los 25 millones de dólares pautados para abonar en concepto de intereses, que serán depositados "en tiempo y forma". Hasta el miércoles los acreedores tienen tiempo para contestar.

Para Kicillof, la única salida es "volver a crecer"

Tal como lo hizo desde el primer día, el gobernador Kicillof insistió en que su administración desea "cumplir con los vencimientos de deuda". Sin embargo, aclaró que no lo hará "a costa de un deterioro mucho mayor en la provincia".

"Queremos cumplir con los vencimientos de deuda, los haya tomado la administración anterior o quien haya sido", destacó el jefe de Estado provincial.

Si bien contó que algunos le dicen que "esta deuda la tomó (el ex gobernador Daniel) Scioli", Kicillof afirmó que "de los 2.900 millones que vencen en 2020, dos tercios se tomaron durante los últimos cuatro años".

"La única salida es volver a crecer, porque si la economía se expande vamos a recaudar más fondos que nos van a permitir atender las necesidades para las cuales estamos acá por designio y la voluntad de los y las bonaerenses", dijo.

Sostuvo que existen "responsabilidades legales y constitucionales de atender determinados derechos y necesidades", e insistió en que también quieren "atender los vencimientos, aunque con un esquema o perfil mejor armados".

"Lo que hizo el gobierno anterior -y esto es lo que no pueden explicar, lo que es difícil de justificar-, es elevar la deuda total a 11.200 millones de los cuales, en los cuatro años que me toca ser gobernador, vencen cerca de 9.000. Si el 75% de la deuda vence en cuatro años, algo está mal diseñado", apuntó.

Consideró, entonces, que "hay que crecer para poder pagar" y que no es posible hacerlo "con una política de ajuste permanente".

"La gente usa el crédito para consumir y para producir. Si no hay crédito y tampoco consumo ni producción, yo no puedo recaudar fondos. Y como no puedo recaudar fondos, no puedo pagar la deuda", describió.

Asimismo, expuso que "el círculo vicioso del endeudamiento y el ajuste te lleva a más endeudamiento y más ajuste", y estimó que de ese modo no se soluciona "ni el problema del gobierno, ni el de la sociedad, ni el de los acreedores".

"Sobre esa base, lo que estamos diciendo es que hay que ir hacia otra solución. Es lo mismo que está diciendo hoy la Nación respecto de la deuda", concluyó.

Sus declaraciones se dan en el marco de una semana con alta expectativa en la economía nacional y bonaerense, dado que el miércoles los acreedores del bono BP21, por 250 millones de dólares, responderán si acceden a la postergación del pago de capital que, en lugar de realizarse el 26 de enero, fecha en la que estaba prevista la cancelación, se efectivice el 1º de mayo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído
Más sobre Finanzas