iProfesional

Se desploman préstamos personales: cada vez menos argentinos están interesados en sacar un crédito

Tras alcanzar un máximo en 2018, los montos colocados mensualmente de préstamos personales muestran una marcada contracción por una diversidad de motivos
Por Ruben Ramallo
31/08/2021 - 06,51hs
Se desploman préstamos personales: cada vez menos argentinos están interesados en sacar un crédito

Los préstamos personales fueron durante mucho tiempo la forma más tradicional de financiación para las familias, en particular para hacer frente a determinados gastos como la ampliación o refacción del hogar, compra de un vehiculo, realizar un viaje o incluso, cancelar deudas anteriores.

Con el advenimiento del homebanking su tramitación se simplificó aún más y hoy cualquier cliente bancario puede acceder a un préstamo prácticamente con un par de clicks.

Pero de un tiempo a esta parte los volúmenes colocados por las entidades bancarias vienen sufriendo una marcada contracción.

Ello se puede apreciar claramente en el siguiente gráfico, que se elaboró tomando en cuenta los montos colocados mensualmente por las entidades bancarias, ajustados por inflación.

 

Del mismo surge que luego de tocar un máximo en octubre de 2017 comenzaron a caer en forma acelerada, hasta alcanzar un mínimo en marzo del año pasado cuando retrocedieron hasta los $13.430 millones, es decir con el inicio de la cuarentena / pandemia.

A partir de ese momento lograron estabilizarse en un rango que va de los $30.000 a $40.000 millones mensuales, con un pico en marzo de este año.

Pese a esta parcial recuperación, en la actualidad los montos colocados en forma mensual apenas representan el 23% del máximo de la serie.

Esta caída en las colocaciones más las cancelaciones que se van realizando mes a mes hicieron que a fines de julio los saldos de los préstamos sumaran unos $3,2 billones, lo cual implica un crecimiento del 34,7% frente a igual mes del año anterior.

La mala noticia es que cayeron en términos reales un 17%, pues para igual lapso la inflación trepó un 50 por ciento.

Debido a esta contracción, su participación en el total de financiaciones bancarias sufrió una marcada caída, pues pasó del 14,1% en diciembre de 2019 a 12,1% en febrero de este año.

Apenas el 56% de los encuestados tiene algún proyecto que involucra dinero, de acá a fin de año

En cuanto a los saldos por banco, el segmento está liderado por Macro con el 16%, seguido por el Provincia de Buenos Aires (12%) y Nación, con el 11 por ciento. De la comparación entre ambas fechas surge que el Nación fue el ganador en términos de market share, pues subió 3.3 puntos porcentuales, seguido por el Macro, con 1,5 puntos, mientras que el Provincia perdió 2,4 unidades.

El claro retroceso de este segmento puede explicarse según una reciente encuesta de D’Alessio, que a modo de radiografía de los que sucede en el país, muestra que apenas el 56% de los encuestados tiene algún proyecto que involucra dinero, de acá a fin de año.

Dentro de ese universo, la mayoría (31%) planea mejorar el lugar donde viven, a partir de alguna pequeña obra o reparaciones, mientras que la segunda prioridad pasa a ser intentar pagar sus deudas (23%). Mientras que otros proyectos como cambiar o comprar una computadora, un auto caen al 10% y cambiar el celular un 8%.

"Cuando la sociedad deja de tener proyectos es que está muy mal. En 2002, los proyectos con dinero eran un 15% o un 20%, nada más. Después mejoró y ahora de vuelta estamos en algo como la mitad. No es un buen síntoma. Y dentro de ese 56%, un 23% dice que el proyecto que tiene es tratar de refinanciar sus deudas. No es un buen dato", advierte D’Alessio.

Más allá de esta falta de expectativas por parte de los potenciales clientes, otro tema que es preocupante es el costo financiero total que debe afrontar el tomador potencial del préstamo, y que supera holgadamente a la tasa nominal anual que fija la entidad.

Un tema que es preocupante es el costo financiero total que debe afrontar el tomador potencial del préstamo

En tal sentido, un informe presentado en forma conjunta por las cámaras del sector (ABA y ADEBA) junto con el IERAL relevó que más de la mitad del Costo Financiero Total que se paga en préstamos personales son impuestos.

De hecho, en el relevamiento se advierte que si no se descarga el IVA el CFT es de 57%, por lo que 17 puntos porcentuales corresponden a impuestos.

"Esta fuerte carga adicional se da tanto en créditos de corto plazo como los préstamos personales y también en los de mayor plazo como hipotecarios, impactando, como se dijo, en las familias y las empresas", se explicó.