Dólar versus oro, dos "colosos" de la inversión tradicional: ¿qué recomiendan los expertos?

Dólar versus oro, dos "colosos" de la inversión tradicional: ¿qué recomiendan los expertos?
Tanto el oro como el dólar son las inversiones "físicas" conservadoras que más eligen los ahorristas. Qué puede pasar con ellas y en cuál conviene apostar
Por Mariano Jaimovich
04.09.2021 07.52hs Finanzas

Los ahorristas tradicionales argentinos tienen presentes dos alternativas históricas para resguardar su dinero: dólar y oro. Así, hoy existen diversos instrumentos bursátiles que ofrecen inversiones en dichas apuestas, y abren un universo para proteger el dinero e intentar obtener una atractiva ganancia.

En un presente en el que el precio del dólar está frenado a nivel doméstico por fines políticos, muchos empiezan a mirar con atención al dorado metal.

En especial, la lupa está puesta en que el precio del oro y sus derivados llegaron a tocar precios máximos históricos el año pasado, en plena pandemia, aunque luego, con la mejora de la situación sanitaria y de la económica mundial, comenzó a descender su cotización.

Igual, en la actualidad, para el mercado este metal se ubica en niveles muy atractivos, debido a que más allá que tiene un valor muy por encima de sus mínimos, también se encuentra alrededor de 13% por debajo de su techo.

Es decir, si la volatilidad mundial se incrementa por la persistencia de las nuevas variantes de Covid, y se le agregan posibles ruidos geopolíticos por la situación en Asia central, es probable que el oro vuelva a tocar el nivel más alto que alcanzó hace algunos meses atrás.

Por lo que la comparación con el dólar es inevitable, y se pone en la balanza a las distintas variables vinculadas.

Un ejemplo es que el ETF del oro (GLD) en Wall Street hoy tiene una cotización cercana a los u$s170, mientras que hace un año atrás tocó un máximo histórico de u$s191.

Cabe recordar que un ETF es un fondo índice cotizado, es decir, un híbrido entre un fondo de inversión, en el que se incluyen distintos referentes de ese rubro, y una acción. A nivel doméstico se puede invertir en ellos a través de sociedades de Bolsa.

También se puede invertir en oro en Argentina, y en pesos, a través de Certificados de Depósitos Argentinos (Cedears), que reproducen en moneda local la cotización de acciones de empresas internacionales que listan en Wall Street y que se vinculan al rubro, como es el caso de la minera Barrick Gold.

El dólar es una de las formas preferidas por los argentinos para resguardar sus ahorros de la inflación y devaluación de la moneda doméstica.
El dólar es una de las formas preferidas por los argentinos para resguardar sus ahorros de la inflación y devaluación del peso.

Dólar anclado

En cambio, en Argentina el precio del dólar se encuentra anclado, como parte de la política electoral que tiene el Gobierno para quitarle tensión al mercado cambiario, e intentar frenar el alza inflacionaria, a través de contener el valor de los productos importados.

Por ende, en medio de un profundo cepo cambiario, no se muestra como una alternativa ganadora para los inversores de corto plazo. Pero sí para aquellos que piensan para después de las elecciones.

Es que el tipo de cambio oficial sube en todo el 2021 apenas un 16%, mientras que la inflación es el doble en el mismo período.

Incluso, agosto cerró con un incremento del dólar mayorista de apenas 1,1%, mientras que la suba de los precios al consumidor durante el mismo mes se estima que fue del 3%.

"La dolarización es, lamentablemente, la salida que tiene el ahorrista argentino frente a la sostenida pérdida de valor del peso y los históricos malos rendimientos de los instrumentos de ahorro tradicionales en moneda local", dice a iProfesional Juan pablo Albornoz, economista de Ecolatina.

Y agrega: "históricamente el dólar es el salvavidas de los ahorros argentinos, excepto por períodos muy cortos y puntuales".

Es decir, hubo lapsos muy breves donde, por ejemplo, el plazo fijo tradicional logró ganarle a la evolución del dólar paralelo, como sucedió entre febrero y abril de este año, que fue asociado a la apreciación del blue.

De hecho, esto sucedió luego de que el dólar trepó en todo el 2020 alrededor de 112%, y arrasó así con todo tipo de rendimiento posible en pesos de estrategias conservadoras.

"Desde ya, en una economía normal bastaría con que la tasa de interés sea positiva en términos reales, es decir, que sea mayor a la inflación. Pero en Argentina, producto de las recurrentes devaluaciones, también debe competir contra la evolución del dólar", acota Albornoz.

En este sentido, agrega que la mala performance histórica de los instrumentos tradicionales de ahorro en moneda local, producto de una inflación "galopante", generan que el dólar se transforme en una "inversión", cuando "en cualquier lugar del mundo es precisamente una moneda y no una inversión per se".

Es decir, si bien refugiarse en el dólar cubre al ahorrista de la pérdida de valor de la moneda local, no está cubierto frente a la inflación internacional.

"Quien compró dólares hace 10 años y los guardó en el colchón, hoy se encuentra que esos dólares perdieron un 20% de su poder de compra original", ejemplifica Albornoz a iProfesional.  

El precio del oro ha subido más de 20% en las últimas tres décadas.
El precio del oro ha subido más de 20% durante el año pasado, en plena pandemia. Un nivel muy elevado para una inversión conservadora.

Dólar u oro

En resumidas cuentas, si bien para un inversor local de perfil conservador comprar dólares "a la larga" es más redituable que un plazo fijo tradicional, "tener los dólares inmovilizados es un mal negocio, sobre todo por el repunte de la inflación en Estados Unidos", afirma Albornoz.

De hecho, las colocaciones en pesos en 100 de los últimos 220 meses perdieron contra el dólar paralelo, y hace 18 años que pierden contra la inflación en el promedio anual.

"A su vez, y además de la inflación en dólares, tampoco está cubierto frente a la depreciación del dólar. Por ejemplo, si tomamos el Dollar Index (DXY) como indicador de la apreciación/depreciación de la moneda estadounidense, que es un índice que compara la evolución del dólar norteamericano frente a 6 de las monedas más importantes a nivel global, respecto a febrero del 2020 el dólar se encuentra un 6,8% más depreciado frente a esta canasta de monedas", alerta Albornoz.

Por lo tanto, agrega que, a nivel histórico, ante repuntes inflacionarios y/o perspectivas de depreciación de la moneda dominante a nivel mundial, "los commodities actuaron como resguardo de valor, particularmente el oro".

Además, la evolución histórica de las últimas dos décadas del precio del oro muestra "una clara correlación positiva entre el precio de la onza y los períodos de fuerte expansión monetaria de la FED", destaca.

Más allá que desde agosto, y con sus vaivenes, viene en baja el precio del dorado metal, en el 2020 avanzó casi un 20%. "Nada mal para una inversión ultra conservadora", sostiene Albornoz.

Y aconseja: "Si un inversor toma al oro exclusivamente como resguardo de valor, considero que es una buena opción. Aunque no todos los años logre ganarle a la inflación. De hecho, 16 de los últimos 30 años sí lo hizo, por lo que a la larga termina siendo redituable".

En las últimas tres décadas el oro avanzó más de un 340% contra una inflación en dólares que, según las estadísticas oficiales, avanzó poco más de 110%.

Al respecto, para aprovechar este avance histórico del oro a lo largo del tiempo, existen distintas formas de adquirirlo. Es decir, no se precisa hacerlo físicamente, sino a través de papeles bursátiles que replican el movimiento de su cotización.

"Si bien no es lo mismo que comprar un ETF de oro que, a su vez, requiere de una menor aversión al riesgo, una alternativa posible consiste en adquirir Cedears de empresas relacionadas a la industria del oro", grafica Albornoz.

Además, completa que estos Certificados de Depósitos Argentinos (Cedears) pueden comprarse en pesos y están relacionados a la industria del oro, por lo que sus precios, "muy probablemente", respondan de forma positiva ante una suba de la onza.

"También, de esta forma, se tiene un activo que replica la evolución del contado con liquidación, de modo que se tiene una cobertura cambiaria implícita. Incluso, algunos de estas empresas pagan dividendos, por lo que se tiene un beneficio adicional por sobre la inversión tradicional que no rinde intereses", sostiene Albornoz.

Claro, los puntos en contra de estos instrumentos son una mayor volatilidad y riesgo de variación de precio y mercado.-

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ