La crisis del dólar impacta en las inversiones en pesos: apuestas son cada vez a más corto plazo

La crisis del dólar impacta en las inversiones en pesos: apuestas son cada vez a más corto plazo
Plazos fijos, colocaciones de Fondos Comunes y las emisiones del Tesoro marcan que la incertidumbre juegan un rol fundamental. Qué se espera
Por iProfesional
08.10.2021 13.05hs Finanzas

El primer síntoma antes de una crisis es el cortoplacismo de aquellos que se atreven a quedarse en pesos en medio de una inestabilidad del dólar. Cuando se mueve la divisas, los que están invertidos en moneda local buscan acortar el plazo de permanencia para -ante una eventualidad- "salir" más rápido de esos activos y dolarizarse. Claro que el cepo cambiario limita mucho esa estrategia, pero los primeros pasos hacia ese camino ya se está viendo en el mercado financiero. 

"Consistente con la incertidumbre y la inestabilidad de los últimos años en Argentina, notamos la continua reducción del plazo promedio de las colocaciones financieras", señaló un informe de Quantum Finanzas, la consultora de Daniel Marx.

Los plazo fijos se concentran en el corto plazo ante la inestabilidad del dólar y la inflación
Los plazo fijos se concentran en el corto plazo ante la inestabilidad del dólar y la inflación

Una investigación de la consultora determinó cómo se viene acortando el plazo de las posiciones en pesos, agazapadas ante la crisis cambiaria y las expectativas de devaluación post elecciones. A saber:  

-El plazo promedio de los depósitos en los bancos está en mínimos: 

El 60% de los depósitos en pesos está en cuenta corriente y caja de ahorro y el 40% a plazo fijo, de los cuales el 80% tienen un plazo menor a 59 días. El plazo promedio de los depósitos es 22 días, el mínimo de la serie que comienza en 2010. Se registró una recuperación entre fines de 2017 y marzo de 2019, con un plazo promedio que llegó a 35 días.

"En cualquier caso, la serie larga muestra una tendencia decreciente, espejo de la persistente caída en la demanda de dinero -asociada a la inflación creciente y a la devaluación del peso- con consecuencias sobre las posibilidades de financiamiento a los distintos sectores de la economía", dice Quantum.

-Fondos comunes de inversión, principalmente colocaciones de corto plazo:

En los últimos años, los fondos denominados transaccionales han representado una proporción estable del total de los activos bajo administración de la industria. Se llaman transaccionales a los FCIs Money Market (que invierten un porcentaje importante de su cartera en depósitos a plazos fijos) y a los FCIs de Renta Fija que invierten en instrumentos en pesos a menos de un año de plazo promedio.

Desde 2018, la proporción de los FCIs transaccionales se ha mantenido en torno al 60% del total de los activos bajo administración. Sin embargo, la distribución dentro de los transaccionales se alteró fuertemente. Los Money Market pasaron de representar el 40% de los transaccionales a fines de 2018 a ser el 80% en la actualidad. 

"Este movimiento se puede explicar en parte por las consecuencias del reperfilamiento de las Letras del Tesoro a mediados de 2019, pero también por la tendencia hacia el corto plazo de las carteras de los agentes de la economía", advierten. En este caso también se observa el sesgo hacia un uso más transaccional de los fondos. 

 
Guzmán necesita que el mercado le extienda las colocaciones que hace para financiar el déficit fiscal
Guzmán necesita que el mercado le extienda las colocaciones que hace para financiar el déficit fiscal

-El plazo promedio de la última colocación en pesos del Tesoro fue 436 días:

La muy buena performance de financiamiento que logró el Tesoro Nacional en el primer semestre del año -que prácticamente no requirió asistencia en pesos del BCRA- no se está repitiendo en el segundo. La tasa de refinanciación de los vencimientos de deuda cayó de niveles de 120-140% en el primer semestre (financiamiento neto positivo) a algo superior al 100%. 

El plazo de colocación promedio también se redujo. Esa buena performance permitió extender el plazo promedio de las sucesivas colocaciones. Distinto al tratamiento en los dos primeros capítulos del informe, que analiza el plazo promedio según los stocks de depósitos y activos bajo administración, en este caso se hace en base a flujos de cada colocación. 

Durante el primer semestre del año el plazo promedio se extendió hasta alcanzar los 635 días -colocaciones más largas en instrumentos ajustables por CER-. En el segundo, el plazo promedio de la colocación se redujo a 235 días, que se verificó durante agosto y hasta mediados de septiembre. Hacia fines de ese mes y en la primera licitación de octubre -del 5/10- se logró extender a 436 días, gracias a la inclusión de instrumentos USD-linked en el menú.

"La reducción del plazo promedio en distintos mercados indica el alto costo de mantener inversiones en activos en moneda local. La contracara es que, para aumentar el plazo promedio, se debería pagar una tasa en pesos superior o convalidar un rendimiento esperado más alto a través de instrumentos ajustables por inflación y/o tipo de cambio", reseña Quantum. 

Y advierte que esta situación lleva a adaptar continuamente la oferta de instrumentos a la demanda -menú y características- para evitar que se reduzca la tasa de roll-over de los vencimientos y al mismo tiempo lograr financiar el déficit. "Volver a extender los plazos requerirá avanzar en un plan económico consistente, reconociendo, entre otras cosas, las tasas de interés definidas por la curva de rendimientos", afirma. 

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ