iProfesional

"El Gobierno no tiene ningún poder de negociación frente al FMI"

Economistas de la consultora LCG advirtieron que el Gobierno está dilatando el acuerdo con el FMI y aún no se conoce un plan económico para ofrecer
Por Mariano Jaimovich
26/12/2021 - 19,13hs
"El Gobierno no tiene ningún poder de negociación frente al FMI"

El foco del mercado, hoy por hoy, se encuentra en dilucidar qué pasará en las negociaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario para el pago de la deuda externa. Es decir, si habrá o no acuerdo, cuándo se concretará y qué condiciones se deberían acatar.

En base a este escenario "complicado", y que trae mucha incertidumbre, la consultora LCG, fundada por el economista Martín Lousteau, publicó un informe en el que analiza en detalle qué puede pasar con la actividad, el dólar y la inflación para los próximos meses.

Lo concreto que se resalta es que aún no hay avances concretos en las charlas con el organismo para que se considere que la economía empezará el 2022 en un régimen acordado con el FMI.

Sin poder de negociación ante el FMI

"El Gobierno empezó tardíamente la negociación con el Fondo y ello costó u$s7.000 millones, que podrían estar alimentando las reservas netas del Banco Central, las cuales hoy no llegan a un punto del PBI. Esta demora quitó todo poder de negociación frente al organismo, dado que el país queda en una situación complicada, al estar cerrando un programa contrarreloj", afirma.

Aunque, más allá de esta situación, agrega LCG que ahora es "esperable" que el Gobierno empiece con "acciones de saneamiento" previo a la implementación de un acuerdo.

"Es algo tradicional en estos procesos, y el sólo hecho de no ver esas acciones hace pensar en lo lejos que se está de cerrar el acuerdo", advierte.

También el foco está puesto en la ley de presupuesto 2022, debido a que es previo a las negociaciones con el FMI y no contempla los objetivos a cumplir que se contemplarán con el organismo internacional.

"Es por ello que se está degradando la misma ley, al saber que el presupuesto sufrirá una actualización una vez que aparezcan las metas cuantitativas impuestas o acordadas con el organismo multilateral", destacan los economistas de LCG.

La falta de reservas y un tipo de cambio oficial atrasado encierran interrogantes sobre cómo el Gobierno achicará la brecha.
La falta de reservas y un tipo de cambio oficial atrasado encierran interrogantes sobre cómo el Gobierno achicará la brecha.

A su entender, parte de las correcciones previas que deberían esperarse una vez que el programa esté en marcha, son dos: desarmar el control de precios y corregir la brecha cambiaria.

"Sobre lo primero, aún no se ven acciones concretas y la inflación por encima del 3% mensual pone al Gobierno en una situación poco cómoda. La segunda también parece de difícil resolución, la brecha se logró estabilizar, pero en niveles muy elevados, y llegados a este punto queda la alternativa de desdoblar o de unificar", sentencia LCG.

En el caso de desdoblar formalmente el mercado, esta opción es considerada por los expertos como "transitoria", debido a que es "difícil de abandonar" una vez implementada la medida.

En tanto, opinan que la unificación cambiaria con pocas reservas y muchos pesos es "arriesgada".

"Así queda como opción la medida previa al acuerdo de provocar un salto discreto en el tipo de cambio o de acelerar el crawling peg", destacan desde LCG.

El salto discreto sin corrección de variables reales "sólo llevaría a una nominalidad más alta, y podría dejar una inercia inflacionaria que deja la economía operando con una inflación superior al 50% de este año. Y el riesgo de inestabilidad cambiaria y bancaria".

Por otro lado, sostienen que avanzar con el crawling peg "no es más que dejar de deteriorar los fundamentals de la economía, que la misma directora del FMI apuntó como uno de los objetivos del programa de Argentina".

En resumen, para estos economistas, esta estrategia de deslizar de a poco al precio del dólar no está "exenta de costos". Esto se debe a que hoy el tipo de cambio está moviéndose a menos de un tercio de la inflación, por lo que funciona como un ancla sobre los precios.

"Bajo este panorama no se puede esperar un 2022 con inflación inferior al 60%. Lo curioso es que yendo a esta nominalidad tan elevada, el Gobierno insiste en decir que la inflación irá cediendo año tras año", reflexionan desde LCG.

Y agregan: "Esta falta de sinceridad es la que atenta contra el objetivo de ‘calmar la economía’ que pretende el ministro (Guzmán) y sobre la capacidad de coordinar expectativas. Será otro año de sorpresa inflacionaria para algunos agentes".

La inflación seguirá en torno al 60% en el 2022, según estiman los economistas en base al contexto actual.
La inflación seguirá en torno al 60% en el 2022, según estiman los economistas en base al contexto actual.

La explicación que brindan es que la inflación, cuando es anticipada, tiene unos costos distintos a cuando toma por sorpresa. En este último caso se producen "efectos distributivos que no son deseables, básicamente, transferencias de riqueza no provocadas por el esfuerzo relativo de distintos actores, sino por el mero hecho de la posición patrimonial de cada unidad decisoria".

En conclusión, para LCG estamos por ingresar a un "año crucial" para el Gobierno, en un entorno sin pandemia y sin elecciones, por lo que "no hay excusas" para que sea un año de vivir "sin un norte hacia donde guiar la política económica".

A la vez, sentencian estos economistas: "No es el FMI quien tutela a la Argentina, sino que es la falta de reflejos del Gobierno la que obliga a que el Fondo imponga un programa para reordenar la cuestión económica. Puede ser una estrategia, el ‘malo de la película’ será el FMI, pero también puede hablar de cierta impericia".

Más allá de todas estas cuestiones, lo que es evidente es que la economía argentina tiene un 2022 "complejo" para transitar, desde un punto de partida que ya está "muy deteriorado", finaliza el informe.-

Temas relacionados