El BCRA empieza a marcarle la cancha al dólar: el veredicto del mercado sobre la suba de tasas

El regulador dispuso una actualización de las tasas de interés que busca incentivar el ahorro en pesos y acompaña, así, la aceleración gradual del dólar
Por Pilar Wolffelt
07/01/2022 - 01,00hs
El BCRA empieza a marcarle la cancha al dólar: el veredicto del mercado sobre la suba de tasas

Este jueves, el Banco Central compró apenas u$s1 millón en el mercado de cambios y, así, aunque muy a cuentagotas,  ha logrado embolsar divisas durante todas las jornadas de 2022 transcurridas hasta ahora. Pero la noticia relevante del día respecto de la entidad es que, tal como se lo venía solicitando el mercado, finalmente, en la habitual reunión de directorio de cada cuarto día de la semana, se dispuso un aumento de 2 puntos porcentuales de la tasa de interés de la LELIQ a 28 días de plazo.

El Central subió las tasas de los plazos fijos en pesos.
El Central subió las tasas de los plazos fijos en pesos.

Las medidas que se tomaron

De esta manera, la tasa de esas letras pasó a ser del 40% anual (hasta ahora era del 38%) y, por otro lado, se decidió también expandir el límite máximo de tenencia de Letras de Liquidez (LELIQ) a 28 días de plazo por hasta un monto proporcional al stock de depósitos a plazo del sector privado de cada entidad financiera.

Al mismo tiempo, la autoridad monetaria avanzó en la creación de una nueva LELIQ a 180 días de plazo, cuya tasa se fija en 44% anual y las subastas se efectuarán una vez a la semana, mientras que las que son a 28 días (que seguirán siendo el indicador de referencia, según afirmó el BCRA) se licitarán dos veces por semana. Y, por otro lado, se eliminan progresivamente los pases pasivos a 7 días continuando en vigencia los concertados a 1 día.

En línea con estas medidas, a fin de  propiciar el retorno de las colocaciones a plazo en pesos, también se elevaron los límites mínimos de las tasas de interés sobre los plazos fijos:

  • Para ahorristas, el nuevo piso se fijó en 39% anual para las imposiciones a 30 días,
  • Y para el resto de los depositantes se estableció en 37% anual.

¿Positivo o negativo?

Si bien la medida repercutió en la City porque se trata de un cambio importante en la política monetaria del Banco Central, está en línea con lo esperado.

"Era una medida largamente esperada y reclamada por el mercado porque la tasa estaba muy por debajo de la inflación, ya que desde noviembre de 2020 no se modificaba y, claramente, ha pasado mucho desde ese momento", ratifica a iProfesional el economista Jorge Neyro.

La medida busca aspirar el sobrante de pesos en el mercado.
La medida busca aspirar el sobrante de pesos en el mercado.

En igual sentido, el director de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, sostiene que "se venía esperando una suba de la tasa de interés". En ese sentido, explica que la medida busca:

  • Por un lado, tratar de favorecer "la absorción de la cantidad enorme de pesos que se han volcado al mercado en diciembre y quitarle presión a los tipos de cambio".
  • Y, por otro lado, esto está en línea con los requisitos que está pidiendo el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tiscornia destaca que lo resuelto va en consecuencia con lo que anunció el BCRA en su programa para 2022. Cabe recordar que el documento emitido hace casi una semana el regulador anticipaba que buscaría "recalibrar su política cambiaria y de tasas de interés para propender a la estabilidad del tipo de cambio y fortalecer su posición de reservas internacionales".

Allí, el regulador dejaba entrever por primera vez en mucho tiempo que, además de acelerar el ritmo del tipo de cambio oficial para ponerlo más en sintonía con la inflación mensual, planeaba hacer ajustes en la tasa, tal como lo dispuso este jueves.

En igual sentido, el economista Federico Glustein apunta que la disposición del BCRA va en línea de lo anunciado por Guzmán como intensiones para llegar al acuerdo con el FMI. "Por eso, por un lado, se resuelve sacar los pases remunerados a 7 días y establecer el financiamiento semanal con vencimientos a 28 días, como señal de menor presión sobre la inflación, la emisión monetaria y el déficit y, por otro, la suba de las tasas de interés de 2puntos porcentuales en Leliqs a 28 días, poner otras a 180 días con una del 44% y subir plazo fijo 2p.p. para personas a 39%", detalla.

Glustein asegura que es un inicio de mostrar intenciones de establecer una tasa de interés real positiva para evitar corridas sobre el dólar y considera que es también una manera de que la liquidez de los bancos financie al Tesoro sin la necesidad de hacer ruedas semanales y creando una nueva forma de hacer política monetaria expansiva con otras fuentes, que no estén agotadas por su uso y forzando a las entidades a ingresar.

El BCRA necesita instrumentos que lo ayuden a sostener una nueva política cambiaria.
El BCRA necesita instrumentos que lo ayuden a sostener una nueva política cambiaria.

¿Tan solo un inicio? 

Glustein considera que "puede ser un aspecto positivo si llegase a bajar la inflación mantener la posibilidad que la TEA supere al IPC por primera vez en mucho tiempo, más allá del dato de enero".

Y es que, según espera Claudio Caprarulo, economista jefe de la consultora Analytica "tenemos que empezar a tener rendimientos de plazos fijos tradicionales por arriba de la inflación considerando los desequilibrios monetarios que tenemos hoy".

En esa línea, hay quienes consideran que no es suficente: el economista especializado en el mercado de capitales Christian Buteler, una buena medida en ese sentido hubiera sido que el Tesoro subiera fuertemente su tasa de interés para mejorar la colocación de sus letras. 

Sobre este punto, el experto agrega que se trata de un ajuste tibio de la tasa si se tiene en cuenta el nivel de inflación proyectada para este año, que está por arriba del 50% según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que publica mes a mes el BCRA.

Frente a esto, Caparulo estima que este pueda ser el primer aumento de varios más que vendrán y, por ese motivo, considera que es acertado crear LELIQs a más largo plazo (180 días) para no seguir acelerando el crecimiento del déficit cuasi-fiscal. "Con esta medida, al tener más duración el financiamiento con los bancos, impacta menos el aumento de tasas después en el pago de interés", aclara al respecto. 

En esa línea, hay coincidencia entre los analistas en que es esperable que, en los próximos meses, se dispongan nuevas subas. Tal como lo expresa Neyro cuando señala que "los 200 puntos básicos de aceleración me parecen muy bajos aún, por lo que espero que haya nuevas subas en el futuro". Así, advierte que la inflación del verano es alta estacionalmente y anticipa que eso puede dejar la tasa en niveles reales bastante negativos.

Por otro lado, observa que la medida de crear las Leliqs a 180 días, aumentar el stock de letras de liquidez pueden tener los bancos y modificar los plazos de los pases "son medidas que buscan favorecer las tasas de interés de las entidades financieras y permiten estructurar tasas de interés más altas a mediano plazo".

Conclusión: positivo pero se espera más

En resumidas cuentas, si bien se trata de una medida muy esperada por el mercado y que está en línea con los reclamos tradicionales al BCRA, los analistas consideran que aún hay bastante espacio para más suba de tasa, sobre todo teniendo en cuenta las perspectivas para el avance de la inflación.

Caprarulo considera que esto es parte de una serie de medidas que comenzaron post-elecciones legislativas de noviembre, con la decisión de dejar de intervenir en los dólares financieros, el anuncio de que se aceleraría el crawling-peg y, ahora, llega un ajuste de tasas.

El economista de Analytica observa que la normativa nueva está bien planteada y se definió con un sentido consistente. Sin embargo, asegura que sería interesante que se conozca un plan integral que defina el sendero a seguir. En palabras de Tiscornia, "lo que está pasando es que cada vez hay más necesidades de un plan más abarcativo, pero es un pequeño arranque en un sendero adecuado".