NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Health & Tech

¿Cómo puede afectar el uso de los celulares a los jóvenes?

¿Cómo puede afectar el uso de los celulares a los jóvenes?
El uso desmedido de smartphones especialmente en jóvenes, puede estar asociado a trastornos como inatención y depresión
Por Martina Stutz Dohmen
29.06.2016 16.52hs Health & Tech
En el mundo se calcula que hay más de 7 billones de celulares registrados. Argentina es uno de los países con mayor número de teléfonos móviles per cápita del mundo.

El 60% de los jóvenes en países desarrollados tiene su propio celular. Es necesario destacar que el mundo digital, además de conectarnos y brindarnos un sinfín de posibilidades (entretenimiento, juegos, información, etc.), puede venir acompañado de algunos factores de riesgo que hacen que tengamos que buscar un uso equilibrado e inteligente de estas tecnologías.

Ezequiel Passeron es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Director Ejecutivo de “Faro Digital”, una organización dedicada a la construcción de ciudadanía digital. Uno de los objetivos que persigue con esta iniciativa es lograr un uso responsable de la tecnología, es decir, poder fomentar el uso creativo e innovador y lograr el empoderamiento de los jóvenes, respecto a las herramientas digitales, pero también conociendo los riesgos que pueden devenir de su uso.

¿A qué edad en promedio comienzan a utilizar el celularlos jóvenes en Argentina?
Actualmente encontramos que los chicos y chicas de nuestro país acceden al uso de pantallas (smartphones y/o tabletas) a temprana edad, que puede ir desde los 3 años. Estos niños suelen disfrutar este tipo de herramientas debido al alto grado de interactividad que poseen y a las posibilidades de entretenimiento, comunicación y juegos que brindan. Así, pueden pasar una gran cantidad de horas viviendo una experiencia divertida y entretenida, conectándose con amigos, conociendo gente nueva, explorando otras culturas, investigando sobre sus pasiones y hasta transformándose en prosumidores (no sólo consumiendo información, sino produciéndola).

Es por eso que resulta fundamental empoderar a los chicos para que puedan aprovechar todas las oportunidades y la potencialidad de estas tecnologías, haciendo foco en fomentar la participación y la interacción, pero también siendo conscientes de que existen algunos riesgos que merecen ser identificados para poder reducirlos.

Sin caer en narrativas de pánico, ni alertas o discursos de miedo, creemos que podemos fomentar el uso de las nuevas tecnologías buscando también un ecosistema digital sano y productivo,  sin olvidarnos de la importancia de las relaciones cara a cara y de la vida en el mundo offline.

¿Cuáles son los riesgos a nivel de la salud? 
Cabe aclarar previamente que los riesgos que pueden existir vienen del mal uso, del uso excesivo y sin análisis crítico o reflexivo. En ese sentido son varias las problemáticas que pueden surgir del uso de los teléfonos inteligentes. La primera y más fácil de identificar es el riesgo que deviene del uso de los celulares en la calle, que puede ocasionar desde el tropiezo con otras personas, hasta tener accidentes en la vía pública.

Para orientarnos un poco en lo referido a este tema, en Estados Unidos hay aproximadamente mil muertes de jóvenes por año por distracciones asociadas al uso desmartphones a la hora de cruzar la calle.

Además, en encuestas anónimas realizadas 9 de cada 10 jóvenes admite usar su teléfono a la hora de manejar su auto.

Desde el punto de vista cognitivo, diversos estudios muestran que el uso excesivo de los smartphones en jóvenes se ha asociado a inatención. Vale aclarar que la atención es el primer paso para la generación de la memoria y la misma, el eje central del aprendizajeEs decir que, en toda tarea en la cual se busca que los chicos y las chicas aprendan, el uso del celular podría llegar a afectarlos.

Estas investigaciones demuestran que la utilización del smartphone, por más de sesenta minutos por día, ya logra mostrar diferencias significativas.

También varios estudios realizados en España y Austria han demostrado que puede existir en algunos casos una mayor incidencia de depresión asociados al uso deestos dispositivos. El uso constante de celulares, principalmente en varones, puede llegar a generar stress crónico y el mismo podría ser un condicionante para el surgimiento de depresión.

El uso de los teléfonos móviles ha llegado a mostrar casos en donde los pacientes pueden llegar a sufrir cefalea, fatiga, e hiperactividad. Todos estos trastornos parecen ser dependientes del tiempo de exposición a las pantallas digitales.

Los smartphones también son los dispositivos que permiten a los chicos y chicas conectarse a sus redes sociales. Y ellas son las que les permiten ver fotos y videos, agruparse con usuarios que comparten intereses, jugar a juegos, descubrir nuevos gustos, y hasta fomentar la participación y el compromiso ciudadano.

Pero estas poderosas herramientas de comunicación también pueden generar o explotar algunos conflictos sociales que no surgen del uso tecnológico, pero que si encuentran en estas plataformas un medio para explotar. Estamos hablando de la discriminación web (ciberbullying), el grooming (abuso sexual online), el sexting (viralización de imágenes íntimas) y de la construcción de la identidad digital.

Estas cuestiones sociales merecen ser trabajadas junto con los chicos desde la prevención y la construcción de un espacio en donde se respeten sus derechos pero en donde también se debe hacer un uso ético, respetando al otro.

¿Hay alguna regulación en Argentina para el control del usode dispositivos móvilespara los chicos?
No existe ninguna regulación y creemos que tampoco es la solución para encarar esta problemática.

Desde Faro Digital tenemos la firme convicción que la forma de trabajar junto con los chicos respecto a estas temáticas surge desde el acompañamiento. Fomentando las instancias de diálogo, explicándoles la importancia del uso responsable, aprendiendo cuales son sus motivaciones y gustos respecto del uso de las TIC y generando suma empatía es que podremos lograr un uso productivo, consciente e inteligente de las nuevas tecnologías.

El mundo digital, junto con Internet, las redes sociales, las apps y diversas innovaciones que surgen con gran dinamismo en nuestro ecosistema tiene una gran apropiación por parte de niños, niñas y adolescentes, generando una importante brecha de uso con los adultos. Es por eso que resulta necesario comprender sus lógicas de uso y no ponernos prohibitivos, ni censurar su uso. Más bien, es importante construir juntos un decálogo que contenga normas de uso consensuado.

¿Qué enfoque podría darse desde el punto de vista de la Salud Pública?
La orientación debería estar enfocada a la concientización de los jóvenes y de sus familias. Las campañas y los consejos deben estar orientadas a las ventajas que devienen del uso correcto e inteligente de estas herramientas y los posibles riesgos que pueden aparecer con su uso. Repetimos: es clave no enfocar los mensajes desde discursos de miedo, sino todo lo contrario, desde el incentivo del uso innovador, pero responsable.

Para lograr un crecimiento saludable de los jóvenes es fundamental el rol que deben ejercer los adultos en general, y en especial los padres. Los mismos deberían tener en cuenta algunos consejos fundamentales que fuimos nombrando previamente para acompañar y ser referentes de sus hijos en los entornos digitales. Estos son: enfatizar en el hecho de no usar los dispositivos móviles mientras se transita por la vía pública, tanto cuando se camina por la calle como cuando se está conduciendo un vehículo; construir junto con los chicos un decálogo con normas de uso consensuadas; fomentar el tiempo de desconexión para que disfruten de jugar con amigos, leer libros, estar al aire libre, charlar con pares, etc.; para chicos que van al colegio, solamente usarlo si el mismo está convenido con los docentes y con fines de aprendizaje (existen un sinfín de posibilidad de aprovechar los smartphones para fomentar la creatividad y el aprendizaje de los niños); alentar el aprendizaje en programación que estimula el pensamiento lógico y la creatividad; saber que existen padecimientos físicos luego de un uso desmedido de los teléfonos (en donde estudios han demostrado cambios en la atención a los 60 minutos de uso diario); y fomentar la confianza de los chicos en los adultos (hermanos mayores, padres, docentes, tutores) como para resolver conflictos sociales que escapan de la posibilidad de resolución entre pares (por ejemplo, por casos de ciberbullying, grooming o sexting).

Podemos concluir que las pantallas digitales, pero más que nada los celulares o teléfonos inteligentes, se han transformado en la herramienta de mayor uso por parte de los jóvenes. Y podemos afirmar que su influencia continuará expandiéndose en el futuro. Por eso, una correcta utilización nos va permitir explotar sus ventajas, sin padecer un mal impacto en la salud por el uso del mismo.

Y para poder empezar a tener un uso responsable por parte de nuestros jóvenes, es necesario que los adultos nos involucremos: aprendamos a usar estas tecnologías, para ejercer nuestro rol como adultos y acompañarlos en su crecimiento.

Por Ignacio Aladro
Más sobre Health & Tech