NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Health & Tech

Qué puede causar una muerte súbita

Qué puede causar una muerte súbita
La prevención representa un gran desafío para la comunidad médica
Por Martina Stutz Dohmen
16.12.2016 22.32hs Health & Tech
Se define como una muerte natural, inesperada, en una persona con o sin una condición patológica cardíaca previa y en quien no se esperaba un desenlace fatal.

Según el Consenso de Muerte Súbita (MS) de la Sociedad Cardiológica Argentina, es un problema de considerable magnitud, ya que representa la mitad de las muertes cardiovasculares y el 25% del total de las muertes en adultos.

Es un evento raro en la población general, su incidencia aumenta a medida que la persona envejece y en general es dos a cuatro veces más frecuente en la población masculina.

El origen del trastorno principalmente puede ser cardíaco o neurológico, siendo el primero el que explica la mayoría de las situaciones.

La miocardiopatía hipertrófica (aumento de la pared cardíaca) constituye la causa de muerte súbita más frecuente en niños y jóvenes. Un grupo significativo de ellas ocurre durante el ejercicio o en el curso de competencias deportivas. Se han postulado diferentes mecanismos como la presencia de isquemia (disminución de flujo) o de obstrucción del tracto de salida del ventrículo izquierdo con diferentes arritmias que explicarían el desenlace.

Esta patología puede ocurrir en personas sin enfermedad cardíaca conocida, como expresión de un primer episodio. Si bien en valores absolutos la mayoría de las MS se producen en individuos sanos, su incidencia en la población general es baja y se incrementa a medida que se seleccionan subpoblaciones con mayor predisposición.

En la población sin claros marcadores de riesgo de MS, el núcleo del tratamiento es el control de los factores de riesgo cardíaco, la consulta temprana ante la sospecha de síntomas de cardiopatía, la capacitación en la asistencia del paro cardiorrespiratorio y la disponibilidad de desfibriladores automáticos en sitios de alta concentración de personas. En los subgrupos de mayor riesgo, la prevención justifica la adopción de medidas activas y eventualmente costosas para combatir la MS. En consecuencia, dichas terapéuticas sólo se aplican a un pequeño porcentaje de la población general que la presentará.

Inicialmente, cuando se presenta un caso de MS lo primero que se debe hacer es descartar causas transitorias y/o reversibles capaces de desencadenar arritmias potencialmente fatales. Tal es el caso de los síndromes isquémicos agudos (alteración de la irrigación), las alteraciones hidroelectrolíticas –principalmente la alteración del potasio-, la toxicidad de drogas o medicamentos.

Cuando la causa obedece a un factor neurológico lo primero a descartar es la presencia de un accidente cerebro vascular (ACV). Algunos de ellos podrán estar relacionado a la existencias de aneurismas, que a veces son asintomáticas hasta el momento de sufrir este evento.

La muerte súbita no amerita la realización de estudios de complejidad en la población general en busca de trastornos identificables y tratables y solo en algunas causas de muerte súbita esta indicada la evaluación de familiares en busca de causas de orden genético.

La prevención de la muerte súbita representa un gran desafío para la comunidad médica en general y hace que pese una gran responsabilidad sobre los especialistas en la materia.
Más sobre Health & Tech