NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Health & Tech

Sol, mar y pileta: claves para recuperar la piel después del verano

Sol, mar y pileta: claves para recuperar la piel después del verano
Después de los meses de calor, es importante considerar qué hacer para contrarrestar su deterioro
Por Martina Stutz Dohmen
23.02.2018 16.53hs Health & Tech
Con la llegada del verano comienzan también la exposición al sol, los días de pileta y las escapadas a la playa. El afán por estar bronceado y por aprovechar al máximo el aire libre hacen que muchas veces las personas dejen un poco de lado el cuidado de la piel.

Todos los factores mencionados -sobre todo cuando se dan en conjunto o se acumulan- hacen que este órgano sufra un deterioro considerable, que puede tener consecuencias más graves si no se frena a tiempo. Por eso, es importante tener en cuenta qué se puede hacer para contrarrestar el deterioro y evitar que la piel sienta en mayor medida el impacto del verano.
Te puede interesar

Diez claves para cambiar los hábitos y llevar una vida saludable

El daño de la piel en esta época del año “va en relación directa a las radiaciones ultravioletas, que vienen fundamentalmente del sol”. Las más conocidas y también las más perjudiciales son las radiaciones ultravioletas A y B. Otros factores de agresión de la piel son el viento, la sal del mar o el cloro de las piletas, por ejemplo.

Para poder entender cuáles son los aspectos fundamentales para la recuperación de la piel primero es importante poder identificar cuáles son los signos de una piel deteriorada. En primer lugar, se ve y se siente seca y deshidratada. A su vez, “se ve con una fina descamación blanca, en especial en los brazos y piernas”, explica el Dr. Luis Sevinsky, especialista en Dermatología, del staff de Medicus.

Por su parte, en la cara y escote, además del bronceado y las diferencias de la pigmentación con el resto del cuerpo, se incrementan las arrugas finas y se profundizan las existentes. “Esto es producto de los radicales libres en la piel producidos por la radiación ultravioleta que dañan el colágeno de la piel”, señala el especialista.
Te puede interesar

Además de la piel, ¿qué otra parte del cuerpo hay que proteger en el verano?

La pregunta, entonces, es cómo evitar todos estos daños que se producen durante las épocas de calor. El Dr. Sevinsky explica que “la mejor manera de tener una piel saludable es evitar por completo el bronceado”.  El uso de protectores solares mayores a FPS 30, usar ropa adecuada gorros con visera grande y anteojos se impone para evitar captar el exceso de las radiaciones solares.

PeopleBeach

Se recomienda, además, aplicarse gran cantidad de cremas o leches emolientes para evitar la deshidratación de la piel. Otro aspecto que se debe considerar es la hidratación del cuerpo, es decir, tomar más de dos litros de agua y complejos vitamínicos antioxidantes -vitamina C, resveratrol, vitamina E y polypodium-. Este tipo de complejos son útiles para la generación de los radicales libres que dañan el colágeno cutáneo.

El especialista de Medicus advierte acerca de la importancia de la dieta en el cuidado de la piel. “Para mantener la salud es fundamental la ingesta de una dieta variada rica en verduras y frutas en especial que contienen especialmente complejos aminoácidos y vitamínicos antioxidantes”, explica.

Por último, es necesario aclarar qué papel juegan los tratamientos de belleza en la recuperación de la piel. El Dr. Sevinsky señala que “después de las agresiones de la piel por la mayor actividad al aire libre se puede mejorar la calidad de la piel de la cara, escote y dorso de las manos con técnicas dermatológicas que van desde las limpiezas de cutis, peeling médicos, mesoterapia, luz pulsada y láser”. Todos estos tratamientos se enfocan en restaurar la suavidad y tersura, al igual que mejorar las arrugas y atenuar las manchas hiperpigmentadas que suelen aparecer luego de la exposición al sol.

Nota relacionada


ScreenCalor
Más sobre Health & Tech