NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Health & Tech

Protesta en el subte: qué es el asbesto y por qué puede ser perjudicial para la salud

Protesta en el subte: qué es el asbesto y por qué puede ser perjudicial para la salud
Se ha demostrado que la sustancia está presente en algunas formaciones del transporte porteño
Por Martina Stutz Dohmen
16.03.2018 20.18hs Health & Tech
En los últimos días, los trabajadores del subterráneo de Buenos Aires han denunciado por diversos medios una situación que podría estar poniendo en riesgo su salud. De acuerdo a las fuentes del sector, en algunas formaciones se ha detectado la presencia de asbesto, una sustancia poco conocida pero que puede ser severamente perjudicial para la salud de los trabajadores y pasajeros. Así, la protesta de los empleados pone otra vez en relieve la peligrosidad del contacto humano con este elemento.

En este sentido, Argentina no se queda atrás; firmó el Convenio de Róterdam que prohíbe su uso y en el año 2001 el Ministerio de Salud de la Nación prohibió la producción, comercialización y uso de fibras de asbesto y productos que lo contengan.
Te puede interesar

¿Cómo es la situación sanitaria en Argentina?

Pero, ¿qué es el asbesto?

La palabra agrupa a seis minerales de origen natural que existen en el medio ambiente como manojos de fibras que pueden separarse en hilos delgados y duraderos para usarse con fines comerciales e industriales. Estas fibras son resistentes al calor, al fuego y a las sustancias químicas y no conducen electricidad. Es por eso que se ha utilizado en muchas industrias a lo largo de los años. Químicamente, los minerales del asbesto son compuestos de silicato, es decir  que contienen átomos de silicio y de oxígeno en su estructura molecular.

absesto

Esta sustancia ha sido clasificada como un elemento cancerígeno para los humanos, incluso ha sido reconocido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), por la Oficina de Protección Ambiental (EPA) y por la Oficina Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). Según esta última institución, existe suficiente evidencia de que el asbesto causa mesotelioma -un cáncer poco común de las membranas delgadas que revisten el pecho y el abdomen- y otros tipos de patología maligna, como cáncer de pulmón, de laringe y de ovario. Si bien se manifiesta en pocos casos, el mesotelioma se constituye como la forma más común de cáncer asociada con la exposición al asbesto.
Te puede interesar

Asma: causas, diagnóstico y tratamiento de una enfermedad que no se transmite

A su vez, la exposición a este material puede también aumentar el riesgo de desarrollar asbestosis -una enfermedad inflamatoria que afecta los pulmones y causa dificultad para respirar, tos y daño permanente al pulmón- y otros trastornos no cancerosos de la pleura y de los pulmones. Aunque las placas pleurales no preceden al cáncer de pulmón ni son condición suficiente para que la persona padezca este tipo de patología oncológica, existen pruebas científicas que sugieren que las personas con enfermedad de la pleura causada por la exposición al asbesto pueden tener un riesgo mayor de cáncer de pulmón.

La exposición en sí misma es perjudicial para la salud; no obstante, es importante aclarar que existen factores clave que se deben considerar al momento de dimensionar cuál es el riesgo de desarrollar alguna de las patologías mencionadas. La dosis es una de ellas, es decir, a qué volumen de asbesto estuvo expuesta la persona. Asimismo, el período de tiempo también es un factor clave, ya que hay una diferencia sustancial entre exponerse apenas una vez y hacerlo a diario durante un tiempo prolongado. La fuente de la exposición es otro de los aspectos centrales, al igual que el tamaño, forma y composición química, dado que algunos tipos de este elemento se consideran menos perjudiciales que otros. Por último, los riesgos particulares añadidos -como el tabaquismo o una enfermedad pulmonar preexistente- también se deben tener en cuenta.

LogoFB-FINAL

Nota relacionada


ScreenTabaquismoPasivo
Más sobre Health & Tech