Más artículos

Mundial 2018: ¿cuáles son las lesiones a las que más se exponen los jugadores?

Mundial 2018: ¿cuáles son las lesiones a las que más se exponen los jugadores?
Es muy común que cualquier deportista, tanto profesional como amateur, sufra diversas patologías como consecuencia de la práctica de fútbol
Por Martina Stutz Dohmen
21.06.2018 17.00hs Health & Tech

Los jugadores de fútbol están altamente expuestos a lesiones, tanto en la práctica profesional como en el ámbito amateur. La velocidad, la potencia, los saltos y los exigentes cambios de dirección durante el juego le obligan a absorber cargas de alto impacto, especialmente en las rodillas, los pies y la pelvis.

Si bien el cuerpo se encuentra en constante movimiento y expone a los jugadores a cualquier tipo de lesión, hay algunas patologías que se producen con mayor frecuencia. Debido a la práctica de fútbol, al igual que sucede con otros deportes, hay zonas que sufren más y se lesionan más seguido.

Te puede interesar

Vigorexia: ¿qué indicios ayudan a reconocer un trastorno de la imagen corporal?


Esguince de tobillo

Se produce cuando esa parte del cuerpo rota sobre sí mismo, se dobla o se flexiona de forma patología, es decir, de modo tal que produce una lesión en el tobillo. En algunos casos, cuando el impacto sobre la articulación es muy alto se pueden llegar a producir fracturas, lo cual constituye un problema más grave para el paciente.

Los esguinces de tobillo son más comunes por giros involuntarios, canchas en mal estado o patadas directas en la zona. De acuerdo a  las zonas comprometidas y a la gravedad general de la lesión, los profesionales los clasifican en primer, segundo y tercer grado.

El periodo de recuperación de este tipo de lesiones depende de su gravedad, pero en promedio puede comprender periodos entre 20 y 40 días.

Desgarros y roturas de los meniscos

Los meniscos son "amortiguadores" de las cargas que recibe la rodilla. En diversos deportes, entre los que se encuentra el fútbol, es común que se produzcan sobrecargas y giros involuntarios y forzados, que pueden tener un impacto severamente negativo en la rodilla, particularmente en los meniscos. En algunos casos los meniscos se inflaman, lo cual produce dolor y reduce la movilidad de la articulación. Sin embargo, hay golpes que producen la ruptura de los meniscos, lo cual es más grave y pueden derivar en una cirugía.

Te puede interesar

Las 3 apps más populares que pueden medir nuestra actividad física


Desgarro o rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla

Estos ligamentos están ubicados en la articulación de la rodilla y llevan ese nombre porque forman una equis en la rodilla. En general, la lesión se produce por cambios en el movimiento, golpe o campo en mal estado y sucede cuando el pie queda fijo y la rodilla gira hacia uno de los lados; de acuerdo al tipo de rotación, se puede romper el posterior o el anterior.  

Esta lesión en un deportista de alto rendimiento requiere tratamiento quirúrgico con injerto de tendón. Es importante destacar que su recuperación es, en promedio, de 9 meses y en algunos casos los jugadores no vuelven a tener el mismo nivel físico.

Pubalgia

La pubalgia es una lesión que afecta la región de la pelvis y que se produce principalmente cuando se realizan cambios bruscos de superficies, entre otras causas. Se trata de un cuadro doloroso que se genera en la región de la pelvis y que tiene relación con una inflamación en la zona de inserción de la musculatura abdominal en el borde superior del pubis y de la musculatura aductora, que va desde la cara interna del muslo hacia el borde inferior de este mismo hueso.

Si bien se trata de una lesión que, potencialmente, se puede producir en cualquier persona, hay quienes están más expuestos a padecerla. Todos los deportistas que desarrollan ejercicios de aceleraciones, desaceleraciones y cambios de direcciones bruscos pueden sufrir una lesión de estas características. El tenis, el fútbol, el atletismo, el esquí entre otros, son algunas de las disciplinas que pueden predisponer a las personas al desarrollo de una pubalgia. Es por eso que se aconseja a los deportistas el trabajo de la musculatura local, de modo tal que se pueda evitar esta lesión y las molestias y consecuencias que produce.

La pubalgia se trata, en principio, con una suspensión momentánea de la actividad física para prevenir que los síntomas continúen y la lesión se agrave. Además, el médico tratante determinará qué tipo de tratamiento deberá seguir el paciente. Por lo general, se utilizan antiinflamatorios y hielo en la zona lesionada, con el objeto de disminuir la inflamación y, en consecuencia, el dolor. Asimismo, el especialista puede indicar kinesiología para recuperar la musculatura de la zona y, a la vez, evitar que  la lesión caiga en una cierta tendencia a la cronicidad.

LogoFB-FINAL

Nota relacionada


ScreenFitness

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas