NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Cuidados y prevención

De los ronquidos a la apnea, ¿qué causa los trastornos respiratorios del sueño y cómo se pueden tratar?

De los ronquidos a la apnea, ¿qué causa los trastornos respiratorios del sueño y cómo se pueden tratar?
Las patologías de estas características pueden impactar negativamente en la salud, por lo que resulta clave la consulta con un especialista
30.08.2018 19.13hs Health & Tech

La mayoría de las personas ha escuchado a otra roncar durante la noche. Si bien los ronquidos aislados son frecuentes y pueden aparecer y desaparecer en forma esporádica, la realidad es que una parte de la población sufre de lo que se conoce como Trastornos Respiratorios del Sueño (TRS). El término específico se refiere a un grupo de afecciones caracterizadas, esencialmente, por dos elementos. Por un lado, un ritmo respiratorio anómalo y, por otro, una ventilación insuficiente durante el sueño.

Los ronquidos son quizá el trastorno de estas características más conocido por la población. Se podrían definir como un ruido que se produce durante el sueño por la vibración de la úvula, el velo del paladar y otras estructuras que se encuentran en la garganta. “Se producen cuando hay una obstrucción a la libre circulación del aire a través de la boca y la nariz”, explica la Dra. Adriana Rodríguez Mieres, del Servicio de Neumonología de los Centros Medicus. La causa esencial de esta afección es, precisamente, el aire que pasa a través de la vía respiratoria bloqueada o estrecha.
Es un trastorno frecuente, dado que el 40% de los adultos ronca al menos ocasionalmente. Sin embargo, “hay un porcentaje más pequeño, del 20% aproximadamente, que lo hace con frecuencia”, indica la especialista. Las personas que más presentan ronquidos mientras duermen suelen ser hombres y pacientes con sobrepeso u obesidad. No obstante, es frecuente que aparezca esta afección en mujeres menopáusicas.

Además, existe otro trastorno respiratorio del sueño, que se pueden dar en personas que roncan -regularmente sucede de ese modo-, pero también pueden aparecer en pacientes que no lo hacen. Conocido como apnea de sueño, se trata de una afección que se puede manifestar de dos maneras. Por un lado, con paros respiratorios, es decir, con ausencia total de la respiración; por otro lado, la persona puede padecer una disminución de la respiración, conocida como hipopnea, que también ocurre mientras duerme.
Si bien durante el período de sueño los músculos del cuerpo se relajan, regularmente aquellos que mantienen la garganta abierta para poder respirar suelen funcionar correctamente. Sin embargo, “algunas personas tienen una garganta más estrecha, por lo que cuando los músculos se relajan, los tejidos se cierran y ocluyen la vía respiratoria”, aclara la experta de Medicus.

Hay personas que tienen mayores probabilidades de padecer este tipo de trastornos que otras. Un maxilar inferior más corto que el superior, algunas formas del paladar o de la vía respiratoria o el cuello grande, son algunos de los aspectos que pueden provocar mayor predisposición a sufrir afecciones del sueño. Asimismo, “el tamaño de la lengua, la obesidad y las amígdalas o adenoides voluminosos, pueden ser causa de patología respiratoria del sueño”, indica la Dra. Rodríguez Mieres.

El impacto directo de las apneas de sueño en la salud de los pacientes es el sueño interrumpido e insuficiente. Sin embargo, este tipo de trastornos pueden impactar en forma negativa y más severa en la vida de las personas. “En muchos casos, pueden manifestar presión arterial alta, infarto de miocardio o enfermedad coronaria, accidentes cerebrovasculares, arritmias e incluso muerte súbita”, advierte la especialista de Medicus. Por eso, es fundamental la consulta a un profesional médico en caso de detectar algún trastorno respiratorio del sueño.

¿Cómo se pueden tratar este tipo de afecciones?
En primer lugar, “es importante tener en cuenta que para todos los trastornos deben seguirse las medidas generales de prevención”, indica la especialista de Medicus. Bajar de peso y hacer ejercicio en forma regular y frecuente son las dos principales modificaciones que pueden hacer los pacientes para evitar los trastornos de sueño. A su vez, el consumo de alcohol en forma moderada -lo cual también implica no tomar antes de dormir- y el abandono del cigarrillo también son medidas esenciales. Por último, es clave considerar la importancia de no dormir boca arriba, dado que la mayoría de los casos de apnea se dan en esta posición.

Sin embargo, es posible que las acciones mencionadas no funcionen y la persona continúe sufriendo trastornos del sueño, explica la Dra. Rodríguez Mieres. En estos casos, el paciente puede requerir medidas quirúrgicas, que parten de una exploración por parte de un especialista que debe examinar con detalle la estructura de las vías aéreas.
De ese modo, el profesional podrá determinar qué tipo de operación es más adecuada para el paciente en particular, lo cual dependerá del lugar y de la importancia de las anomalías encontradas.

Por lo general, “la elección más común, en los casos moderados y severos, es el tratamiento con presión positiva continua de aire, conocido comúnmente por sus iniciales en inglés CPAP”, aclara la profesional de Medicus. El dispositivo es un compresor que emite una corriente de aire que se respira y evita que la vía aérea colapse. De este modo, permite a la persona respirar con normalidad durante toda la noche. “La presión positiva en las vías aéreas reduce el número de episodios respiratorios -apneas e hipopneas- que pueden ocurrir durante el sueño-, explica la Dra. Rodríguez Mieres.

MEDICUS TE INVITA: Seminario acerca de trastornos respiratorios durante el sueño a cargo de la Dra. Adriana Rodríguez Mieres, del Servicio de Neumonología de los Centros Medicus. Jueves 27 de septiembre, 18 hs. Auditorio del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT). Larrea 955, CABA.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas