Más artículos

Un avance tecnológico permitió a tres pacientes parapléjicos volver a caminar con la ayuda de andadores

Un avance tecnológico permitió a pacientes parapléjicos caminar con la ayuda de andadores
En manos de investigadores suizos, el estudio detalla los avances que mostraron los tres pacientes que participaron de manera voluntaria
27.11.2018 19.12hs Health & Tech

La tecnología es una de las áreas que más ha crecido y avanzado en los últimos años. Así, se ha podido aplicar a todos los rubros de trabajo y desarrollo de la industria.

La medicina es uno de los campos que más se ha beneficiado de los avances tecnológicos. Tanto para investigación como para el desarrollo de dispositivos que puedan mejorar la vida de los pacientes, el impacto que ha tenido la tecnología en la salud ha sido grande. Y promete continuar en aumento.

Recientemente, un grupo de científicos suizos ha logrado que tres hombres parapléjicos puedan volver a caminar con ayuda de muletas o andadores. Tras haber introducido implantes inalámbricos en la médula espinal, que se pueden activar o desactivar mediante un dispositivo en forma de reloj que obedece a la voz del usuario.

La clave de este tipo de tratamiento se encuentra en la ubicación del dispositivo. Según los investigadores, el momento preciso y la posición donde se ubique la estimulación eléctrica son puntos fundamentales para que la persona que recibe el tratamiento pueda producir el movimiento deseado. El grupo que llevó adelante la investigación, publicada en la revista Nature, considera que es esa coincidencia temporal la que desencadena el crecimiento de nuevas conexiones nerviosas.

¿Cómo se administra la estimulación eléctrica?
El equipo utilizó mapas de activación de las neuronas motoras y modelos para identificar los patrones óptimos en diferentes grupos musculares. Así, la estimulación se produjo por un generador de impulsos, que estaba controlado en tiempo real a través de comunicación inalámbrica. Cabe aclarar que, además, el dispositivo tenía un cronómetro que permitía coordinar los impulsos y la comunicación con el movimiento previsto.

Los resultados del estudio fueron satisfactorios; a los pocos días de haber comenzado el tratamiento empezaron a caminar, tanto por una cinta rodante como por el suelo, con ayuda de arneses inteligentes al tiempo que recibían estimulación.

Además, quienes se sometieron a la terapia pudieron alcanzar otros objetivos en relación a su patología. A partir del estudio, pudieron ajustar la elevación de sus pasos y la longitud de la zancada. De este modo, con el paso del tiempo, pudieron caminar en la cinta durante una hora completa.

Es importante aclarar que después de la primera fase del tratamiento requirieron sesiones de rehabilitación posteriores. En ellas los tres participantes manifestaron un progreso considerable: pudieron caminar con las manos libres durante más de un kilómetro con la ayuda de la estimulación dirigida y de los arneses.

A partir de ese momento, los pacientes mostraron aún más mejoras respecto de su patología. ¿Por qué? Las sesiones largas y de alta intensidad fueron la clave para desencadenar la adaptabilidad que, según afirman los investigadores suizos, conduce a una mejor función motora.

Finalmente, tras meses de entrenamiento, los pacientes pudieron controlar de manera voluntaria los músculos de las piernas. Esto significa que no requirieron de estimulación eléctrica para dar algunos pasos por sí mismos con las manos libres.

En su conclusión, el estudio aclara que, a diferencia de los hallazgos de otros dos trabajos independientes recientemente publicados, se ha demostrado que la función neurológica persistía más allá de las sesiones de entrenamiento, incluso cuando se desactivaba la estimulación eléctrica.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas