Más artículos

Ocho síntomas claves que permiten conocer el estado de salud de los riñones

Ocho síntomas claves que permiten conocer el estado de salud de los riñones
El buen funcionamiento de estos órganos resulta fundamental para que la persona pueda llevar una alta calidad de vida y mejorar su situación
13.12.2018 18.31hs Health & Tech

El riñón es uno de los órganos vitales para el ser humano, dado que son responsables de diversas funciones fundamentales para la vida. La filtración de la sangre, el control de los niveles de electrolitos -sodio, potasio, calcio, magnesio, entre otras sustancias-, de presión arterial, de cantidad de agua en el cuerpo, son algunas de las funciones principales de los dos órganos situados en la parte baja y posterior del abdomen.

Cualquier patología que afecte el óptimo funcionamiento de los riñones puede resultar riesgoso para la salud y, en consecuencia, para la vida del paciente. Es por eso que es tan importante cuidar y controlar el estado de los riñones, ya que una afección grave puede impactar negativamente en la persona.

Hay muchas enfermedades que afectan los riñones que presentan poco o ningún síntomas en sus fases iniciales. Esto implica que hay muchos casos en los que los pacientes descubren la presencia de alguna enfermedad renal en etapas avanzadas, lo cual deja poco margen de acción médica para curar la enfermedad y recuperar el funcionamiento de los órganos.

Hematuria -sangre en la orina-
Se trata del nombre técnico de la presencia de sangre en la orina, ya sea visible a simple vista o detectable en los análisis de orina. La presencia visible lleva el nombre de hematuria macroscópica y es una causa que suele llevar a una consulta rápida con un especialista. Sin embargo, el problema se presenta cuando la pérdida de sangre es imperceptible. Dado que no es detectable a simple vista, este tipo de sangrado puede mantenerse presente por largo tiempo y afectar así la salud.

La presencia de sangre en la orina, sea visible o no, puede ser causada por varias enfermedades. El cáncer de riñón, de vejiga o de próstata, los cálculos renales, la infección del tracto urinario, enfermedades renales poliquísticas o la endometriosis, son algunas de las patologías que pueden estar relacionadas al sangrado en la orina.

Edemas
Los riñones son los órganos que controlan el volumen de agua y sodio en el organismo. Cuando los riñones son incapaces de filtrar la sangre de manera correcta y efectiva, las sustancias se empiezan a acumular, lo cual puede ser nocivo para la salud. Así, la primera manifestación de la retención de líquidos son los edemas.

La hinchazón suele aparecer en los pies y los tobillos, y puede subir por las pantorrillas a medida que progresa la enfermedad. En casos más graves, puede haber retención de líquidos en los pulmones, lo que puede llevar a un cuadro llamado edema agudo del pulmón.

Hipertensión
La retención de sodio y agua no solo provoca retención de líquidos, sino que también produce hipertensión arterial. Se trata de una de las enfermedades más comunes en la población mundial, que puede provocar secuelas severas y llevar incluso al desarrollo de patologías más graves.

Si el paciente desarrolla hipertensión de manera repentina es posible sospechar de patología renal, sobre todo si se asocia a alguno de los otros síntomas mencionados.
Del mismo modo, si una persona ya conoce que padece hipertensión, toma medicación para controlarla, y a pesar de eso tiene un aumento repentino de los valores, puede tener otra patología de fondo que afecte esa variable.

Por último, es importante aclarar que la hipertensión de origen renal también puede responder a una enfermedad llamada estenosis de la arteria renal; es una patología que provoca una obstrucción parcial de la arteria renal, responsable de llevar sangre a los riñones.

Anemia
Los riñones producen una hormona llamada eritropoyetina, que es responsable de estimular la médula ósea para que produzca glóbulos rojos. Cuando la función renal se ve comprometida, como en fases avanzadas de la insuficiencia renal crónica, hay una caída en la producción de eritropoyetina, haciendo que el paciente desarrolle anemia.

Cansancio
El cansancio generalizado es un síntoma que puede responder a diversos motivos, no tiene por qué estar relacionado a la insuficiencia renal.
De las causas que se relacionan a la patología de los riñones, la más común es la presencia de la anemia. Sin embargo, la acumulación de toxinas en el organismo, así como el aumento de la acidez en la sangre -llamado acidosis-, también pueden causar cansancio.

Pérdida del apetito, náuseas y vómitos
De la misma manera que el aumento de la acidez y la retención de toxinas en la sangre causan cansancio, también son responsables de la pérdida de apetito. En fases avanzadas, la insuficiencia renal hace que el paciente presente un gusto metálico en la boca y mal aliento. Así, es común que el paciente no tolere consumir carne y empiece a adelgazar como consecuencia de la reducción en la ingesta de algunos alimentos.

Dolor de espalda o dolor en los riñones
Es muy común que el paciente que padece patología renal, principalmente las personas mayores, refiera un dolor en la región lumbar.
Si bien la insuficiencia renal no suele causar dolor, otras patologías sí pueden manifestarse de este modo. La presencia de un cálculo en uno de los riñones o en las vías urinarias puede causar un intenso dolor lumbar, que suele irradiar a la ingle. El dolor lumbar del cálculo renal es altamente molesto y no tiene relación con los movimientos del tronco o la columna. Esta característica es importante para distinguir la enfermedad de los dolores de columna, que no suelen ser tan intensos y suelen empeorar cuando el paciente mueve el tronco.

Por otro lado, la infección del tracto urinario es otra de las potenciales causas de dolor lumbar o en los riñones.
La enfermedad poliquística renal también puede causar dolor lumbar, debido a quistes grandes que comprimen estructuras adyacentes. El sangrado, la rotura o la infección de un quiste también suele causar dolor.

Despertar a la noche para ir al baño
Despertar por la noche para orinar es uno de los síntomas más comunes de la enfermedad de la próstata, que se presenta en los hombres mayores. Sin embargo, también puede ser una señal temprana de la enfermedad renal.

Cuando la insuficiencia renal crónica comienza a desarrollarse el riñón empieza a perder la capacidad de concentrar la orina. Los pacientes con enfermedad renal suelen perder progresivamente esa capacidad de concentrar la orina y acaban necesitando interrumpir el sueño para orinar.

Para identificar precozmente cualquier enfermedad que afecte los riñones la forma más efectiva es a través de exámenes de sangre y orina. El valor de creatinina en sangre permite a calcular la tasa de filtración de la sangre del riñón, mientras que un análisis de orina puede identificar la presencia de sangre, proteínas, glucosa u otras sustancias que indican una posible enfermedad riñón.

Si bien es posible afirmar que las enfermedades renales no suelen presentar una sintomatología clara y perceptible de manera precoz, es importante conocer algunos de los síntomas que se asocian a ellas. Por eso, ante la presencia de cualquiera de las manifestaciones mencionadas es importante concurrir a un especialista para consultar acerca de la salud renal y sobre el origen del síntoma en cuestión.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas

Análisis

Cómo impacta en las Pymes el convenio para eliminar la doble imposición con Brasil

Impuestos | Por Alfredo J. Martínez, Director de Impuestos Internacionales de Lisicki Litvin & Asociados