Más artículos

¿Ves borroso y tenés más de 40?: detalles de la patología que puede ser la causa

¿Ves borroso y tenés más de 40?: detalles de la patología que puede ser la causa
Se trata de una patología que afecta a todas las personas que pasan esa edad, ya que se debe al proceso natural de envejecimiento del ojo
01.02.2019 18.01hs Health & Tech

La pérdida de la agudeza visual es una de las principales consecuencias del deterioro que sufre el organismo como consecuencia del paso del tiempo. Es por eso que la mayoría de la gente mayor usa anteojos, ya sea para ver de cerca o de lejos, aunque no todos los trastornos que los afectan se deben a su edad.

Una de las afecciones más frecuentes, de la que la mayoría de las personas seguramente ha escuchado hablar, es la presbicia. Se trata de la pérdida regular de la capacidad para enfocar objetos de cerca. Cuando se la describe de esta forma parece similar a la hipermetropía, pero tiene dos diferencias básicas con esta patología. Por un lado, la presbicia siempre aparece con la edad, no es una patología que pueda estar presente en personas jóvenes, como sí sucede en la hipermetropía. Por otro lado, son trastornos que provocan el mismo efecto pero que tienen un origen diferente en la anatomía del ojo, es decir, se producen por causas distintas.

La mayoría de las personas comienza a sentir los síntomas de la patología a partir de los 40 años, aunque en algunos casos puede aparecer con posterioridad. Todos los pacientes con presbicia refieren tener problemas para leer con claridad la letra pequeña -libros, revistas, el diario, los mensajes del celular, entre otros textos-.

Es importante tener en cuenta que no hay forma de escapar de esta afección. Sin importar si la persona tiene o no antecedentes de patología visual, la presbicia ocurre en todos como consecuencia del paso del tiempo. Incluso las personas que padecen otras patologías notarán que su visión de cerca se torna borrosa cuando usan sus anteojos o lentes de contacto habituales para corregir la visión a distancia.

Más allá del paso del tiempo en sí mismo, la causa específica de la presbicia es el engrosamiento y pérdida de flexibilidad de la lente natural que se encuentra dentro del ojo y se conoce como cristalino.

Estos cambios relacionados con la edad tienen lugar dentro de los tejidos del cristalino; los cuales hacen que este se endurezca y pierda elasticidad con el tiempo. Los cambios relacionados con la edad también tienen lugar en las fibras del músculo que rodea al cristalino. Con menos elasticidad, es más difícil que el ojo enfoque de cerca. Existen también otras teorías menos populares.

El cristalino permite enfocar objetos situados a diferentes distancias, lo cual se logra mediante un aumento o disminución funcional de su curvatura y de su espesor, a través de un proceso de acomodación.

¿Cómo se puede tratar la presbicia?
La corrección más común de la presbicia consiste en lentes bifocales o progresivos (PAL, por su sigla en inglés). El término "bifocal" significa que existen dos puntos de enfoque: la parte principal del lente del anteojo contiene una receta para la visión de lejos, mientras que la parte inferior del lente contiene la receta más adecuada de visión de cerca, para actividades más detalladas.

Los lentes progresivos son similares a los bifocales, pero ofrecen una transición visual más gradual entre las dos recetas, sin ninguna línea visible entre ambas.

Además de las opciones mencionadas, el usuario siempre puede elegir usar anteojos de lectura, que son únicamente para la presbicia. La principal desventaja de este tipo de lentes es que solo permiten ver con claridad de cerca, por lo que se deben quitar para ver de lejos -de ahí que las personas los usan en la punta de la nariz para la visión cercana y miran por encima de ellos para los objetos lejanos-. No obstante, se trata de la mejor opción para quienes suelen usar lentes de contacto para tratar la miopía o hipermetropía, ya que de este modo podrán combinar ambos tratamientos.

Actualmente existen tratamientos quirúrgicos para la presbicia, pero no todos los especialistas los recomiendan para todos los pacientes. Además, no todos están testeados en todas las partes del mundo, por lo que no se trata de procedimientos probados como seguros, como sí sucede con la cirugía para la miopía o la hipermetropía.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Health & Tech en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Health & Tech