Más artículos

Los impactos del embarazo en el cuerpo, ¿cuáles son los primeros síntomas?

Los impactos del embarazo en el cuerpo, ¿cuáles son los primeros síntomas?
Como toda modificación hormonal que sucede en el organismo, es muy común sentir cambios a partir de las primeras semanas de gestación
03.03.2019 06.00hs Health & Tech

El embarazo es una condición fisiológica por la que muchas mujeres eligen pasar para convertirse en madres. Dados los movimientos de hormonas, el cuerpo experimenta una serie de cambios, algunos más perceptibles que otros.

Algunas de las modificaciones que suceden durante los meses de gestación pueden desencadenar una serie de síntomas que caracterizan al embarazo.

Es importante tener en cuenta que actualmente la mayoría de los embarazos se diagnostican a través de las pruebas de venta libre que se venden en todas las farmacias. Por lo general, a partir de la sospecha -que suele aparecer de la mano del atraso menstrual- las personas suelen buscar la respuesta en este tipo de pruebas.

Así, puede que ante el desconocimiento de esta condición, los primeros síntomas sean el disparador de la sospecha de la mujer. Cabe tener en cuenta, entonces que en después de la fecundación no suele haber síntomas perceptibles para la persona, ya que todavía es demasiado temprano para que el cuerpo reaccione al respecto. En general, los primeros signos y síntomas surgen entre 2 a 3 semanas después de la relación sexual que dio origen al embarazo.

Es importante señalar que los síntomas de embarazo no son los mismos para todas las mujeres. Además, una misma mujer puede manifestar síntomas distintos entre un embarazo y otro, al igual que sentir diferencias en su intensidad, frecuencia, época en que aparecen y en su duración.

Asimismo, es importante tener en cuenta que es muy común que se confundan las manifestaciones del embarazo con las molestias premenstruales; en algunas mujeres, los síntomas se repiten y pueden prestarse a confusión.

Sangrado vaginal -tercera o cuarta semana-
Se trata de uno de los síntomas más comunes durante el embarazo, aunque no sucede en todas las mujeres. Es clave considerar que hasta la mitad de todas las embarazadas tienen un poco de sangrado o manchado durante este período.
El sangrado y el manchado en el embarazo no siempre implican que hay un problema, pero pueden ser una señal de alarma. Por eso, siempre es necesario darle a estos síntomas la importancia que tienen y visitar a un especialista para aclarar todas las dudas necesarias.

Ausencia de la menstruación -4 semanas-
Conocida como amenorrea -o ausencia de la menstruación-, se trata de uno de los primeros síntomas de embarazo y es uno de los pocos que aparece en todas las mujeres embarazadas.

Por lo general, quienes tienen ciclos más regulares son capaces de detectar si están embarazadas con mayor facilidad que las mujeres que tienen ciclos más irregulares.
Los ciclos menstruales suelen presentarse aproximadamente cada 28 días, aunque varían de una mujer a otra. Además, el ciclo menstrual va cambiando a lo largo de la vida de una mujer, por lo que unas veces puede adelantarse y otras atrasarse.

En este sentido, es necesario considerar que no siempre que aparece este síntoma la respuesta es un embarazo. Hay una serie de patologías o trastornos que pueden hacer que la mujer padezca amenorrea, por lo que ante esta situación siempre es necesario consultar con un especialista.

Dolor abdominal -4 al 5 semanas-
El crecimiento de la zona abdominal puede ocasionar molestias, en particular en la zona del estómago y de la vejiga.
Se trata de un síntoma común durante el embarazo puede deberse a los numerosos cambios que provoca un embarazo, como puede ser el agrandamiento del útero, la posición del bebé o sus movimientos, las contracciones de Braxton – Hicks y el estiramiento de los ligamentos -llamados ligamentos redondos- que sostienen tu útero dentro del abdomen.

Dolor en los senos -quinta semana-
Como uno de los primeros síntomas del primer trimestre, en el segundo trimestre o en la recta final, muchas mujeres tienen dolor de pechos en el embarazo. Se trata de una molestia habitual que no debe despertar ningún tipo de preocupación, en la medida de que permita continuar con el día a día regularmente.

 

El crecimiento y cambio de apariencia de las mamas -quinta a sexta semana-
Es perfectamente normal que los pechos crezcan durante el embarazo.Durante este período, hay un aumento en el suministro de sangre a las mamas, y esto puede causar que se vean las venas azuladas debajo de la piel. Además, los pezones se tornan más oscuros y la aréolas también, al tiempo que crecen y las pequeñas glándulas de las aréolas aumentan y se vuelven irregulares. En este sentido, también es común que eliminen una sustancia oleaginosa conocida como calostro, que evita que se resequen y se agrieten.
Es importante tener en cuenta que las mamas llegan a aumentar entre el 25 al 50% de su tamaño.

Las náuseas y los vómitos -quinta a sexta-
Son dos de los síntomas más comunes que se pueden presentar en una persona que transita un embarazo. La mayoría de las mujeres suelen tener episodios de estas características, son pocas aquellas que no los tienen. En general, comienzan durante el primer mes de embarazo y continúan a lo largo de las semanas 14 a 16. Si bien puede suceder, es poco frecuente que una mujer presente este tipo de síntomas a lo largo de todo el embarazo.

Aunque se suela creer que en el embarazo las mujeres solamente pueden aumentar de peso, cabe tener en cuenta que la pérdida de peso leve durante el primer trimestre no es infrecuente.

Estreñimiento -quinta a sexta semana-
La progesterona es la responsable número uno del estreñimiento durante el embarazo. Producida en la placenta, tiene como función principal inhibir las contracciones de la musculatura lisa de las paredes uterinas. Su acción relajante de las fibras musculares se extiende también al aparato digestivo y, especialmente, al intestino. Esto hace que se reduzca la eficacia de las contracciones involuntarias de la musculatura lisa intestinal. En consecuencia, el estreñimiento puede aparecer en las primeras semanas, en consonancia con el aumento de los niveles de progesterona.

Otro cambio fisiológico que contribuye a acentuar el estreñimiento es el aumento de la capacidad del intestino de absorber agua. El organismo de la mujer necesita de una cantidad de líquido mayor y, por lo tanto, retiene más de la que llevan los alimentos. Entonces, las heces, drenadas de agua, se endurecen, y su tránsito se ralentiza todavía más.

A medida que avanza el embarazo, a las causas del estreñimiento, se añaden factores de tipo mecánico. La reducción de la actividad física y el peso del útero, que comprime el aparato gastrointestinal, ralentizando el proceso digestivo.

Cansancio y ganas de dormir -quinta a sexta semana-
Otro de los síntomas más comunes del embarazo es un cansancio intenso y aparentemente inexplicable que, frecuentemente, es acompañado de sueño excesivo. Incluso las mujeres que históricamente siempre han dormido poco, capaces de acumular múltiples tareas profesionales y deportivas, refieren tener esta sensación de cansancio extremo.

Micción frecuente -quinta a sexta semana-
Es posible que durante el proceso de gestación la mujer sienta ganas de orinar con mayor frecuencia debido a las hormonas del embarazo, al aumento del volumen de la sangre y también al crecimiento del útero.

Los cambios hormonales provocan que la sangre fluya más rápido por los riñones, lo cual a su vez hace que la vejiga se llene rápidamente y las ganas de orinar aparezcan más seguido.

Al tiempo que el embarazo avanza este síntoma empeora, ya que el útero presiona cada vez más la vejiga.

Alteración del gusto - quinta a sexta semana-
Uno de los primeros síntomas que permite detectar que una mujer está embarazada es su especial sensibilidad hacia los sabores y también a los olores.
En algunos casos, la mujer puede tener una percepción muy exagerada y distorsionada de los olores, mientras que en otros, puede llegar a perder casi ambos sentidos.
Todas estas alteraciones, que son habituales en los primeros meses de embarazo de cualquier mujer y que a veces se mantienen hasta el final de la gestación, son fruto de que la mujer produce una hormona llamada gonadotrofina coriónica .

Mareos - sexta semana-
La principal causa de mareos durante el embarazo se debe al aumento de las hormonas que causan que los vasos sanguíneos se relajen y se ensanchen.Así, contribuye a aumentar el flujo de sangre hacia el bebé, pero retrasa el retorno de la sangre en las venas a usted. Esto hace que la presión arterial sea más baja de lo normal, lo que puede reducir el flujo de sangre al cerebro y así causar mareos.


Este síntoma también puede ser consecuencia de los bajos niveles de azúcar en la sangre, que pueden ocurrir mientras el cuerpo se adapta a los cambios en el metabolismo. 

Durante el segundo trimestre, el mareo puede ser causado porque el crecimiento del útero ejerce presión sobre los vasos sanguíneos.

El flujo vaginal - octava semana-
Al principio del primer embarazo, muchas mujeres sienten la necesidad de ir al baño constantemente, ya que tienen la sensación de tener pérdidas vaginales sospechosas. Este aumento inusual de moco cervical es esperable y se debe a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la embarazada.

La llamada leucorrea se caracteriza por ser un flujo blanquecino de poco olor y aspecto lechoso, un signo normal en un embarazo por el efecto de las hormonas placentarias y por la fabricación del tapón mucoso que protege el útero de posibles infecciones.

Acné - décima semana-
Los cambios hormonales que se manifiestan en el cuerpo pueden producir una serie de cambios en la piel, entre los que se encuentra el acné. Por lo general, se presenta en aquellas mujeres que han tenido acné a lo largo de su vida, pero también puede aparecer en quienes no lo han tenido.

La aparición de acné se debe, en parte, a los altos niveles de hormonas andrógenas que circulan en el cuerpo. Ese tipo de hormonas estimulan las glándulas sebáceas de la piel y eso incrementa la producción de una sustancia grasosa llamada sebo.

Combinado con la capa de células muertas contribuye a que se bloqueen los poros, creando un ambiente favorable para que las bacterias se multipliquen rápidamente. Finalmente, todo eso provoca inflamación y erupciones de acné en la piel.

El acné durante el embarazo puede ser ligero, regular o incluso severo, y puede ocurrir en cualquier momento. Es clave considerar que, aunque en la mayoría de los casos es temporal, hay otros en los que dura todo el embarazo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas