Los cajeros automáticos "inteligentes" llegan al país: para ganarle a Banelco, hasta imprimirán tarjetas de crédito Más información
Más artículos

Pruebas de VIH: cómo son los tests hoy en día y dónde se pueden hacer

Pruebas de VIH: cómo son los tests hoy en día y dónde se pueden hacer
En ambos casos, se trata de formas sencillas de detectar si una persona es portadora del virus, lo cual permite iniciar el tratamiento adecuado
27.06.2019 14.20hs Health & Tech

La salud es uno de los principales pilares de la vida, sino el más importante. Conocer el propio estado de salud es fundamental para poder desarrollar una vida saludable y asegurarse el bienestar general desde ese punto de vista. Es aquí donde entran en juego los estudios y controles periódicos, que resultan importantes para poder saber si realmente el cuerpo se encuentra en estado saludable o no.

El test de VIH no es uno de los controles frecuentes, ni tampoco se encuentra entre los indicados regularmente. Sin embargo, es importante que quienes quieran hacerlo -o crean que lo necesitan- tengan la información adecuada acerca de cómo es, dónde se realiza y cómo son los resultados.

Existen dos tipos de prueba para conocer si el paciente tiene esta enfermedad: el test rápido y el convencional. Ambos tienen dos características en común. En primer lugar, la prueba busca en la sangre los anticuerpos que produce el organismo cuando ingresa el VIH. En segundo lugar, es necesario que quienes se sometan al test sepan que desde que el virus entra al organismo hasta que los anticuerpos se detectan en la sangre puede pasar hasta un mes.

Test Rápido de VIH
Antes de describir cómo funciona este tipo de prueba, cabe destacar que se trata de una técnica simple que no requiere de equipamiento complejo. Precisamente por eso, se configura como una herramienta clave para el acceso oportuno al diagnóstico en el primer nivel de atención.

En esta modalidad, se extraen unas gotas de sangre de la yema de un dedo y se las deposita sobre una tira reactiva, que arrojará el resultado pasados quince minutos. Si el resultado es negativo y el paciente está seguro de que no está en el período ventana -por el tiempo de posible exposición al virus-, es posible asegurar que no hay infección.
En cambio, si el resultado es positivo, es necesario realizar una extracción de sangre para hacer estudios complementarios que permitan llegar a un diagnóstico definitivo.

Test convencional de VIH
Es la forma más difundida y antigua de probar si una persona tiene esta patología. A diferencia de la prueba descripta anteriormente, se realiza una extracción de sangre para una prueba que se llama Elisa.

Al igual que en el test rápido, si el paciente no está en período ventana y el resultado es no reactivo, es decir, negativo, significa que no hay infección.

Por otro lado, si el resultado del Elisa es reactivo, es decir positivo, no es suficiente para saber si la persona está infectada. Por eso, es necesario extraer una segunda muestra de sangre para estudios complementarios que permitan llegar a un diagnóstico definitivo.

En ambos tipos de pruebas, si se confirma un resultado positivo, es necesario hacer una consulta médica y evaluar el tratamiento adecuado.
En este punto cabe mencionar que el tratamiento y los estudios son gratuitos y están garantizados por ley, tanto en hospitales públicos, como a través de obras sociales y empresas de medicina prepaga.

Es importante tener en cuenta que en la Ciudad de Buenos Aires hay diversas instituciones, públicas y privadas, donde se pueden hacer este tipo de pruebas. La lista completa está publicada en el sitio oficial del Gobierno de la Ciudad, lo cual permite acceder de forma rápida y sencilla a esta información.

¿Cuál es la situación del VIH en la Argentina?

La Secretaría de Gobierno de Salud estima que son 122 mil las personas que tienen el virus en el país, aunque un 30% de ellas lo desconoce. Del total de personas que saben que padecen esa patología o que son portadores, el 81% está en tratamiento y la mayoría de ellas se atiende en el sistema público de salud. Por otro lado, la relación hombre/mujer es de 2,4 a 1. ¿Qué significa esto? Que por cada dos hombres con VIH hay una mujer con el virus. En este sentido, cabe destacar que los casos en hombres están en crecimiento: uno de cada cuatro nuevos diagnósticos de VIH se da en hombres de 20 a 35 años que tienen sexo sin protección con otros hombres.

Además, de acuerdo a los datos difundidos por la misma cartera, en 2017 alrededor de 5.500 personas contrajeron VIH en la Argentina, 6.500 fueron diagnosticadas con el virus -el 35% de ellas en etapas avanzadas de la infección-. Además, la tasa de transmisión perinatal fue del 5% y 1.500 personas murieron por causas relacionadas con el sida.
Según indica la información oficial, estas cifras no han variado considerablemente en los últimos años.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas