Más artículos

Por qué el coronavirus crece exponencialmente y cómo "aplanar la curva"

Por qué el coronavirus crece exponencialmente y cómo "aplanar la curva"
El brote de la nueva cepa de coronavirus se expande día a día a nivel mundial y es importante saber cómo prevenir el contagio y la propagación
19.03.2020 18.10hs Health & Tech

La propagación de la nueva cepa de coronavirus empezó en China, en una ciudad conocida como Wuhan, hace poco más de dos meses. En los primeros días y semanas su expansión fue gradual y se limitó a los países cercanos, pero tiempo después la situación comenzó a agravarse.

Empezaron a aparecer casos en Europa, en algunos países de América del Norte, en Asia, y así empezó lo que hoy se sabe es una pandemia -así definida la situación por la Organización Mundial de la Salud (OMS)-. Esa realidad ha obligado a los gobiernos del mundo a tomar decisiones drásticas e inmediatas para prevenir que la enfermedad continúe su curso e infecte a más persona, algo que afecta y ha afectado severamente la salud pública mundial, los sistemas sanitarios de muchos países y la economía global.

El coronavirus se expandió de manera exponencial
El coronavirus se expandió de manera exponencial


Según los profesionales de salud pública, la propagación puede ralentizarse si la gente pone en práctica el "distanciamiento social" evitando los lugares públicos y, en general, limitando sus movimientos.

Aún así, si no se toman medidas, el covid-19 continuará expandiéndose exponencialmente durante meses. Para entender por qué, se puede utilizar una simulación acerca de cómo se extendería una enfermedad ficticia entre la población.

Desde el Washington Post diseñaron una herramienta que permite conocer cómo sería esa realidad. Como puntapié inicial, se propone suponer que si una persona sana entra en contacto con una persona enferma, la persona sana se contagia siempre.

Como en la vida real, en algún momento estas personas se recuperan. En esta simulación, una persona ya recuperada no puede contagiar la esa enfermedad a una persona sana, ni puede volver a enfermar tras entrar en contacto con un enfermo.

Poco a poco, la curva de personas enfermas -representada en color ocre- crece rápidamente a medida que la enfermedad se extiende y cae igual de rápido a medida que esas personas se van recuperando.

La expansión del coronavirus es mundial
La expansión del coronavirus es mundial


Para frenar la propagación de la enfermedad es necesario tomar medidas que impidan que la población circule y deambule libremente, tal como sucedió hasta ahora en muchos países. Es por eso que la gran mayoría de los gobiernos ha decidido aislar a la población con medidas como trabajo remoto obligatorio para aquellos que puedan, cuarentena de 14 días, limitar el transporte público, cerrar centros comerciales y suspender espectáculos.

Afortunadamente, hay otros modos de frenar un brote. Los responsables de salud han pedido a la población que evite reunirse en lugares públicos, que pasen más tiempo en casa y que guarden las distancias con otras personas. Si se reducen los desplazamientos y las interacciones, el virus tiene menos oportunidades de continuar por el camino de la expansión.

Sin embargo, algunas personas acabarán saliendo a la calle. Quizás no puedan quedarse en casa por motivos de trabajo u otras obligaciones, o quizás simplemente han decidido que no quieren seguir los consejos de las autoridades sanitarias. Esas personas no solamente tienen más posibilidades de enfermar, sino también tienen más posibilidades de expandir la enfermedad entre otros.

¿Qué pasa cuando una cuarta parte de la población continúa moviéndose mientras los otros tres cuartos adoptan la estrategia que los expertos en salud han denominado "distanciamiento social"?

Un mayor distanciamiento social hace que más personas permanezcan sanas. ¿Cómo lograr que la gente no salga? Uno de los métodos para forzar a las personas a no salir a la calle es eliminar la mayor cantidad posible de motivos para hacerlo.

"Controlamos el deseo de estar en espacios públicos cerrando esos espacios públicos. Italia ha cerrado todos sus restaurantes. China lo ha cerrado todo, y nosotros cerraremos cosas ahora también", asegura Drew Harris, investigador de salud de la población en la Facultad de Salud Pública de la Universidad Thomas Jefferson. "Reducir las opciones donde reunirse ayuda a que la gente se distancia socialmente".

Para simular un mayor distanciamiento social, en lugar de permitir que un cuarto de la población se mueva, la simulación permite ver qué sucede si sólo se permite mover a una octava parte.

Incluso con resultados diferentes, el distanciamiento social moderado normalmente funciona mejor que el intento de cuarentena, y el distanciamiento social exhaustivo suele funcionar mejor que cualquier otro. Aquí se puede ver una comparación del resultado de las simulaciones:

 


Hay un aspecto fundamental en el que esta simulación se distancia de la realidad: en las muertes que se producen en el mundo real por coronavirus. Actualmente son más de 9 mil los fallecidos como consecuencia de esta enfermedad, de un total de más de 230 mil infectados a nivel mundial.

Aunque el índice de mortalidad exacto aún se desconoce, hay grupos de población que tienen mayor riesgo de muerte como consecuencia de esta enfermedad, dadas las comorbilidades que padece.

¿Cuántas personas pueden morir, según los expertos?

Un científico realizó el año pasado un simulacro para estudiar qué ocurriría si un mortífero coronavirus se convirtiese en una pandemia global. Su simulación predijo que en 18 meses podrían morir 65 millones de personas en todo el mundo.

Se trata de Eric Toner, científico del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, quien no se extrañó cuando la noticia de un misterioso brote de coronavirus en Wuhan, China, salió a la luz a principios de enero.

Tres meses antes, Toner había realizado una simulación de una pandemia global con este virus.

"He pensado durante mucho tiempo que el virus más probable que podría provocar una nueva pandemia sería un coronavirus", explica Toner.

La simulación de Toner de una hipotética pandemia mortífera a causa de un coronavirus sugería que después de 6 meses casi todos los países del mundo habrían registrado casos. En unos 18 meses, podrían morir alrededor de 65 millones de personas.

Toner ideó en su simulación un virus ficticio denominado CAPS. El análisis, parte de una colaboración con el Foro Económico Mundial y con la Fundación Bill y Melinda Gates, examinó que podría ocurrir si una pandemia se originaba en una granja de cerdos en Brasil. El virus de Wuhan se ha originado en un mercado de mariscos en el que se vendían animales vivos.

El virus de la simulación de Toner era resistente a cualquier vacuna moderna e incluso más mortífero que el SARS, pero tan fácil de contraer como la gripe.

El simulacro del brote comenzó desde una escala muy pequeña: los granjeros comenzaron a tener síntomas parecidos a los de una gripe o una neumonía. A partir de ahí el virus se fue propagando a barrios colindantes, con una alta densidad de población y con un marcado nivel de pobreza.

Se cancelaron los vuelos y las reservas de viajes se redujeron en un 45%. El simulacro de Toner era tan realista que también incluyó la difusión de información falsa a través de las redes sociales.

Después de 6 meses el virus se había propagado por todo el mundo. Un año después, ya había matado a 65 millones de personas.

La gran pandemia de gripe española de 1918, considerada la más devastadora de la historia humana, mató a unas 50 millones de personas.

La simulación de la pandemia de Toner también hablaba del desencadenamiento de una crisis financiera global: las Bolsas caerían entre un 20% y un 40% y el PIB mundial se desplomaría en un 11%.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Health & Tech en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Health & Tech
Te puede interesar