Más artículos

Qué comen los principales líderes políticos del mundo

Qué comen los principales líderes políticos del mundo
La dieta es uno de los elementos clave en la vida y en el bienestar de cualquier persona; cómo se alimentan los líderes políticos más importantes del mundo
20.03.2020 19.05hs Health & Tech

El estilo de vida de los dirigentes políticos, su dieta y su práctica deportiva tienen un impacto social y marcan tendencias en cuanto a las políticas económicas relacionadas con el consumo y la alimentación, los niveles de sobrepeso y obesidad, los cambios en el patrón de la dieta, según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). Por ello, han decidido contrastar el ejemplo que dan con su estilo de vida y alimentación cinco de mandatarios como Trump, Putin, Merkel, Macron y Sánchez.

Vladimir Putin

Rusia es un país con 25,7 por ciento de obesidad y 11,1 por ciento de inactividad física poblacional, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según el Instituto europeo, su presidente, Vladimir Putin, practica ejercicio físico intenso y cuida su alimentación. Así, empieza el día con natación; después, realiza un entrenamiento de fuerza y resistencia en su gimnasio. Desayuna después de entrenar, en general huevos en tortilla o crudos de codorniz, frutas y frutos secos, "porridge" de trigo sarraceno con mijo -un revuelto tradicional escocés- y miel originaria de Altai.

 

Se puede decir, entonces que su dieta es variada, saludable y equilibrada. Realiza un desayuno completo con proteína de alto valor biológico en forma de huevos, frutas frescas y de temporada como fuente de vitaminas y minerales y frutos secos para completar con grasas insaturadas de calidad.

Donald Trump

El presidente estadounidense es "el más transparente de los mandatarios en este sentido", de acuerdo a los criterios del Instituto, ya que es el único que "publica los resultados de su examen médico anual". Según el informe de 2019, el presidente de EE.UU se encuentra en "muy buena salud" a sus 73 años, a pesar de su problema de colesterol y su IMC de 30,4, que lo ubicaría en la categoría de "obesidad leve".

 

Sin embargo, la alimentación promovida por Donald Trump "causa bastante polémica", dado que es un gran defensor de la comida rápida e hipercalórica. Este tipo de productos son responsables de altos niveles de obesidad e inactividad física, enfermedades coronarias y respiratorias, cáncer, diabetes y problemas renales, y se constituyen como uno de los principales problemas dentro de los Estados Unidos y también a nivel mundial.

Últimamente, el mandatario ha sido "duramente criticado" por incentivar el consumo de comida basura, incluida la pizza, en los colegios y por reducir las raciones de frutas y verduras en los comedores estudiantiles, al punto de haber catalogado la pasta de harina vegetal como verdura.

Angela Merkel

La canciller alemana Ángela Merkel, de 65 años de edad, comenzó a implementar una dieta rica en frutas y verduras, vitaminas y minerales antioxidantes en 2014, tras haber sufrido una fractura ósea. La consecuencia directa en su cuerpo fue la pérdida de diez kilos de peso en tan sólo cuatro meses, un objetivo difícil de cumplir por la edad de la mandataria.

 

Esto tiene que ver con las alteraciones hormonales asociadas a la menopausia y, especialmente, con la bajada de estrógenos que provocan muchos cambios en el cuerpo de la mujer tanto en su masa grasa como en la masa ósea y muscular.

Cabe recordar que Alemania, con 25,7 por ciento de obesidad y 23,4 por ciento de inactividad física, introducirá a partir de abril próximo la etiqueta de calidad del llamado semáforo de la alimentación sana, pero solamente de forma voluntaria por parte de aquellos proveedores que deseen sumarse a la iniciativa.

Emmanuel Macron

La base de la alimentación de su presidente, Emmanuel Macron, son los alimentos de origen vegetal en todas sus formas. Estos alimentos le permiten cubrir sus requerimientos de vitaminas, minerales y fibra. Debido a que practica varios deportes con frecuencia, entre ellos el fútbol, el savate -un arte marcial francesa-, el esquí acuático y el tenis, en su dieta no pueden faltar los hidratos de carbono complejos que le aporten la energía que necesita.

 

En cuanto a la política alimentaria, Francia está avanzando en un Proyecto de Ley que entrará en vigencia en 2021 para mejorar la calidad nutricional de los alimentos y fomentar hábitos más saludables en la población. Puntualmente, se trata de la introducción del semáforo nutricional que se aplicará no sólo en el etiquetado, pero también en los anuncios de publicidad televisivos y se podría evitar solo si se paga la correspondiente contribución económica.

Pedro Sánchez

El presidente español, Pedro Sánchez, trata de mantener una rutina deportiva de tres veces a la semana, alternando 'running', bicicleta o pesas en el gimnasio, según declaró en una entrevista.

 

En cuanto a la alimentación, el primer mandatario sigue una dieta mediterránea equilibrada, abundante en verduras, ensaladas, carne y pescado a la plancha, según ha señalado él mismo en anteriores entrevistas. Realiza las tres comidas clásicas, controla las cantidades y no se saltea la cena.

El hecho de limitar los cafés a dos al día, insistir en la alimentación poco procesada y tratar de mantener su práctica deportiva al menos 3 veces por semana supone una ventaja a la hora de conciliar el sueño y favorecer un descanso nocturno de calidad.


Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Health & Tech en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Health & Tech
Te puede interesar