Más artículos

Este es el peligroso motivo por el que jamás tenés que aguantar un estornudo

Este es el peligroso motivo por el que jamás tenés que aguantar un estornudo
Es común que las personas aguanten el estornudo, generalmente por modales o para no hacerlo en público, pero hacerlo esconde un riesgo
Por iProfesional
30.12.2020 17.01hs Health & Tech

¿Quién no aguantó el estornudo alguna vez? Por modales, por no hacer ruido, para no molestar a otras personas que están en el mismo lugar, o por otros motivos, lo cierto es que este es un hábito muy común. Casi tan común como escuchar, cuando se aguanta el estornudo, que es peligroso hacerlo y que no debería ser un hábito frecuente. 

Pero, ¿cuánto hay de cierto en este peligro?

Muchas personas piensan que es el riesgo de aguantar el estornudo es un mito, como la idea de que es perjudicial para la salud comer sandía y tomar vino al mismo tiempo. Sin embargo, hay algo de cierto en el primer caso. De hecho, así lo indica un artículo publicado en BMJ Case Reports, de acuerdo a lo explicado por el sitio Hipertextual. Allí se manciona el caso de un hombre de más de 30 años que sufrió una consecuencia por haber aguantado un estornudo.

Nunca se debe aguantar el estornudo, es decir, no se deben cubrir la boca y la nariz al mismo tiempo
Nunca se debe aguantar el estornudo, es decir, no se debe impedir que salga el aire

Cuando se lee el título del estudio ya se puede percibir que se trata de una experiencia desagradable: Chasquidos, crujidos y estallidos: cuando los estornudos provocan crujidos en el cuello. 

Este es el riesgo de aguantar el estornudo

En el trabajo se cuenta lo que le sucedió a un hombre de 34 años, quien no tenía patologías previas. El paciente llegó a un servicio de guardia con mucho dolor que se manifestaba al tragar y que, además, le provocaba cambios en la voz. Fue entonces cuando le contó a los médicos que todo el cuadro comenzó después de haber intentado aguantar un estornudo, momento en el que tapó simultáneamente su boca y su nariz.

Apenas aguantó el estornudo se dio cuenta de que había algo que estaba mal en su cuerpo. Sintió algo similar a un estallido en el cuello, a lo que en un principio no le dio importancia, pero que le resultó más alarmante cuando comenzaron las molestias en la garganta.

Cuando los expertos lo auscultaron en el hospital percibieron el sonido de múltiples estallidos que se extendían desde su cuello hasta su caja torácica. Esto parecía deberse a un fenómeno, conocido como síndrome de Hamman, que se da cuando el corazón late contra un tejido lleno de aire. Entonces, era necesario saber a qué se debía esa presencia de aire. Fue por eso que le realizaron una exploración de los tejidos blandos, tanto del cuello como del pecho, que finalmente resolvió el misterio: se había roto la nuca.

Se trata de una lesión que se puede producir por varios motivos, como un traumatismo en el cuello o vómitos muy intensos. Claramente, en el caso de este hombre estaba relacionado con el hábito de aguantar el estornudo. Al hacerlo, impidió que el aire generado por este saliera correctamente del cuerpo.

El hombre refería dolores de garganta y cambios en la voz
El hombre refería dolores de garganta y cambios en la voz

Qué le pasó al paciente

En el trabajo se indica que el hombre se recuperó luego de un período de reposo, durante el cual también recibió antibióticos y alimentación por sonda. El dolor era tan elevado que le impedía tragar y hablar adecuadamente. Luego de unos días pudo volver a su casa.

Es importante tener en cuenta que en este caso la solución fue relativamente rápida y sencilla, pero hay otras personas que, al aguantar un estornudo, han experimentado  lesiones, como la perforación de la membrana del tímpano o la rotura de una aneurisma.

Es por eso que se debe evitar por todos los medios aguantar el estornudo, dado que puede provocar una serie de consecuencias molestas y riesgosas para la salud

Temas relacionados
Health & Tech en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído