Más artículos

Nordelta: aprueban el ingreso de colectivos y ya hay un amparo

Nordelta: aprueban el ingreso de colectivos y ya hay un amparo
El Concejo Deliberante de Tigre lo avaló por unanimidad. Los vecinos consideran que esta medida vulnerará el "doble anillo concéntrico" del lugar
14.12.2018 10.55hs Legales

En una sesión extraordinaria, el Concejo Deliberante de Tigre aprobó de manera unánime una ordenanza que autoriza en los próximos 90 días el ingreso de la línea 723 de colectivos en Nordelta, el exclusivo emprendimiento inmobiliario fundado casi veinte años atrás por el empresario Eduardo Costantini.

El conflicto ya llegó a los tribunales. Días atrás, dos vecinos presentaron un amparo ante un juzgado en lo contencioso administrativo de San Isidro.

La norma, impulsada por el intendente massista Julio Zamora, permite desdoblar los recorridos de la línea para "optimizar el transporte de pasajeros en algunas localidades del partido" para "cubrir necesidades de la población que se fueron manifestando con mayor intensidad a partir del crecimiento urbano y poblacional", indicó el diario La Nación.

Los vecinos consideran que esta medida vulnerará el "doble anillo concéntrico de seguridad" de Nordelta, el sistema de control de acceso, domos y cámaras de vigilancia del complejo.

Aunque la ordenanza no contempla mecanismos de vigilancia para las unidades que ingresen al complejo, Zamora afirmó que están abiertos a consensuar "una propuesta que lleve tranquilidad a los vecinos", agregó el matutino.

Algunos delegados barriales presentaron a la Comisión de Transporte del Concejo Deliberante un proyecto alternativo que preveía que MaryGo sumara unidades más grandes, nuevos puntos de transferencia y pasajes gratuitos para residentes y empleados, que fue descartado.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas

Análisis

Cómo impacta en las Pymes el convenio para eliminar la doble imposición con Brasil

Impuestos | Por Alfredo J. Martínez, Director de Impuestos Internacionales de Lisicki Litvin & Asociados