29.11.2021
DÓLAR
99.75 / 105.75 0.00%
BLUE
198.00 / 201.00 0.00%

La Corte Suprema dispuso el regreso a la presencialidad plena del Poder Judicial

La Corte Suprema dispuso el regreso a la presencialidad plena del Poder Judicial
Lo dispuso en la acordada n°24/2021. Quedan exceptuados los trabajadores que presenten factores de riesgo o comorbilidades. Puntos destacados
Por iProfesional
15.10.2021 10.05hs Legales

La Corte Suprema dispuso este jueves el retorno a la presencialidad plena en el Poder Judicial a partir del próximo 20 de octubre, excepto para los trabajadores con factores de riesgo o comorbilidades.

La acordada 24/2021 pretende  "adoptar las medidas tendientes a la normalización del servicio de Justicia" tras los decretos de flexibilizaciones emitidos por el Gobierno nacional el pasado 1° de octubre para la Administración Pública Nacional.

Solo podrán solicitar la licencia extraordinaria prevista en las acordadas 4/2020 (modificada por la 6/2020), 31/2020 14/2021, que los habilita a prestar funciones de manera remota exclusivamente, los magistrados, funcionarios y empleados que padezcan alguna inmunodeficiencia o sean pacientes oncológicos o trasplantados, en los términos y alcances de la resolución 627/2020 (y sus modificatorias) del Ministerio de Salud de la Nación.

Además, dispuso "mantener en las la delegación de facultades de superintendencia en las respectivas autoridades con la finalidad de normalizar la prestación presencial del servicio de justicia en el ámbito de sus fueros y jurisdicciones.

También recordó a todo el personal judicial que concurra a los tribunales y dependencias para prestar servicios que deberá adoptar todas las medidas de prevención, higiene, movilidad y transporte emanadas de las autoridades competentes, como así también los protocolos establecidos por este Corte y las respectivas autoridades de superintendencia.

Sin embargo, los magistrados aclararon que la disposición "regirá mientras dure la situación epidemiológica actualmente imperante" y en la medida en que la propia Corte, en coordinación con el Poder Ejecutivo Nacional y las autoridades sanitarias nacionales, no disponga lo contrario.

La acordada fue firmada digitalmente por los magistrados Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkratz, Elena Highton y Ricardo Lorenzetti.

División interna

La renuncia de Highton de Nolasco blanqueó un nuevo esquema de poder en el Tribunal Superior, con el retroceso de Lorenzetti que parece definitivo.

"El que a hierro mata, a hierro muere", dicen en los pasillos de cuarto piso del Palacio de Tribunales, en referencia a la situación de desventaja que ha quedado el expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

Fueron 14 años de dominio absoluto del hombre de Rafaela, Provincia de Santa Fe. Si bien fue designado en la Corte en 2004, después de qué, entre destituciones y renuncias, Néstor Kirchner forzó la salida de Adolfo Vázquez, Julio Nazareno, Eduardo Moliné O’Connor, Guillermo López y Antonio Boggiano, su verdadero control se consumó en 2007.

Con Lorenzetti ingresaron otros ministros, entre ellos Highton, pero la cabeza del Poder Judicial pasó de tener nueve integrantes, a quedar provisoriamente con siete miembros y a la espera de que se jubilen o renuncien otros dos, para quedar establecida en cinco, como marcaba la ley que mando a sancionar el kirchnerismo.

Inmediatamente Lorenzetti comenzó a diseñar un esquema de construcción de poder. Con la ahora renunciada Highton, con el ya mas anciano Carlos Fayt, y con un acuerdo con Juan Carlos Maqueda, comenzó a mover los hilos cual titiritero y en 2007 se quedó con la presidencia de la Corte Suprema.

Desde entonces hasta hace una semana, la manejó a su antojo. Mientras el Ejecutivo iba cambiando de manos y el Congreso se renovaba, la Corte bailaba el ritmo de Lorenzetti, quien se acercaba y alejaba del poder político de acuerdo a sus propias estrategias.

Incluso cuando Mauricio Macri llegó al poder y encontró dos vacantes en el cuerpo y designó entonces dos nuevos ministros sobre cinco, no pudo controlar al Tribunal. Carlos Rosenckrantz y Horacio Rosatti, los enviados del presidente, no pudieron sobreponerse a Lorenzetti.

Afectada por una estrategia fallida, Highton de Nolasco decidió dimitir para no exponerse

Según dicen, por incumplimientos diversos, Rosatti se desmarcó y se alió provisoriamente a quien era su rival potencial, el hombre de Rafaela. Y entonces, Rosenckrantz se quedó con la presidencia pero sin poder. Todas las causas importantes para el gobierno de Macri, le salieron en contra por 4 a 1, con el presidente del Tribunal sin poder, votando en soledad.

Pero ahora la cosa cambió. ¿Por qué? "Porque Rosatti vino a ser presidente no a hacerle la segunda a Lorenzo (lo llaman en Tribunales Lorenzo de Medici al doctor Lorenzetti), y armó hasta que tuvo la oportunidad. No te olvides de donde viene Maqueda", dice una fuente judicial.

Es cierto, no hay que olvidarse. Juan Carlos Maqueda viene de la política, antes de ser integrante de la Corte fue Senador, por Córdoba, su provincia natal. Era hombre de José Manuel De la Sota y ahora es muy cercano al gobernador Juan Schiaretti, probablemente el gobernador peronista mas autónomo y refractario al gobierno.

Con él, cerró un acuerdo Rosatti. Pero le faltaba uno. Y fue por el presidente si poder, Rosenckrantz. "Le hicieron entender que si se aliaba al grupo iba a tener influencia y un modo de subsanar el ostracismo al que lo condenó Lorenzetti". Muchas veces en Tribunales, subsanar se usa como sinónimo de "vengarse".

Juntos los tres ya conformaban una mayoría. Lorenzetti supo lo que se le venía, porque si algo ha desarrollado en todo este tiempo, es un sistema de información propio dentro del Palacio de Tribunales que envidiaría la Stasi, pero no siempre la información es poder, ya no estaba en condiciones de hacer nada.

Tiró un manotazo de ahogado: con Highton decidieron no asistir al Acuerdo virtual para la definición de autoridades por los próximos 3 años, pensando en que Rosatti no se arriesgaría al escarnio público que podía implicar votarse a sí mismo para presidente, y que mucho menos, Rosenckrantz se votaría a sí mismo para vice. Se equivocó. En un cuerpo de solamente cinco miembros, con semejantes disputas, si uno no se vota a sí mismo, nada se destraba.

Golpeada por esa estrategia fallida y la pérdida de privilegios que significa el alejamiento del calor del poder, Highton de Nolasco decidió pasar a cuarteles de invierno, dimitir para no exponerse y terminó de condenar a Lorenzetti al ostracismo. Su única aliada, la que le permitía necesitar negociar solamente una voluntad más para dar vuelta la tortilla y recomponer su poder, se fue.

Está cambiando el esquema de poder en la Corte Suprema con el retroceso definitivo de Lorenzetti

Comienza otra etapa en la Corte Suprema, una que sucede a la de un mandato único de 14 años, bajo la batuta de Rosatti, un peronista "con principios" que le renunció a Néstor al Ministerio de Justicia, porque no le gustó el precio de una licitación de cárceles. Pero es un juez político, como debe serse en la Corte. No llegó paraa aprender de política como Rosenckrantz, llegó sabiendo y fue paciente para hilvanar su arribo a la presidencia.

A Cristina no le gusta Rosatti, Alberto lo fustigó cuando el actual presidente era jefe de Gabinete y el ahora presidente de la Corte le renunció a Kirchner. Juan Manzur no debe ni tener el teléfono y el ministro de Justicia, Martín Soria intentó acercarse sin mucho éxito, mediante algunos allegados.

Viene una etapa diferente sin dudas, por ahora hay desconcierto y expectativa sobre hacia donde va esta Corte, la de Rosatti.