Más artículos

"La City versus La Matanza": ¿por qué festeja el mercado mientras la economía está en picada?

El término es la versión criolla del conocido término "Main Street versus Wall Street", que habla de las diferencias entre la "calle" y las inversiones
Por Leandro Gabin
06.02.2019 16.54hs El Lobo de la City
Los números de la economía siguen mostrando que el piso de la crisis (y la salida) es desconocido. Por un lado, se conocieron datos de la construcción y la industria con derrumbes del 20% en diciembre. Se cree que después de un 2018 con caídas del 5%, aún no habrá rebote. Esto, que confirma la gravedad de la recesión, va muy a contramano de lo que se ve en el plano financiero.
 
El Merval sube 20% en el año, hay papeles como los bancarios que trepan hasta 35%, bonos que se aprecian alrededor del 10%-15% y el dólar sigue por debajo de la zona de no intervención con un Banco Central que ya compró u$s560 millones en enero y ya 270 millones en lo que poco que transcurrió de febrero
 
¿Qué es esta dicotomía? Tal como explica Marcos Buscaglia, ex banqueros de Citi y Bank of America y actual socio de Alberdi Partners, es la vieja rivalidad entre "Main Street y Wall Street", o sea la diferencia entre lo que pasa en la "calle" con la economía y lo que sucede en los mercados. La versión criolla de ese dicho en Nueva York, acota Buscaglia, bien podría ser "La City versus La Matanza"
 
"Siempre es así, el mercado financiero se anticipa. Cuando hay recesiones lo primero que cae es el sector financiero. Los números de la economía real son malos, peor de lo que estimábamos. Y los mercados ya están priceando la salida de la recesión", indicó el especialista. 
 
Esto es así porque siempre un ajuste monetario termina estabilizando la inflación, a lo que se suma la tranquilidad cambiaria (condición necesaria pero no suficiente para predecir cuándo va a repuntar la economía). Los precios de los activos rebotan siempre antes que la actividad, como también predicen que las condiciones van a empeorar (recuérdese el 2018). 
 
Buscaglia, uno de los hombres más escuchados en la City, dice que los primeros indicadores de octubre no eran tan malos como los de diciembre (caso industria, construcción). "Lo que pasó es que estamos viendo un ajuste muy fuerte en inventarios, con estas tasas los inventarios te queman y cortas importación y producción. Vamos ver cuándo se empieza a estabilizar", acota.
 
Por el contrario, el mercado financiero argentino está muy empujado por lo que pasa afuera. Y en ese sentido, hubo un cambio de visión de la Fed con respecto  a las tasas muy importante que tiene un impacto en los mercados globales (y en la Argentina)
 
Es por esto que seguramente se seguirá observando diferencias entre Main Street y Wall Street (o la City y La Matanza), donde unos están eufóricos y los otros esperando por ver la luz al final del camino. ¿En algún punto, ambos se encontrarán?
 
Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, lanzó una batería de twitts precisamente sobre esto. Y dijo:
 
-El veranito financiero todavía no se ha traducido en mejoras de las variables reales. La inflación bajó de los niveles exorbitantes registrados en septiembre-octubre 2018, pero se mantiene cerca del 3% mensual (por alza de tarifas públicas) y en materia de actividad aún no se tocó fondo.
 
-Las primeras cifras de enero de 2019 muestran caídas interanuales que rozan o alcanzan los dos dígitos (además del retroceso desestacionalizado) en ventas minoristas, producción automotriz, despacho de cemento, recaudación por IVA y Seguridad social deflactadas.
 
-Que no se haya tocado el piso en materia de actividad implica que la recuperación se posterga aumentando la pérdida de ingresos fiscales y complicando el ajuste fiscal para alcanzar el equilibrio primario. Si dicha meta entra en duda, el "veranito financiero" se enfriará.
Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Zoom Recomendadas