NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Polémica

El multimillonario negocio de tierras de la Universidad de Harvard en América Latina

El multimillonario y controvertido negocio de tierras de la Universidad de Harvard en América Latina
La prestigiosa entidad educativa invirtió en haciendas en Chile, Uruguay, Argentina y Brasil. Pero la decisión solo le trajo dolores de cabeza
17.08.2018 08.41hs Management

Con un patrimonio propio de más de u$s36.000 millones, las arcas de la Universidad de Harvard superan en valor al PIB de países como Paraguay, Honduras, o El Salvador.

Como si fuera una empresa, la prestigiosa entidad educativa diversifica sus negocios, y en los últimos años decidió invertir en tierras en América Latina.

Se trato de una decisión controvertida, ya que terminó recibiendo acusaciones por mal manejo ambiental, por adquirir predios con "grises" en sus títulos de propiedad y además, haber hecho un mal negocio.

En 2007, cuando las bolsas de valores se desplomaban en todo el mundo, los asesores financieros de Harvard decidieron una estrategia de comprar tierras agrícolas en países en desarrollo, incluyendo en América Latina, esperando que esas haciendas mantuvieran la rentabilidad que ya no se veía en Wall Street.

Harvard invirtió en tierra rural en Uruguay, en Chile, en Argentina y Brasil, entre otros países de la región, recordó BBC Mundo.

Pero en octubre de 2017 la Harvard Management Company, la empresa que administra las inversiones de la universidad, anunció que disminuía en u$s1.000 millones el valor estimado de su portafolio de inversiones en recursos naturales en todo el mundo, para reflejar el pobre desempeño de esos negocios.

Se anunció entonces, entre otras medidas, la puesta en venta de una hacienda en Uruguay, cuyo valor se estimaba en u$s120 millones e incluía 20.000 hectáreas de plantaciones de eucaliptus.

Irregularidades en Brasil

Por otra parte, la entidad educativa enfrenta una polémica legal por cuenta de otra propiedad en el estado brasileño de Bahía. Allí tiene un predio de 140.000 hectáreas, adquirido a través de la subsidiaria Caracol Agropecuaria.

Pero según detalla la agencia de noticias Bloomberg, algunos disputan si Harvard se lo compró a sus legítimos dueños.

Hace ya un tiempo varios campesinos de la región acudieron a la justicia brasileña para alegar que, hace más de una década, ellos practicaban agricultura de subsistencia en esos predios, que eran entonces de propiedad estatal.

Los campesinos aseguran que un grupo de hacendados brasileños los sacaron a la fuerza de ahí, se hicieron de manera irregular con los títulos de propiedad y después se los vendieron a Harvard.

Las autoridades brasileñas llevan años estudiando esas versiones de supuestas irregularidades, recordó BBC Mundo.

Un informe presentado en 2014 por una comisión estatal sostenía, según Bloomberg, que su recomendación era revocar los títulos de propiedad, ante lo que describió como un "festival de procedimientos irregulares e ilegales que resultaron en la usurpación de terrenos públicos", antes que Caracol, la firma asociada de Harvard, hubiese comprado esa tierra.

Las autoridades del estado brasileño de Bahía "están determinando si demandan para reclamar la propiedad de los títulos", advertía Bloomberg a fines de abril.

Pero no se conoce de medidas legales concretas que hayan sido tomadas contra Harvard, pese a que la disputa lleva tantos años en el ambiente.

Al ser consultada sobre el particular, en una declaración escrita a BBC Mundo, la Harvard Management Company dijo que esa entidad tenía por política no hacer comentarios sobre "inversiones específicas".

Medioambiente

Harvard también es acusada por grupos ecologistas en al menos dos países latinoamericanos.

En Chile, el gobierno local de Chiloé anunció acciones legales contra Agricola Brinzal, perteneciente a Harvard, por talar bosques nativos y reforestarlo con especies extranjeras.

Según el Centro de Investigación Periodística de Chile, CIPER, "desde 2004 la Universidad de Harvard ha creado al menos once sociedades en Chile para explotar el negocio forestal".

"Una de ellas es Agrícola Brinzal, la que enfrenta dos procesos judiciales", supuestamente por la tala irregular de 76 hectáreas de bosque nativo, sostenía el medio chileno.

En Argentina, según Clarín, "Harvard posee tierras en el país y sus alumnos la acusan de explotarlas mal", añadiendo que "tiene 87.000 hectáreas en Corrientes, donde produce madera. Según los estudiantes, provoca daño ambiental".

Grupos de activistas, algunos estudiantes de la misma universidad, acusaron a la empresa de haber emprendido una explotación forestal que podría ser perjudicial para el medio ambiente.

La propiedad en cuestión estaba dedicada a la siembra de pinos y eucaliptos en una zona ambientalmente sensible, cerca de la reserva natural de Ibera en la provincia argentina de Corrientes.

Independiente de las controversias ambientalistas que afrontó en el pasado, Harvard parece haber tomado la decisión de reducir su participación en el negocio agrícola en América Latina y otras regiones del mundo.

Como sostiene un reciente informe en el diario londinense Financial Times al respecto de las explicaciones que han presentado los administradores financieros de la universidad, "el mensaje es que era complicado valorar adecuadamente los activos, era fácil pagar demasiado por esos activos al principio, la rentabilidad podía ser ilusoria, y reposicionar el portafolio de inversión podría tomar años".

Más sobre Management