Más artículos
Ser CEO de la transición: liderar en la incertidumbre de los primeros 100 días

Ser CEO de la transición: liderar en la incertidumbre de los primeros 100 días

Ser CEO de la transición: liderar en la incertidumbre de los primeros 100 días
Se requieren habilidades particulares para transitar este escenario de cambio gubernamental en medio de las difíciles condiciones para hacer negocios
Por iProfesional
10.12.2019 08.40hs Management

Se dice que los primeros 100 días de un nuevo líder al frente de una empresa son los que marcan el tono y el ritmo de cómo será su gestión de ahí en adelante. 

Y si bien la comparación entre liderar un Estado y llevar adelante una compañía fue más propia de la gestión saliente que hoy traspasa el mando a nivel nacional -ya que muchos de sus miembros tenían extensas trayectorias en el sector privado y poca experiencia en la administración pública- es cierto que este martes comienza un nuevo ciclo del país del cual aún se tienen pocas definiciones. 

Según la agencia de headhunting FESA Group, el sector empresarial de la Argentina se encuentra expectante ante esa situación y deberá, en los próximos 100 días al menos, liderar en la incertidumbre. 

"Este contexto condiciona el perfil de los CEO y el equipo directivo de las organizaciones, ya que se requieren habilidades particulares y muy específicas para transitar el escenario de cambio gubernamental del país; así como afrontar las difíciles condiciones de la escena local para las empresas", indicaron en un comunicado 

El desafío para las empresas en este tiempo es poder planificar lo más certero posible sus negocios, acompañando la articulación de distintos modelos económicos producto del cambio de gobierno. La expectativa está centrada en las nuevas medidas económicas que anunciará el nuevo Presidente, Alberto Fernández, y los resultados de los primeros 100 días de gestión.

Para FESA Group Argentina, las fortalezas de quienes seran los "CEO de la transición" están integradas por un perfil financiero con una mirada global del negocio, foco en la rentabilidad y gran experiencia en situaciones críticas en mercados volátiles y de incertidumbre. Tendrán que ser hábiles para gestionar temas como la recesión económica, restricción cambiaria, inflación, temas impositivos y restructuración de deuda, entre otros.

La consultora asegura que la demanda en las cúpulas de las empresas se mantiene con cautela, aunque ya se empezaron a concretar movimientos en el sector corporativo: pases de altos ejecutivos de empresas multinacionales que deciden regresar a sus países de origen y ejecutivos locales que deciden emigrar para buscar nuevos horizontes fuera de la Argentina en pos de una mejor calidad de vida y crecimiento económico.

En lo que respecta a la esfera pública, FESA Group estima que hay 4.000 ejecutivos que hace 4 años se volcaron al Estado para aportar su experiencia en Ministerios tales como Economía, Producción y Energía, y que hoy están tratando de reinsertarse laboralmente en el ámbito privado. "Son candidatos que cuentan con una gran experiencia profesional. Han ganado un 'know how' muy importante en situaciones críticas en los últimos años de gobierno que sumado a la experiencia previa corporativa, se vuelve un mix más que interesante que las empresas van a demandar", se lee en el informe elaborado por Bernabé O-Rourke, Associate Director FESA Group Argentina.

"El punto crítico es que hoy no existe para todos estos candidatos una plaza laboral para insertarlos en el corto plazo. Sin embargo, tienen a favor que son perfiles muy sólidos profesionalmente, que pueden generar un impacto positivo desde los cargos que asuman. Y con un desfase de salario respecto a ajustes y beneficios de ejecutivos del mismo porte del ámbito privado. Esto, transforma a estos candidatos en mucho más flexibles y dispuestos a una negociación contractual que puede generar un equilibrio en el mediano plazo en la demanda laboral", resume el mencionado ejecutivo. 

También definió que el perfil que se solicita para los altos mandos y miembros de directorio son aquellos que hayan tenido experiencia en el exterior de al menos 3 a 5 años, que presenten solidez en el negocio que se desempeñan, sumando estudios de posgrado a los universitarios. Se valora fuerte liderazgo, gran adaptabilidad a los cambios, habilidad para aprender de experiencias del pasado y mejorarlas al futuro. Con sólidas habilidades de comunicación y escucha activa con sus equipos.

En cuanto a la edad de estos ejecutivos C-level, se encuadra una media general que se ubica entre los 45 y 55 años. Y FESA Group asegura que, en estos casos, hay una nueva valoración y mercado para los Maxi 50: son perfiles de ejecutivos que traen consigo una gran experiencia en el negocio. 

"Sin dudas, un cambio de Presidente y de partido de gobierno determinan un importante punto de inflexión para el rumbo del país y para todos los ciudadanos. Puntualmente para las empresas y en lo específico al Talent Management -que es nuestra especialidad desde hace más de 20 años en la región- también es un gran desafío gestionar en este momento trascendental", declaró Bernabé O-Rourke. "Sin embargo, sabemos que la variable diferencial es el Capital Humano, que es el que interpreta y acompaña los cambios. Generar este cuadro de situación fue un aporte desde nuestra especialidad para identificar perfiles y desafíos del segmento C-level en la escena actual", cerró.