Más artículos
El 5G y la promesa de cambiar la manera de comunicarnos

El 5G y la promesa de cambiar la manera de comunicarnos

El 5G y la promesa de cambiar la manera de comunicarnos
El cambio que involucra al 5G es tan significativo que lleva a tratarla como una nueva tecnología, una "Red móvil de quinta generación"
Por Ing. Claudio Muñoz*
02.07.2020 11.45hs Management

Si bien todos se refieren a 5G como una tecnología, para ser precisos deberíamos decir que es un conjunto de estándares globales de ingeniería para operar redes inalámbricas móviles.

Estos estándares fueron desarrollados por 3GPP "Third Generation Partnership Project", que surgió como una asociación colaborativa entre compañías de comunicaciones móviles. El objetivo era consensuar las especificaciones técnicas del sistema de comunicaciones globales de tercera generación para teléfonos móviles conocido como 3G.

El éxito de su labor consolidó la asociación y, a partir de ahí, comenzaron a trabajar en los estándares de los sistemas que irían surgiendo como el 4G y el más reciente 5G.

Estos nuevos estándares que conforman el 5G permiten ampliar la capacidad de transportar datos a velocidades considerablemente mayores que los estándares anteriores, como el 2G/3G y 4G, cuyas posibilidades ya están al límite y no serían suficientes para atender las futuras demandas esperadas de tráfico de datos que crecen a una tasa de aproximadamente el 90% por año.

Según datos de Ericsson (Ericsson Mobility Report), a comienzos del 2018 el tráfico de datos fue de aproximadamente 16 exabyte mensuales y, para el mismo periodo de 2019, el tráfico de datos alcanzo valores cercanos a los 30 exabyte por mes (un exabyte es equivalente a 1x1018 byte, es decir 1.000.000.000.000.000.000 byte)

Una nueva manera de comunicarnos

Una red 5G permitirá que interactuemos con objetos conectados de la vida cotidiana
Una red 5G permitirá que interactuemos con objetos conectados de la vida cotidiana

El cambio que involucra a 5G es tan significativo que lleva a tratarla como una nueva tecnología, "Red móvil de quinta generación", que cambiará la manera de comunicarnos.

¿Por qué? Porque referirse a 5G significa estar hablando de tasas de transferencia (velocidades) de datos significativamente mayores y latencias (demoras en generar la respuesta) mucho más cortas, ampliando considerablemente las capacidades.

Las aplicaciones iniciales de 5G incluyen la transmisión de múltiples contenidos de entretenimiento de alta resolución a múltiples usuarios, simultáneamente (por ejemplo, aplicaciones de video y juegos).

Además, permitirán en tiempo real controlar u operar equipos y dispositivos remotos para realizar tareas tales como cirugía, reparación de equipos en entornos hostiles, control de aeronaves y otros vehículos integrando los sistemas de evitación de colisión automotriz.

Otras aplicaciones avanzadas pueden incluir el control de dispositivos médicos en la superficie del cuerpo o implantados (por ejemplo, bombas de insulina o dispositivos cardíacos) o aplicaciones de realidad aumentada en teléfonos celulares.

Su despliegue permitirá que objetos cotidianos, como lavarropas, cafetera o un auto pueda conectarse e interactuar con nosotros y entre sí prácticamente en tiempo real.

Según los operadores, la latencia o demora que tendremos entre una acción que demandemos, por ejemplo, poner en marcha el lavarropas y la respuesta, es decir, que efectivamente el lavarropas se ponga en marcha, podría llevar a valores de 5 milisegundos, imperceptible para el ser humano.

Esta capacidad, tanto en tráfico como en velocidad de respuesta, promoverá el desarrollo y la expansión de internet de las cosas IoT ya que permitirá aumentar sustancialmente el número de dispositivos conectados (robots industriales, automóviles y parada de colectivos, entre otros tantos.

5G en la salud

Se prevén múltiples aplicaciones para el 5G en la salud
Se prevén múltiples aplicaciones para el 5G en la salud

Otro de los motivos por los cuales el 5G está cobrando tanta relevancia tiene que ver con su impacto en la salud.

Vale destacar que las señales de radiofrecuencia son clasificadas como radiaciones no ionizantes, ya que no cuentan con la energía suficiente para producir la ionización de la materia, como sí sucede con los rayos X que se clasifican como radiaciones ionizantes. Sin embargo, es sabido que la exposición a radiofrecuencias de muy alta intensidad de potencia puede producir efectos sobre la salud de las personas.

Analizado la incidencia que tendrá el advenimiento del 5G, podemos indicar que si bien sus estándares pueden ser desarrollados para operar en diversas frecuencias, su aplicación demandará el uso de frecuencias elevadas, del orden del GHz, denominadas frecuencias de microondas ya que su longitud de onda es muy pequeña, del orden del milímetro (mm).

Para poder operar en forma eficiente en esta banda de frecuencias, y poder atender las demandas crecientes, va a ser necesario desplegar un mayor número de radio bases, es decir, que se producirá una densificación de instalaciones de muy baja potencia de transmisión.

Si bien esto en primera instancia pareciera ser un factor que pondría en mayor exposición a las radiaciones de radiocomunicaciones (radiaciones no ionizantes), su efecto se vera atenuado por otras de las tecnologías que serán de aplicación en los sistemas 5G como son las "Smart antenas" o antenas inteligentes. Estas, en particular, se caracterizan por trabajar con lóbulos de radiación que transmiten la información solo en la dirección donde se encuentra el usuario que la demanda y no hacia una región o sector como sucede en la mayoría de las antenas instaladas hoy en día.

Finalmente, corresponde reconocer que, en el campo de la exposición a las frecuencias de microondas, la literatura científica aún tiene importantes lagunas, las cuales solo podrán eliminarse intensificando los estudios y trabajos de investigación en esta área.

Si bien los esfuerzos de investigación han comenzado, el efecto de las redes 5G en las exposiciones de la población a las señales de radiofrecuencia no se ha investigado tan a fondo como las exposiciones a las frecuencias más bajas. Sin embargo, las pruebas que se disponen indican que los niveles de exposición se mantendrán muy por debajo de los principales límites de exposición establecidos, en el caso de la Argentina a través de la resolución 202/98 del Ministerio de Salud y Acción Social.

* El Ingeniero Claudio Muñoz es docente de la carrera de Ingeniería Electrónica, y Director Académico de la Diplomatura en Ciudades Inteligentes y Desarrollo Sustentable del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA)

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ
Lo más leído
Más sobre Management