Más artículos

Electroingeniería se anima a buscar fondos en los mercados internacionales

Electroingeniería se anima a buscar fondos en los mercados internacionales
El grupo cordobés, implicado en la causa de los cuadernos, intenta obtener hasta $350 millones para financiar obras y cancelar deuda
Por Andrés Sanguinetti
07.12.2018 06.18hs Negocios

A pesar de que el Gobierno intentó correr al grupo de la construcción de dos de las obras energéticas más importantes del país, Electroingeniería resistió los embates y mantuvo su posición si bien debió ceder el liderazgo en los proyectos a sus socios chinos de Gezhouba.

Se trata de dos represas hidroeléctricas en la provincia de Santa Cruz, en las cuales el grupo cordobés sigue siendo parte de la obra, a pesar de su pasado kirchnerista y de que Gerardo Ferreyra, uno de sus fundadores, se encuentra en prisión por haber sido imputado en la causa de los cuadernos de Oscar Centeno.

Este escenario hizo que debiera resignar el liderazgo del emprendimiento a manos del conglomerado asiático, de mejor relación con el macrismo y que ahora lidera las actividades de construcción civil que se están llevando a cabo para levantar las represas Condor Cliff y La Barrancosa. Se trata de un contrato por u$s5.000 millones que el anterior gobierno kirchnerista le adjudicó a una Unión Transitoria de Empresas (UTE) de la que participan ambos grupos, además de la compañía sanjuanina Hydrocuyo.

Pero si bien estos cambios le han permitido sobrevivir a los embates oficiales, las cuentas del grupo se encuentran con ciertos problemas, al punto que hace unos meses debió postergar el pago de una parte de sus deudas.

En este marco, ahora Electroingeniería salió a buscar fondos frescos en los mercados de capitales, mediante la emisión de una serie de Obligaciones Negociables (ON) por hasta $320 millones.

Los títulos serán emitidos en el marco de un programa mayor por hasta u$s350 millones que el conglomerado cordobés tiene autorizado por parte de la Comisión Nacional de Valores (CNV) desde octubre del 2015.

Con este escenario como fondo, el período de suscripción de las ON comienza este viernes y finaliza el próximo 11 del mismo mes, mientras que el día siguiente se llevará a cabo la subasta pública.

Además, los títulos vencerán el 28 de abril del 2020 y ofrecerán tasa variable y durante el día de la subasta los inversores podrán presentar órdenes de compra vinculantes para suscribir las ON Clase II.

En tanto, la fecha de emisión y liquidación de los títulos se pactó para el 17 de diciembre de este año, con un monto mínimo de $50.000 para el tramo competitivo y de $10.000 para el no competitivo.

El prospecto de las ON que ya fue enviado por Electroingeniería a la Bolsa de Comercio aclara que la subasta se declarará desierta en caso de que se reciban ofertas menores a los $250 millones.

Mientras tanto, el grupo sigue adelante con la que se considera la obra de mayor relevancia para el sistema energético argentino como son las dos represas de Santa Cruz.

Le fueron adjudicadas en una licitación convocada por el anterior gobierno kirchnerista bajo el nombre de “Aprovechamiento Hidroeléctricos del Río Santa Cruz, Condor Cliff-La Barrancosa”.

Y si bien fue entregada a Electroingeniería por el kirchnerismo, también Cambiemos ratificó el contrato aunque con ciertas modificaciones que se aplicaron tras la asunción de las nuevas autoridades en la Casa Rosada y después de dos años y medio en los cuales las obras estuvieron frenadas.

Pero cuando Ferreyra fue implicado en el caso de los cuadernos de Oscar Centeno e imputado por el juez Claudio Bonadío, a cargo de la causa que investiga el pago de coimas en el negocio de la obra pública, las relaciones con las autoridades actuales fueron mutando de estado de ánimo.

En un principio, se explicó que la licitación se iba a mantener bajo el control de la misma estructura societaria. Pero, a medida que Bonadío profundizó las investigaciones el discurso oficial comenzó a variar.

Primero se intentó correr a Electroingenería de la obra. Pero luego se aceptó que el control operativo pase a manos de Gezhouba, teniendo en cuenta que el proyecto también forma parte de un acuerdo macro firmado por el presidente Mauricio Macri y su par chino y por el cual se firmó un swapp financiero para que el estado asiático aportara u$s11.000 millones para financiar la construcción de las dos represas y para obras en el Belgrano Cargas. Este convenio fue ampliado durante la cumbre del G20, de la cual participó Xi Jimping.

De todos modos, el cambio contractual no parece haber generado mayores problemas al grupo cordobés que a pesar de tener a Ferreyra alojado en el penal de Ezeiza, se anima a buscar fondos en los mercados internacionales.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas