LEÉ AHORA Pagan más por plazos fijos y comprás dólares más baratos: bancos apuestan al online y a que no pises la sucursal Más información
Más artículos

La disparada del dólar acelera la posibilidad de que se anticipe el aumento del precio de la nafta

La disparada del dólar acelera la posibilidad de que se anticipe el aumento del precio de la nafta
Los estacioneros dan por descontado que el próximo incremento partirá de un mínimo del 5%. La cotización internacional subió y mete más presión
Por Patricio Eleisegui
26.04.2019 06.10hs Negocios

Entre los estacioneros predomina la ausencia de certezas respecto del tiempo y el monto. Pero, tras la disparada que protagonizó el dólar durante la jornada del jueves, de lo que no se duda es que el aumento en el valor de los combustibles es inminente. 

Si bien en el segmento preveían una nueva suba para mediados de mayo, el salto de la divisa estadounidense culminaría por acortar los tiempos y no faltan las voces que anticipan incrementos a concretarse entre el cierre de abril y la primera semana del mes venidero.

En torno a las principales entidades que nuclean a los empresarios del expendio aseguran que, hasta el momento, ninguna de las petroleras brindó precisiones en cuánto al límite de la suba que viene y el momento en que esta entrará en vigencia. Sí dan por sentado que el aumento partirá de un mínimo del 5 por ciento.

De aplicarse ese aumento, el valor de la nafta súper en Capital Federal pasará a costar 42,40 pesos, mientras que la misma unidad pero de gasoil rozará los 40 pesos.

Desde CECHA, la confederación que nuclea a los comercializadores de combustibles, su gerente, Guillermo Lego, dijo a iProfesional que una suba del 5 por ciento se correspondería con el atraso que las petroleras vienen informando previo al alza ostentada por el dólar durante la mañana del jueves.

De ahí que, según el directivo, lo más probable es que las compañías fijen un incremento todavía mayor. "Con lo que ha ocurrido en las últimas horas podría darse una suba mínima del 10 por ciento, aunque lo más probable es que las empresas se cuiden de imponer algo así por cuestiones de malestar social. Podrían avanzar con una incremento basado en ese porcentaje aunque fraccionado en más de un mes", comentó a este medio.

Lego observó como lógico que las petroleras exijan nuevos aumentos en tanto las compañías hoy pagan un costo por barril hasta un 60 por ciento por encima del valor que abonaban en enero de este año. "Están abonando hasta 3.300 pesos por barril y subiendo. Y quedaron con precios viejos en términos de rentabilidad. La nafta de enero a esta parte subió algo así como 2 pesos mientras que el costo del petróleo se fue por las nubes en el mismo período. Necesariamente van a reclamar aumentos cuanto antes", expresó.

La incidencia del Brent

A la par de la trepada del dólar, en el segmento del expendio señalan que la fuerte suba que viene mostrando el crudo Brent internacional también presiona para que se avance con nuevos retoques en las estaciones de servicio.

En ese sentido, la renovada política implementada por Estados Unidos sobre las exportaciones iraníes derivó en un incremento en la cotización de ese hidrocarburo. El país del Norte anunció recientemente que reducirá a cero la compra de crudo al gobierno con sede en Teherán.

Como suele ocurrir siempre que se fija alguna nueva pauta comercial a los países del bloque petrolero de Oriente Medio, la reacción inmediata es un despegue en el valor del barril de Brent. Estados Unidos busca que Irán reduzca sus ingresos por la venta de crudo, negocio que hoy le garantiza regalías por 50.000 millones de dólares anuales.

"Esto que ocurre fuera de la Argentina se suma a la suba del dólar y complica muy fuerte el precio en el surtidor. Hay preocupación en el sector respecto de lo que puede pasar con el valor del litro a raíz de lo que pasó en las últimas horas con el tipo de cambio. A todo el sector se le hace cuesta arriba obtener rentabilidad con estas fluctuaciones", concluyó Lego.

Gabriel Bornoroni, titular de la Federación de Expendedores y Combustibles del Centro (FECAC), sostuvo ante iProfesional que "dos de los tres elementos básicos que hacen al precio del combustible han subido", por lo que es de prever que habrá suba en el corto plazo.

"El crudo Brent se incrementó en el último mes más del 7,5 por ciento y ni hablar lo que viene pasando con el dólar. Pasamos de unos 44,30 pesos el tipo de cambio a mediados de marzo a hablar de 47 pesos, como ocurrió en las últimas horas. Salvo el biocombustible, que no tuvo subas ahora, todos los demás elementos que hacen al valor del litro se fueron para arriba", señaló.

Aunque Bornoroni remarcó que de forma oficial las petroleras aún no informaron cuándo aplicarían la nueva suba y a cuánto ascendería ese incremento, lo cierto es que en la intuición del empresario la suba ocurrirá en breve.

"Se puede hablar de una tensa calma en los surtidores. Las petroleras ni siquiera confirmaron aún el incremento del 1° de mayo que empezó a circular en las últimas horas. Tranquilamente, con el contexto actual y lo ocurrido con el dólar, el aumento podría tener lugar este fin de semana o el siguiente. Ante la ausencia de precisión a nivel fecha de la suba, lo único que tenemos es la certeza de las variables para aumentar están dadas", dijo.

El empresario y directivo sostuvo que, dado el contexto de crisis económica imperante, las petroleras "deberían acompañar a la Argentina antes que al Gobierno" por lo que, de imponer nuevas subas, estas deberían aplicarse de manera gradual para no afectar todavía más la pérdida de demanda que hoy sufren las estaciones de servicio.

"Trasladar una suba fuerte como la que piden algunas empresas sería perjudicial. Un aumento del orden del 5 por ciento para empezar sería lo más conveniente. Y luego esperar a ver qué ocurre con el dólar y el crudo internacional de Brent. Hay que ser cuidadosos en este momento por cómo está la economía y el consumo en general", concluyó.

Última suba

A principios de abril, y en lo representa la última suba hasta el momento, la estatal YPF aumentó el precio de sus naftas en un 4,55% y del gasoil un 4,89%, como consecuencia del aumento en el Impuesto a los Combustibles Líquidos, el tipo de cambio y las variaciones en la cotización del Brent.

De esa manera, la compañía de mayoría accionaria estatal se sumó al incremento que implementado por aquellos mismos días por la firma Raizen, operadora de la marca Shell en la Argentina.

Como ocurrió en otras oportunidades, el mayor incremento porcentual en los precios del gasoil tuvo que ver con el componente importado de este combustible en el abastecimiento de la demanda local, ya que la Argentina es deficitaria en ese segmento.

Tras el aumento, los valores de referencia en la Ciudad de Buenos Aires quedaron fijados en 40,43 pesos para el litro de súper -previo al aumento costaba 38,67 pesos-, mientras que el litro de premium o Infinia alcanzó los 46,65 pesos -antes, 44,62-.

Por su parte, las dos variedades de gasoil treparon a 37,94 el litro de Diesel 500 –antes costaba $36,17-, mientras que el refinado Infinia Diesel aumentó a 44,40 pesos -antes, 42,33 pesos-.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas