El país se para hasta noviembre: empresarios suspenden inversiones por crisis política y temor por dólar

El país se para hasta noviembre: empresarios suspenden inversiones por crisis política y temor por dólar
El sismo interno y la falta de precio del dólar hace que las empresas suspendan proyectos, por lo menos, hasta después de las elecciones de noviembre
Por Andrés Sanguinetti
17.09.2021 17.17hs Negocios

Argentina, con sus elevados niveles de inflación; su alta presión impositiva; falta de estabilidad en las reglas de juego y las innumerables normas de regulación y control impiden, desde hace ya varios años, pensar en planes de inversión por parte del sector empresario.

A este panorama incierto se le suman la profunda crisis institucional en la que se sumergió el oficialista Frente de Todos y la falta de dólares en el mercado informal que puso un freno a las ventas de la moneda norteamericana y a su valor real.

En el establishment consideran que de la grieta en el seno de la Casa Rosada podría emerger un nuevo esquema de poder político en el propio seno del Gobierno nacional que por ahora desorienta a los hombres de negocios del país.

De hecho, este contexto de falta de certezas sobre el funcionamiento institucional puso en el freezer una serie de nuevos negocios y millonarios desembolsos que grupos y compañías de diferentes sectores tenían en carpeta.

Por lo menos, hasta que la situación se aclare, ya sea a partir de una nueva conformación del gabinete nacional que termine de definir Alberto Fernández; de que se entable una tregua entre el Presidente y Cristina Kirchner o luego de las elecciones de medio término del próximo 14 de noviembre cuando se supone que se podrá definir más claramente el mapa político de la Argentina.

Varios hombres de negocios consultados por iProfesional que, por entender la sensibilidad social del momento actual prefirieron mantener sus opiniones en el anonimato, pusieron en duda la continuidad de los planes de inversión que tenían pensado comenzar a explorar en el corto plazo, precisamente por no identificar interlocutores válidos en la Casa Rosada.

Ni siquiera las recientes declaraciones del Jefe de Estado sobre su decisión de ordenar el gabinete con una "fuerte impronta peronista" para enterrar la crisis lograron cambiar el mal humor del establishment.

De hecho, un importante desarrollador inmobiliario, con una millonaria carpeta de obras en su haber admitió haber congelado un nuevo proyecto en la zona porteña de Puerto Madero que iba a necesitar alrededor de u$s50 millones de inversión.

La incertidumbre cambiaria contribuyó a que los empresarios pusieran sus proyectos en el freezer

"No lo frené por el resultado electoral sino por la pelea entre Cristina y Alberto porque muestra que hoy por hoy no hay gobernabilidad", sentenció el empresario.

Como plantea el dueño de una de las mayores metalúrgicas locales, la esencia prioritaria del sector privado es acompañar la recreación de un círculo virtuoso de inversión que, a la vez, permita mejorar la formación académica de la sociedad y ayude a alivianar la mochila del Estado en soportar una mayor carga del sector público como empleador y en su función de asistencia a los sectores más necesitados.

Sin embargo, el empresario plantea sus dudas con respecto al momento actual de resquebrajamiento institucional en el marco de una transición política entre las PASO del domingo 12 de septiembre y las elecciones de medio término del 14 de noviembre.

"No es oportuno mandar un mensaje si apunta sólo a la captación de un mayor electorado, lo que hace falta es ir más allá y buscar un modelo que permita desarrollar ese círculo virtuoso", sostiene.

Del mismo modo, en una multinacional alimenticia compartieron la lectura del empresario inmobiliario y se mostraron preocupados por la pelea interna entre las dos figuras principales del Gobierno.

"Se trata de una disputa que descoloca a cualquier inversor y que no evidencia incentivos para generar nuevos negocios", sostiene el CEO de esta firma que ya había presentado su plan al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, pero que ahora espera que "se aclare este papelón" para ratificar la iniciativa.

Los empresarios aclaran que los procesos que ya se han puesto en marcha no se frenarán ni se verán afectados, tal como señalaron en una de las mayores automotrices del país, sector que precisa mantener activas sus líneas productivas para satisfacer la demanda interna y exportar y así, lograr que las autoridades nacionales aprueben sus necesidades de ingresar modelos y autopartes importadas.

Por la grave crisis política, empresarios frenaron los nuevos planes de inversión

Frenar todo hasta tener definiciones

"Cualquiera que esté pensando en negociar nuevos planes o en nuevas líneas de producción va a esperar para saber con qué funcionario deberá sentarse", argumenta el ejecutivo, quien de todos modos no cree que los cambios de nombres en el gabinete signifiquen también un cambio de rumbo en las políticas oficiales "se vaya quien se vaya".

En este caso, sus palabras hacen referencia al esquema regulatorio que recae sobre las terminales que tiene un efecto significativo en el negocio al aumentar los costos de producción y poner límites a la forma en que se venden y comercializan los automóviles.

"Consideramos que, más allá de posibles modificaciones en las áreas del gobierno nacional que tienen que ver con nuestra industria, se tome un nuevo rumbo en el esquema que hoy aplica sobre el sector la Secretaría de Industria", señaló otro ejecutivo del sector automotriz.

De hecho, admite que durante esta semana el organismo le aprobó a su empresa un proceso para producir baterías bajo las mismas regulaciones vigentes.

La falta de confianza en un cambio de rumbo económico que evidencian los hombres de negocios tiene que ver con un dato de la realidad: no hay dinero en el mercado para apuntalar una estrategia oficial diferente y se mantienen las dudas sobre la credibilidad del país hasta que se firme un acuerdo con el FMI que permita aspirar a un panorama de estabilidad por lo menos para los próximos años, estirando los vencimientos hasta el 2023 y dando oxígeno a las arcas oficiales.

"A pesar de que el Presidente rearme su gabinete, no abrirá la economía porque no pueden hacerlo", destacan en una metalúrgica con sede en la zona norte de la provincia de Buenos Aires.

En la empresa entienden que el Gobierno optará por pagar intereses de la deuda a con el organismo estatal a pesar de los reclamos de un sector del kirchnerismo para que esos fondos se distribuyan como ayuda social.

"La balanza es deficitaria y no hay cómo compensar ese dinero con préstamos, con lo cual hasta que la economía no se empiece a reactivar un poco es imposible pensar en que se modifiquen los esquemas actuales", advierten en la compañía.

A esto le suman las dudas con respecto a la evolución del precio del dólar, con un blue ene alza pero sin operaciones. "No se encuenetran billetes para comprar, por lo que no hay operaciones, menos con esta inestabilidad", admitieron.

¿Nuevo rumbo?

Más allá de esta mirada macro, en una de las grandes cadenas de retail reclaman previsibilidad a la hora de analizar las normas y regulaciones oficiales que se establecen sobre las inversiones.

"Lo importante no es si son o no más amigos del empresariado sino que respeten las reglas de juego y no las cambien o las corran luego de anunciados los planes", sostienen.

Igualmente, admiten que "no es un momento para tomar decisiones" y recomiendan a sus colegas "seguir trabajando" y "ver cómo termina esto", en un paréntisis que, suponen, tiene como horizonte final las elecciones de noviembre.

Cuestionan la "mezquindad" de la pelea de formas por entender que deja de lado la necesidad de la discusión de fondo para darle a la Argentina el marco legal para atraer inversores, sea cual fuera su origen y su rubro.

En el sector lácteo, en tanto, reconocen no tener por estas horas un claro panorama de lo que va a estar pasando en las áreas de gobierno que mantienen los vínculos con las empresas como, por ejemplo, la Secretaria de Comercio Interior, tras la renuncia presentada por su titular, Paula Español pero que no fue ratificada en el área presidencial.

En la industria automotriz  sólo se mantienen las actuales líneas de producción pero no hay nuevos planes en el  corto plazo
En la industria automotriz sólo se mantienen las actuales líneas de producción pero no hay nuevos planes en el corto plazo

"Creo que, como todos estamos sorprendidos por lo que está pasando y estamos a la espera de una resolución en pos de asegurar la gobernabilidad, aunque no consideramos que cambie mucho la política con el sector", agregan.

De igual modo, en una de las alimenticias líderes entienden que la grieta entre Alberto Fernández y CFK "no ayuda en un momento tan difícil por la situación de pandemia y de crisis económica y social en la que vive el país".

En el sector petrolero, el análisis es similar, a pesar de que, en plena pelea con el kirchnerismo, el propio Presidente presentó en sociedad el plan oficial para incrementar las inversiones en hidrocarburos.

Lo hizo explicando que la iniciativa tiene como objetivo "dar certezas" con un "plan que prevé 20 años de estabilidad en materia fiscal, un plan donde el que invierte conoce cuáles son las reglas y sabe que no serán alteradas".

Sin embargo, entre algunos ejecutivos de compañías con actividades en Vaca Muerta se sospecha que la pelea en el seno gobernante puede frenar el tratamiento del proyecto en el Congreso, con lo cual advierten que los planes atados a la puesta en marcha de las nuevas normas entraron en un compás de espera.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído