iProfesional

Como si fuera un deja vu: el Gobierno reflota recetas del pasado para combatir la crisis energética

Dar asueto a la administración pública y cortar la demanda al sector empresario ya fueron usadas durante las épocas de Alfonsín y el kirchnerismo
Por Andrés Sanguinetti
13/01/2022 - 12,49hs
Como si fuera un deja vu: el Gobierno reflota recetas del pasado para combatir la crisis energética

"La falta de inversión en la distribución eléctrica ha sido una de las herencias de 12 años de kirchnerismo". La frase marcó una de las premisas del gobierno de Mauricio Macri al asumir, la de responsabilizar a la gestión anterior de todos los males que afectaban al país en aquel momento.

Pero, en el caso de la energía, se trata de una verdad a medias ya que los apagones y cortes se suceden desde hace por lo menos 38 años en los cuales los diferentes gobiernos de turno no lograron resolver el problema de fondo.

Los expertos advierten que el país atraviesa una crisis energética producto de desequilibrios que el sector ha acumulado a lo largo de los últimos años y que ha transformado a la energía en un impedimento para el desarrollo económico del país para convertirse en un problema macroeconómico estructural.

Así es como, más que nada en verano y en épocas de ola de calor como la que vive el país por estos días con temperaturas un poco más arriba de los 40 grados, se repiten escenas del pasado, con cortes del servicio, protestas callejeras y funcionarios que deciden reflotar recetas viejas para evitar un colapso total del sistema.

El contexto actual no escapa a esta premisa si se tiene en cuenta las decisiones que el gobierno del presidente Alberto Fernández acaba de tomar para evitar que en los próximos días se repitan los reclamos de miles de usuarios de Edenor y Edesur que se quedaron sin suministro antes de la fiestas de Fin de Año y en las primeras semanas de enero.

Después de reuniones de urgencia entre los principales miembros del Gabinete nacional se tomaron dos medidas rescatadas del pasado lejano.

La primera, que el personal del Estado trabaje de modo remoto para ahorrar consumo en la administración pública nacional.

Y la segunda, pedirle a las empresas que recorten el uso de la energía entre las 13 y las 16 horas para liberar consumo que permita abastecer la mayor demanda residencial, teniendo en cuenta que la ola de calor hará que este jueves 13 de enero se llegue al récord histórico de 28.550 megavatios (MW).

La primera medida recuerda a la tomada en enero de 1989, cuando el gobierno de Raúl Alfonsín otorgó asueto a todo el personal estatal por una semana para ahorrar luz.

Además, llevó a cabo cortes programados de energía durante un año en el cual impuso apagones generalizados ante problemas graves de generación eléctrica.

 las empresas que recorten el uso de la energía entre las 13 y las 16 horas para liberar consumo
El Gobierno le pidió a las empresas que recorten el uso de la energía entre las 13 y las 16 para liberar consumo

De hecho, y después de 27 años, el macrismo utilizó la misma medida en el 2017, acuciado por la falta de energía y en medio de críticas por los aumentos que había otorgado a las empresas distribuidoras con el objetivo de blanquear el verdadero precio de la energía que luego debió dejar de lado.

A su turno, el kirchnerismo trató siempre de evitar cortes programados, en especial si afectan a los usuarios residenciales y por eso la opción más aceptada es la de que sea la industria la que ayude a sostener la demanda hogareña de electricidad.

Así fue definido a principios de esta semana, durante una reunión que mantuvieron el jefe de Gabinete Juan Manzur y el ministro de Seguridad Aníbal Fernández para analizar las variantes a mano que permitan mitigar la ola de calor.

A partir de ese encuentro se activó el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINEGIR) y se optó por descartar el regreso de un esquema de cortes programados y apoyarse en la solidaridad empresaria para que, las que no trabajen con ciclo continuado, reduzcan la demanda de energía y así atravesar los días de mayores picos de consumo sin protestas ni cortes masivos en los hogares.

Más de lo mismo

Así lo anunció este jueves la portavoz del Gobierno, Gabriela Cerrutti quien, junto con el secretario de Energía, Darío Martínez, explicaron que la mayor demanda de energía vienen de parte de las grandes empresas e industrias "que están participando en este círculo virtuoso de reactivación de la economía y que hoy en muchos casos van a hacer algún tipo de control del uso de energía durante las horas pico y de mayor demanda".

Sin embargo, referentes de empresas de diferentes sectores consultado por iProfesional, aclararon que la primera quincena de enero es la más elegida por las compañías para realizar paradas técnicas de producción a partir de otorgar vacaciones a sus trabajadores.

Es decir que el impacto de la medida oficial no sería fundamental para evitar la foto de nuevos cortes y protestas de usuarios, en especial en la zona del AMBA, donde operan Edesur y Edenor.

Según sostuvo el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, la industria consume el 30% de la demanda eléctrica, lo cual es cierto en momentos de plena tarea y producción creciente, pero no durante el receso de verano y con una economía que solamente viene recuperando en parte la caída de producción que sufre desde el 2018.

En enero de 1989,  el gobierno de Alfonsín otorgó asueto al personal estatal para enfrentar la crisis energética
En enero de 1989, el gobierno de Alfonsín otorgó asueto al personal estatal para enfrentar la crisis energética

Por el contrario, en una de las mayores alimenticias de la Argentina aseguraron que al Gobierno "no le queda otra que adoptar una medida de este tipo", a pesar de que la mayoría de las industrias en la primera quincena de enero no trabajan por receso o vacaciones y aprovechan a realizar mantenimiento. "Si estuvieran todas a full sería más problemático", agrega el empresario.

Desde el sector automotriz aseguraron estar actualmente sin producción por las paradas establecidas en las plantas a partir de las vacaciones.

De todos modos, uno de sus referentes sostuvo que la situación "está tan mal que no se puede hacer otra cosa, explotan ahora pero son producto de la falta de políticas adecuadas desde hace mucho tiempo y que lamentablemente van a seguir sin resolver los problemas".

En tanto, en una empresa de producción de energías renovables calificaron a la medida como "un parche" que puede tener utilidad en un escenario de contingencia como el actual pero que a mediano y largo plazo hacen falta nuevas inversiones y una campaña sólida y efectiva de eficiencia energética que reduzca el consumo en hogares, empresas, organismos. Además, advierte sobre el costo "ridículo" de la energía en el AMBA frena la existencia de incentivos, por ejemplo, para no tener innecesariamente prendidos a menos de 24 grados equipos de aire acondicionado o luces.

Del mismo modo, la medida de dar asueto administrativo a los empleados públicos es considerada como innecesaria y que sólo multiplicará el número de usuarios que van a usar aires acondicionados en sus casas, en vez de mantenerlos con medidas más simples de control en sus lugares de trabajo.

En cambio, desde la Fundación Pro tejer, cámaras y empresas de toda la cadena de valor del sector textil decidieron acompañar la iniciativa del Gobierno bajando el uso de la energía eléctrica al mínimo posible en los horarios solicitados para evitar mayores tensiones en el sistema.

"Entendemos que es un contexto atípico en términos de temperaturas muy superiores al promedio y en un contexto sanitario en el cual hay muchas personas en aislamiento por lo que resulta fundamental hacer todo lo posible para aportar en la disminución del consumo eléctrico", explicaron sus voceros.

De todos modos, reclamaron poner el foco en realizar las inversiones necesarias para fortalecer el sistema energético para que pueda acompañar el proceso de crecimiento productivo que ya se inició. "La industria está creciendo muchísimo y va a necesitar de potencia energética para continuar el proceso virtuoso de producción, consumo e inversiones", agregaron.

En tanto, en la Unión Industrial Argentina y en otras cámaras empresarias como Industriales Pymes Argentinos (IPA); la CAME y la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), esperan la comunicación oficial para analizar los pasos a seguir con el pedido de reducir el consumo en horario pico.

Temas relacionados