Anticipan un "futuro incierto" para las distribuidoras de gas

Un informe advierte sobre la discrecionalidad del marco regulatorio y la falta de políticas claras que deterioran la capacidad de pago de las compañías
Por Andrés Sanguinetti
03/05/2022 - 12,50hs
Anticipan un "futuro incierto" para las distribuidoras de gas

A una semana de que la fecha establecida para que se lleven a cabo las audiencias públicas que aprobarán nuevos aumentos a las tarifas de luz y gas, las perspectivas de que las distribuidoras de ambos servicios mejoren sus situaciones financieras por las subas que se definan parecen cada vez más lejanas.

Los encuentros se llevarán a cabo entre el 10 y el 12 de mayo próximos y el Gobierno ya avisó que se discutirán incrementos de entre el 17% y el 20%, además de comenzar a aplicarse un nuevo esquema de segmentación de tarifas que comenzaría a regir desde junio.

Sin embargo, un informe elaborado por la principal calificadora de riesgo internacional anticipa un incierto panorama para las compañías del sector.

Se trata de un documento elaborado por Moody´s que analizó la performance de Distribuidora de Gas Cuyana, una de las nueve distribuidoras de gas del país, con operaciones en Mendoza, San Juan y San Luis.

La empresa es controlada por Inversora de Gas del Centro (INCE), que posee el 51% del capital mientras que del 49% restante, el 48,07% corresponde a oferta pública y el 0,93% son acciones Clase "C".

Además, INCE es propietaria de Distribuidora de Gas del Centro, compañía que opera en Córdoba, La Rioja y Catamarca.

s
Las perspectivas de que las distribuidoras de luz y gas mejoren sus situaciones financieras parecen cada vez más lejanas

Audiencias públicas por tarifas de luz y gas: incertidumbre de las empresas

A pesar de venir reportando adecuadas métricas crediticias, no poseer deuda financiera y tener una liquidez adecuada, la calificadora de riesgo le acaba de bajar la nota a partir del alto riesgo y volatilidad que ofrece el marco regulatorio de este sector así como la decisión del Gobierno de seguir controlando las tarifas.

En el documento elaborado por la filial local de esta calificadora se explica que las compañías del sector mantienen en general un bajo nivel de apalancamiento financiero, pero han utilizado su capital de trabajo, principalmente el pago a proveedores de gas, como mecanismo de financiamiento para subsanar el deterioro en términos reales de sus ingresos.

Por eso, se advierte precisamente que las regulaciones oficiales para el segmento del gas se han vuelto más inciertas, afectando la evaluación crediticia de las compañías del sector.

De hecho, Moody’s espera que los márgenes de compañías como Gas Cuyana o Metrogas, entre otras, se deterioren en el 2022 "por aumentos del valor de distribución por debajo de la inflación esperada de costos".

Por eso, optó por bajar la calificación de emisor en moneda local de Distribuidora de Gas Cuyana a BBB.ar desde BBB+.ar y mantener una perspectiva negativa.

Según el documento, "la baja en la calificación de Cuyana refleja nuestra estimación de que los incrementos en el valor agregado de distribución otorgados por el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) en la última adenda de la Revisión Transitoria de Tarifas (RTT) se encontrarán por debajo de la inflación y la variación en el tipo de cambio en el 2022", asegura Moody´s.

Para la calificadora, dicho escenario continuará deteriorando los márgenes EBITDA del sector, que espera que caigan a niveles promedios de 2,4% en 2022 frente a 5,7% del 2021.

s
Las empresas están preocupadas por el futuro de los subsidios y las tarifas

Futuro de las distribuidoras de gas

Moody´s anticipa que la perspectiva negativa de la calificación de Cuyana también refleja la discrecionalidad del marco regulatorio argentino, la elevada incertidumbre sobre la evolución de las tarifas reguladas y la falta de políticas claras para el sector, que podrán continuar deteriorando la capacidad de pago de las compañías en los próximos 12 a 18 meses.

Un contexto que pone en riesgo el futuro de las distribuidoras de gas a pesar de que, como en el caso de Cuyana, muestren sólidas métricas crediticias; apalancamiento nulo; adecuada liquidez y políticas financieras conservadoras.

"Cuyana ha logrado mantener un balance sin deudas durante muchos años, lo que contribuyó a sólidas métricas crediticias a pesar de que los márgenes y la generación de flujo de efectivo se vieron afectados negativamente por tarifas congeladas", detalla el paper de Moody’s Local Argentina que también considera en sus calificaciones los mayores márgenes de rentabilidad de la compañía en comparación con el promedio del sector, y las políticas de eficiencias en costos y gastos operativos que le han permitido incrementar su nivel de rentabilidad en el 2021 en un contexto de bajos incrementos tarifarios y ampliación de los subsidios otorgados por el Gobierno a la mayoría de sus clientes.

De hecho, en agosto del año pasado entró en vigencia la ampliación del Régimen de Zona Fría hacia gran parte de la concesión de Cuyana que representan subsidios del 30% respecto del cuadro tarifario vigente del sector residencial.

El dinero surge de un fondo fiduciario creado por las autoridades nacionales que es financiado a través de los pagos en concepto de facturas realizados por los clientes, por lo que dicho régimen no tiene impacto en el margen de rentabilidad de la compañía.

Sin embargo, Moody’s local Argentina anticipa que monitoreará la recepción de los fondos y el potencial impacto financiero que las demoras podrían tener sobre la generación de caja de la compañía.

Sector inestable

En su informe, la calificadora de riesgo detalla el actual escenario de la industria del gas, explicando que se rige en la Argentina por la ley del gas y de normativas complementarias tanto de la Secretaría de Energía (SE), como del ENARGAS. En el caso de las actividades de distribución, la regulación contempla una tarifa que debe ser suficiente para que la compañía cubra sus costos de operación y realice las inversiones necesarias para expandir y prestar un servicio eficiente.

La semana próxima, el ENARGAS debatirá el nuevo formato de tarifas segmentadas y las próximas subas
La semana próxima, el ENARGAS debatirá el nuevo formato de tarifas segmentadas y las próximas subas

Sin embargo, Moody’s Local Argentina considera que el proceso de actualización tarifaria es "errático e insuficiente" para garantizar esa adecuada recuperación de costos y de nuevas inversiones.

"Mantenemos la perspectiva negativa para el sector, que refleja la incertidumbre sobre la evolución del régimen regulatorio argentino", destaca el informe.

Moody’s estima que los incrementos otorgados por el ENARGAS se encontrarán por debajo del aumento de costos y por lo tanto espera que los márgenes de rentabilidad promedio del sector, medidos en términos de EBITDA sobre ventas, disminuyan a valores de 2,4% frente a 5,7% del año pasado.

También considera que la fortaleza crediticia de las compañías de servicios públicos está estrechamente relacionada con la previsibilidad de su flujo de efectivo y su capacidad para recuperar costos con el fin de generar flujo de efectivo positivo.

Asimismo, entiende que los ingresos y flujo de efectivo están basados en tarifas que a veces no permiten una recuperación de algunos costos importantes.

"Existen actualmente dificultades regulatorias frecuentes relacionadas a los supuestos de costos de las compañías del sector que dificultan el planeamiento y la previsibilidad de los flujos hacia adelante", asegura la calificadora.

Para compensar ese deterioro en la capacidad de generación de flujo generada por el congelamiento tarifario hasta junio 2021, Moody´s explica que las empresas aumentaron sus deudas comerciales por pagos a proveedores para cubrir las necesidades de financiamiento.

Para el caso de Cuyana igualmente aclara que pese a los menores márgenes esperados para 2022, la compañía no tendrá necesidades de financiamiento ya que no posee deuda financiera y cuenta con acuerdos de giros en descubierto no comprometidos con bancos de primera línea.

Según el informe, la compañía mantuvo caja por $83 millones y como resultado de una política financiera muy conservadora mantiene un balance sin deudas "que contribuye a sus solidas métricas a pesar de los decrecientes márgenes y generación de flujo de efectivo se vieron afectados en el pasado por más de una década de tarifas congeladas".

Temas relacionados