Más artículos

Asignación familiar por hijo: por nuevo esquema, muchas familias cobrarán menos

Asignación familiar por hijo: por nuevo esquema, muchas familias cobrarán menos

Los únicos que van a cobrar más son quienes perciben la AUH y las familias en las que haya un solo trabajador registrado que no haya cambiado de categoría

13.09.2012 14.22hs Impuestos

El aumento de las asignaciones familiares que anunció el miércoles la presidenta Cristina Fernández de Kirchner implicaría en realidad una drástica reducción en los que reciben prácticamente todas las familias en las que los dos miembros de la pareja tienen empleo en blanco.

Esto sería así porque, según se desprende de los dos decretos que reglamentaron el incremento, el Gobierno modificó las escalas para cobrar esos beneficios y, desde este mismo mes, pasará a sumar los ingresos del grupo familiar. Además, muchas otras familias directamente dejarán de cobrar la asignación.

Así, el aumento sólo impactaría positivamente en los ingresos de ciertos grupos familiares con dos sueldos superiores a $5.200 brutos mensuales pero que no lleguen entre ambos a los $14.000, algunos de los grupos con un solo sueldo en blanco y en los beneficiarios de la asignación universal por hijo.

El primero decreto que reglamenta la suba anunciada establece que "los límites que condicionan el otorgamiento de las asignaciones familiares o la cuantía de las mismas, se calcularán en función de la totalidad de los ingresos correspondientes al grupo familiar".

El texto, además, aclara que deben computarse como ingresos "las remuneraciones de los trabajadores en relación de dependencia registrados, las rentas de referencia para trabajadores autónomos y monotributistas" y pensiones.

Hasta ahora, y aunque el beneficio lo percibía uno solo de los miembros de la pareja, las escalas salariales eran por cada trabajador. Así, si un trabajador cobraba $3.000, no importaba si su pareja estaba desocupada, tenía trabajo en blanco o facturaba: estaba en la categoría de trabajadores que cobraban hasta $3.000. Ahora debe sumar los ingresos en blanco de su pareja.

El otro decreto fija las nuevas escalas para las asignaciones familiares por hijo según los ingresos del grupo familiar. Las familias que cobren en blanco, con sueldos, facturas o pensiones, entre $200 y $3.200 por mes tendrán una asignación por hijo de $340; las que cobren entre $3.200 y $4.400, una asignación de $250; las que cobren entre $4.400 y $6.000, una asignación de $160; y las que tengan ingresos de entre $6.000 y $14.000, una asignación de $90. El texto, además, quita el beneficio a las familias en las que uno de los dos cobre $7.000 o más.

Así, una familia en la que los dos padres cobren en blanco el salario mínimo pasará de cobrar $270 por hijo con la antigua escala a $160 con la nueva. Si entre los dos cobran en blanco más de $6.000, el recorte sería aún mayor: hasta ahora, podía percibir la asignación el que menos cobrara, por lo que recibían del Estado $270 por hijo; ahora estarían en la categoría más alta y cobrarían solo $90. Además, todas las familias en las que uno de los padres descontaba de Ganancias y el otro cobraba asignaciones, dejarán de recibir el beneficio.

A eso se suma todavía que las escalas salariales que dan derecho al cobro del beneficio aumentaron menos que la inflación y los aumentos salariales, lo que hace que incluso en familias con un solo sueldo en blanco cobrarán asignaciones más bajas que hasta hace poco: un trabajador con un sueldo de $2.700, cobraba $270 de salario familiar, pero si recibió un aumento del 25%, ahora gana $3.375 y el salario familiar se reduce a $250; uno que ganaba $5.000, cobraba $136 de salario familiar, pero si recibió un aumento del 25% y ahora gana $6.250, el salario por hijo se reduce a 90 pesos.

Si el Gobierno se hubiera limitado a aumentar los topes y los beneficios un 25,9% y no empezara a computar los ingresos por grupo familiar, las asignaciones se hubiesen mantenido de acuerdo a la evolución de la inflación. 

Los únicos que van a cobrar más son quienes perciben la asignación universal por hijo –desocupados, empleadas domésticas y trabajadores no registrados, siempre y cuando nadie del grupo familiar tenga un ingreso en blanco-, que efectivamente recibirán una aumento del 25,9% y pasarán a recibir $340 en vez de $270, y aquellas familias en las que haya un solo trabajador registrado y que éste haya tenido un aumento de sueldo que no lo haya hecho cambiar de categoría o en las que haya dos sueldos de más de $5.200 pesos cada uno pero que juntos no lleguen a $14.000, que hasta hoy no cobraban y ahora recibrián $90 por hijo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas