Más artículos

Habrá que esperar por lo menos 4 años para ver una Apple sin la herencia de Jobs

Habrá que esperar por lo menos 4 años para ver una Apple sin la herencia de Jobs
Diego Pasjalidis, docente y consultor en estrategias, analiza en esta entrevista con iProfesional.com el legado del empresario en la marca de la manzana
Por Diego Pasjalidis, docente y consultor en estrategias
12.10.2012 18.52hs Actualidad

-¿Cuáles son las razones de este éxito de Apple, luego de la muerte de Jobs?-Creo que, por un lado, existe una “inercia Jobs”. La innovación en productos, el desarrollo de la imagen de marca y la masividad que Steve Jobs ha construido para Apple en los últimos tiempos, seguramente le allane a la empresa el camino para los 2 o 4 años venideros.

Por otra parte, al morir la “gallina de los huevos de oro”, ¿qué otra cosa pudo hacer Apple que administrar de la mejor forma los huevos que aun conserva?

Si observamos la evolución de las acciones de Apple, no fue la muerte de Steve Jobs la que disparó el valor de la empresa, sino la designación de Arthur D. Levinson como presidente y de Bob Iger (ex CEO de Disney) como miembro del Comité de Auditoría, lo que brindó mucha certidumbre respecto al futuro de Apple. 

- ¿Cuál fue el principal legado de Jobs a la empresa?

A mi entender: el posicionamiento, fidelidad y la masividad de una marca exclusiva. El buen gusto llegó a la tecnología para quedarse, y este es un legado que Jobs no solo ha dejado en Apple sino en el resto de la industria. Podemos simplificarlo con el slogan “think different”.

-¿Qué cambió en Apple en este año, en cuanto al management, los dispositivos y los servicios, respecto a los tiempos cuando la empresa era comandada por Jobs?-Jobs era un genio creativo, visionario, con fuerte foco en la innovación y desarrollo de productos, y con un liderazgo centrado en su persona.

Cook, en cambio, se muestra como un manager más orientado a cuidar el negocio, con más foco en la estrategia de desarrollo de mercado que en la innovación disruptiva.

Esto seguramente se traduzca en lanzamientos menos sorprendentes que antes, pero seguramente concibiendo a la empresa como un negocio global que debe generar valor y sostenerse en el tiempo.

-¿En cuáles aspectos de la gestión se concentró Tim Cook en este año después de la muerte de Jobs? ¿Se enfocó más en los resultados financieros que en la calidad de los productos y los servicios?

-

Apple tendrá que acostumbrarse a no tener saltos tan fuertes, en lo que se refiere a desarrollo de productos, como en la era Jobs.

Por ello, entiendo que la estrategia de Cook es acertada al hacer foco en el negocio, en mantener contentos a los accionistas, y en tratar de desarrollar una cadena que posibilite aprovechar la escala para asociar productos o servicios a los ya existentes, o para aprovechar sinergias de negocios con otras compañías (como se ha venido trabajando con Disney).

-En junio de 2008, Bill Gates se retiró de sus labores al frente de Microsoft, y la valoración bursátil de la empresa se mantuvo sin grandes cambios en estos cuatro años. En cambio, un año después de la muerte de Jobs, las acciones de Apple tuvieron una suba del 60%. ¿Por qué se registraron estas evoluciones tan diferentes luego de la salida de los principales líderes de estas compañías? 

-

El valor de una empresa está dado por la capacidad que la misma tiene para generar flujos de fondos en el futuro. En definitiva, tiene en cuenta expectativas y riesgos.

Justamente, un buen líder debe velar por la sostenibilidad del negocio más allá de su persona (preparando equipos, generando una fuerte cultura empresarial, etc.). Esto es algo que Bill Gates aparentemente ha sabido construir, lo que permitió que Microsoft mantuviera las expectativas de los inversores respecto a sus flujos futuros y, por ende, su valor de mercado.

Steve Jobs era un emprendedor dentro de una empresa, y con flujos de fondos que solo parecían depender de él (alta incertidumbre y altos beneficios). Con su partida, los nuevos administradores supieron adoptar lo positivo del legado de Jobs y acoplarlo a una visión empresaria de mediano/largo plazo, en busca de afianzar el posicionamiento obtenido, generar nuevas fuentes de ingresos, posibilitando un mayor valor y sostenibilidad para el accionista, principalmente, en un sector tan dinámico como el tecnológico (alta certidumbre y altos beneficios).

Habrá que esperar al menos 4 años, cuando los últimos “desarrollos Jobs” cumplan su ciclo, para ver de qué forma Apple mantiene la posición que hoy ha logrado alcanzar. Probablemente, se focalicen más en el desarrollo de alianzas y canales, y fomenten la innovación por fuera de sus muros… en busca de semilleros para las nuevas “manzanas” que se sembrarán en el campo fértil que – sin dudas – ha dejado Steve Jobs.

Temas relacionados