Las "heridas" de Vale: cómo la salida de la firma brasileña cambió el mapa de inversiones

Las "heridas" de Vale: cómo la salida de la firma brasileña cambió el mapa de inversiones
Brasil dejó el liderazgo en anuncios para quedar detrás de las apuestas de Canadá, China, España y los Estados Unidos. En volumen, ese país se ubica cuarto
Por Patricio Eleisegui
06.04.2013 11.50hs Negocios

La decisión de la minera de Vale de abandonar la explotación de potasio en Argentina, no sólo causó un auténtico cimbronazo en el Gobierno y en el sector privado. También, resultó la confirmación de que algo está cambiando en el mapa local de inversiones.

La salida de la firma brasileña significa un punto de inflexión en la llegada de los capitales extranjeros, una tendencia que comenzó a hacerse visible sobre todo a partir de 2012.

A lo largo de ese período el ambiente de negocios se fue complicando, por la desaceleración en el nivel de actividad, las restricciones a las importaciones, el cepo al dólar, los cambios en las reglas de juego, la inflación y el "caso YPF".

Es que traer dólares a la Argentina y liquidarlos a poco más de $5 para luego tener que pagar costosvalor "blue" $8, salarios que suben al 25% y encima no poder girar utilidades no es, precisamente, algo que resulte muy atractivo ni fácil de explicar en casas matrices.

Todo esto derivó en un replanteo de muchos de los planes de inversión previstos para la Argentina por parte de las empresas extranjeras. Tal es así que en el último tiempo los anuncios de desembolsos cayeron a su nivel más bajo desde 2008, según datos aportados por la consultora Abeceb.com a este medio.

Junto a este retroceso también se dio un cambio en el orgien de los capitales que arriban a la Argentina.

Así las cosas, Brasil abandonó el liderazgo que ejerciera hasta 2011 para quedar detrás de Canadá, China, España y los Estados Unidos, en ese orden.

Esta baja se profundizó en este primer tramo del año con la conocida salida de Vale, que no ha hecho más que confirmar el desinterés de varias firmas brasileñas por profundizar su presencia en el plano local. El paulatino repliegue de Petrobrás del sector energético también da prueba de ello.

A modo de ejemplo, cabe señalar que entre enero y septiembre de 2012 las firmas del vecino país destinaron apenas u$s336 millones a inversiones en sus filiales de la Argentina. Ese total representa una caída del 60% respecto de igual período del año anterior.

Y la magnitud de semejante descenso cobra mayor relevancia si se considera que en 2009, las empresas de la nación limítrofe habían volcado nada menos que u$s4.000 millones.

Así las cosas, durante 2012 la Argentina sólo pudo recibir no más del 4% del total de las inversiones que compañías brasileñas realizaron fronteras afuera.

"La dirección desde donde vienen los desembolsos está cambiando por el clima que se observa en el país. Por eso sorprende que, por ejemplo, los movimientos más fuertes correspondan a países como Canadá", destacó a iProfesional.com Carolina Schuff, economista de Abeceb.com, quien aclaró que su mayor participación se da en el sector minero.

"La minería sigue atrayendo capitales. Pero hay que pensar que las inversiones en ese nicho las hacen empresas ya instaladas en la Argentina. El monto más fuerte de 2012 corresponde a la ampliación del proyecto Pascua Lama que hizo la Barrick", añadió.

La analista señaló que China ganó cierto protagonismo, luego del ingreso de capitales asiáticos en la petrolera local Bridas, hasta entonces únicamente propiedad de los hermanos Bulgheroni."España, en tanto, mantiene su presencia por las ampliaciones de capital y desembolsos en infraestructura de Telefónica", especificó Schuff.

Y añadió: "Desde el año pasado a la fecha, Brasil protagonizó menos de la mitad de anuncios que Canadá. Este último, junto a China (11%) y España (9%) encabezaron las promesas de inversión".

El siguiente cuadro presenta los anuncios más relevantes por sector, con Vale incluida (y la aclaración del proyecto postergado):

Un desembarco que se frenó

Pese al desinterés de firmas brasileñas en invertir en el país, la "inercia" de otras épocas hace que aún haya compañías de gran porte presentes en el escenario local.Alpargatas, Quilmes, Loma Negra, Acindar, Quickfood, y la ex Pecom (hoy Petrobras Argentina, en retirada) son parte de esa lista.

Sin embargo, la baja del último año colocó a Brasil en el 5° puesto del ranking de naciones con mayores volúmenes de inversión externa directa, por detrás de España, Estados Unidos, Holanda y Francia.

Nombres de firmas como IBM, Unilever, Procter & Gamble, Telefónica, Philips, Shell -o de automotrices como General Motors, Ford, Renault, Peugeot o Citroën- son los que permiten explicar el porqué del protagonismo de estos países.

Según datos del Banco Central, durante los últimos dos años -a nivel países- España había sido el principal inversor, en términos del stock de capital (24% del total), aunque perdiendo importancia relativa a partir de 2011.

En segundo lugar se ubicó Estados Unidos (18%) y Holanda ocupó el tercer puesto (8%).

Dante Sica, director de Abeceb.com, explicó que una particularidad de las inversiones provenientes de Brasil había sido la heterogeneidad.

"Se distribuían en diversos sectores industriales, con cierta concentración en el sector automotriz y autopartes. Abarcaban la siderurgia, el sector de alimentos, bebidas, química, caucho, plástico, entre otros", sostuvo Sica.

El analista hizo referencia al cambio de clima que ya comenzara a notarse en el inicio del año pasado.

"Durante 2012, la base de nuevos anuncios de inversión fue de un total cercano a los u$s2.500 millones. Y, si se excluyen los anuncios de Vale, alcanza la caída ha sido de más del 60%, respecto al año anterior", completó.El retroceso

Las inversiones brasileñas, que fueron protagonistas en el mercado local a lo largo de la última década -tomando posiciones en los sectores estratégicos de la economía argentina- están en retirada, como Vale y Petrobras, o se encuentran en estado de hibernación.

Para las compañías de ese país, la Argentina había significado -en su momento -una oportunidad para dinamizar sus negocios y para cimentar su propia globalización.

Por ejemplo, en el caso del sector frigorífico, habían arribado muchas firmas para potenciar su actividad, tejer acuerdos y expandir su presencia internacional. Pero luego vieron que la cosa no era tan sencilla.

El año pasado el presidente del Grupo JBS, Wesley Batista, ya había disparado munición gruesa contra la administración kirchnerista al afirmar que el gobierno estaba "masacrando a la industria de la carne".

Ya en ese momento Batista advirtió que la empresa que él comandaba ya estaba "lista para salirse de Argentina". Cabe destacar que JBS es el principal productor mundial de carne vacuna y dueño de Swift.

La firma en cuestión no se fue, pero dejó las cosas como en una suerte de "stand by": sólo conserva la planta de Villa Gobernador Gálvez, en Santa Fe, como la única en funcionamiento de las seis que llegó a contabilizar.

Otro caso es el del gigante BRF, que interviene en Quickfood, firma dueña las marcas Paty, las margarinas Dánica, los pollos Avex y los fiambres de Sadia.

Con el manejo del 30%, este grupo tiene a Carlos Miguens-Bemberg como su socio argentino. Aunque su ritmo es relativamente normal, fuentes cercanas a la compañía dieron cuenta de que los ambiciosos planes de expansión ahora "están en análisis".

En el sector de la construcción hay varias firmas que quedaron muy heridas, tras la retirada de Vale del proyecto de potasio en Mendoza. Otras empresas, como Odebrecht, aún mantienen varios proyectos en carpeta, como las represas que se están licitando en Santa Cruz. Su avance dependerá del financiamiento del BNDS de Brasil.

Por el momento, casi todas ellas se aferran a las palabras del ministro de Industria de Brasil, Fernando Pimentel, que prometió seguir financiando los proyectos de infraestructura en la Argentina.

Otro dato que también sirve para graficar el actual panorama es que muchos de los programas de promoción conjunta en el exterior fueron suspendidos y, por ahora, aparecen como "sin fecha" para ser retomados.