Mujica tuvo que pedir perdón por la radio porque Cristina no le atiende el teléfono

"Debo pedir sentidas disculpas a quien pude lastimar", dijo el mandatario uruguayo que había tratado de "tuerto" a Kirchner y "vieja terca" a la Presidenta
Por iProfesional
11/04/2013 - 14,05hs
Mujica tuvo que pedir perdón por la radio porque Cristina no le atiende el teléfono

El presidente uruguayo, José Pepe Mujica, pidió perdón este jueves por sus polémicos dichos sobre Cristina Kirchner a quien tildó de "vieja terca", y su esposo fallecido, Néstor Kirchner como "tuerto", que generaron un gran malestar en este país.

Lo hizo este jueves en su programa radial, a una semana de las poco felices frases y luego de intentar comunicarse con la mandataria argentina sin éxito.

"Debo pedir sentidas disculpas a quienes pude lastimar en estos días por mis dichos", afirmó. "Y más a quienes son como nosotros miembros de la patria grande y federal", completó, luego de justificar su lenguaje "áspero" y "canero".

"No podemos evitar que nuestro hablar corriente e íntimo es por momento áspero. Diría prontamente carnero. Durante muchos años pasamos por gamuzas y cuarteles. Había que comunicarse adoptando las formas en esa lucha por sobrevivir. Ese lenguaje esta a lejos del discurso público. Poco tiene que ver con la libertad de prensa. Desde entonces reinan los sobrenombres, Mono, Caballo, Tuerto, Rengo", expresó.

Hace una semana, se dio a conocer un video donde el jefe de Estado decía durante una conferencia de prensa, sin saber que el micrófono estaba aún prendido: "Esta vieja es peor que el tuerto. El era más político, ésta es terca".

En las últimas horas, el propio Mujica había confirmado a los medios uruguayos que enviaría una carta a Cristina Kirchner, luego de que intentó hablar por teléfono con ella y en la Casa Rosada lo dejaron en espera con la "musiquita".

"Por efecto de aquellos años y de aquella dura peripecia de andar en la cárcel, en Punta Carretas, de rebotar por los cuarteles -conozco más de 80 calabozos-, a lo que hay que sumar origen -vengo de los barrios pobres-. Estoy hablando de casi 60 años", relató este jueves el presidente.

"Por muchos años tuvimos que cultivar un decir, un hablar para cuarteles. Había que comunicarse adoptando las formas en esa lucha por sobrevivir. Ese lenguaje que está a leguas del discurso público, que poco tiene que ver con el discurso, con la prensa. Tiene que ver con las relaciones íntimas entre muy pocos, inevitablemente arrastra en sus modismos nuestras propias historietas", agregó.