"Efecto 1 dólar, 10 pesos": por escalada del blue, la clase media pone un freno a "ir de shopping"

Expertos afirman que el cepo le está jugando en contra al Ejecutivo porque las familias, ante la incertidumbre, cuidan el bolsillo y gastan menos
Por Guadalupe Piñeiro Michel
13/05/2013 - 10,10hs
"Efecto 1 dólar, 10 pesos": por escalada del blue, la clase media pone un freno a "ir de shopping"

La diferencia entre el dólar oficial y el valor de la divisa en el mercado informal concentra la atención de los argentinos. Y esto no es para menos, dado que el blue ya trepó a los $10. 

Preocupados por el creciente clima de incertidumbre, especialmente luego de que los últimos anuncios oficiales no lograran calmar al paralelo, analistas advierten que cada vez más familias están optando por bajar el ritmo de comprascuidar el bolsillo y ser más rigurosas a la hora de gastar.

Y los expertos ya hablan del "efecto 1 dólar, 10 pesos" a la hora de explicar este comportamiento cada vez más difundido entre la clase media. 

"Claramente, la sensación de un futuro incierto afecta al consumo", destacó Ricardo Bastianón, director de Negocios de CCR.

El analista -que adelantó en exclusiva a iProfesional los resultados de un estudio que dará a conocer próximamente la consultora-, explicó que el hecho de que el blue se ubique en los $10 está comenzando a impactar en el ritmo del compras.

En el mismo sentido, fuentes de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) aseguraron que abril fue un mes "atípico" para la actividad comercial.

"La prudencia de los consumidores y algunos ruidos en el mercado cambiario dificultaron las ventas", advirtieron.

Según un estudio de la entidad, sobre 22 rubros relevados, hubo 20 que registraron bajas anuales

El mismo documento consignó que la clase media se está mostrando cada vez más cautelosa a la hora de gastar y que, "con sus tarjetas relativamente cargadas, evitó compras de todo lo que no era urgente o imprescindible".

En tanto, desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC) corroboraron con más cifras un panorama similar: en abril, apenas 2 de cada 10 locales minoristas registraron niveles de ventas superiores respecto del mes de marzo. 

"El cepo generó una brecha que frenó el consumo", advirtió a iProfesional Soledad Pérez Duhalde, coordinadora de análisis macroeconómico de la consultora Abeceb.

Y agregó que "la tendencia hoy no es gastar, sino cuidar más el dinero".

En un sentido similar se expresó Emiliano Schwartz, desde la consultora Tomadato: "La coyuntura actual está impactando negativamente en el nivel de ventas".

Queman los pesos en mano

Según expertos consultados por este medio, la brecha récord que hoy separa al dólar oficial del blue es uno de los principales factores que desalienta a los argentinos a seguir subidos al tren consumisto. 

Es que la falta de certidumbre generó en los compradores una sensación de intranquilidad tal que los lleva a cuidarse a la hora de visitar supermercados y shoppings.

"El gasto hoy está contenido y se vuelve mucho más planificado", remarcó Schwartz.

Así las cosas, los especialistas señalan que las familias experimentan al mismo tiempo dos sensaciones que parecen -a priori- contradictorias:

Por una lado, sienten que el poder de compra de la moneda local se erosiona, como resultado de la presión inflacionaria. "Los particulares no quieren quedarse con pesos en la mano", indicó Bastianón.

Y si bien esto podría ser un claro incentivo a continuar de shopping, aquí es donde entra en juego la otra variable: la incertidumbre, que lleva a que los argentinos -pese a tener en claro que la suba de precios va limando el poder de compra- se muestren más prudentes. 

Frente a este "choque de fuerzas", para los expertos, "hay consumidores que no tienen bien en claro qué hacer", si bien ratifican que, de a poco, la pulseada la va ganando la prudencia.

Y si a eso se suma que hay voces que alertan sobre un "blue" reticente a la baja, la necesidad de cuidar los ahorros es todavía mayor.

"En este último tiempo se profundizó la cautela y la gente está menos propensa a gastar sus pesos", apuntó el ejecutivo de CCR.

Según Pérez Duhalde, esto se vio reflejado "en las cadenas de retail, a las que les jugó muy en contra la fuerte brecha entre el dólar blue y el oficial".

Y agregó que en los shoppings el panorama no es mucho más alentador: "En indumentaria también se vio una gran desaceleración", puntualizó.

Según los especialistas consultados, otro de los rubros que se vio afectado es el de los electrodomésticos.

"El Gobierno no mide el riesgo de la brecha cambiaria, que impacta en la confianza y en la expectativa de los consumidores", destacó Pérez Duhalde.

Y concluyó: "Hasta hace un tiempo, el nivel de gastos de las familias se mantenía fuerte y el cepo no afectaba las compras, pero esto ya no es así. Al Gobierno se le volvió en contra el cepo porque el miedo funciona como un freno para el consumo".

Otros factores que impulsan la cautela

Si bien el "efecto 1 dólar, 10 pesos" intensifica la incertidumbre que lleva a los argentinos a retraerse en sus gastos, éste no es el único factor que hace que el consumo atraviese un momento flojo. A excepción de los autos importados y el turismo, que siguen atados a un tipo de cambio "subsidiado". 

Los expertos consultados por iProfesional enumeraron otros aspectos que preocupan a la clase media y que la lleva a medirse a la hora de tarjetear o sacar plata del bolsillo:

La inflación versus salarios: Bastianón sostuvo que "la suba de precios ahora le gana la carrera a los sueldos y eso hace que la gente sienta que pierde poder adquisitivo". 

El cepo publicitario: la ausencia de publicaciones de ofertas en determinados medios gráficos hizo que disminuyera la compra compulsiva. Esto es aquellos bienes en los que prima la oportunidad más que la necesidad. 

Según Bastianón, "mucha gente consume cuando ve un descuento importante en una determinada cadena" y al no tener la información de estas rebajas tan a mano, este comportamiento se fue reduciendo.

En la misma línea, Schwartz puntualizó que esto pudo apreciarse para "los productos de electro, bazar y artículos de hogar ".

Promociones más acotadas: este "motor" del consumo -uno de los principales incentivos a la hora de salir de shopping- fue perdiendo fuerza en los últimos meses ya que los beneficios que ofrecen hoy los bancos son más reducidos.

"Los descuentos bajaron de un 25% a un 20 o 15% y, además, están menos difundidos", señaló el director de Negocios de CCR. 

• La demora en el cierre de paritarias: "Los plazos que se están manejando para las paritarias también juegan en contra del consumo. De hecho, pocos sectores han logrado cerrar acuerdos habiendo transcurrido ya cinco meses del año", mencionó Pérez Duhalde.

Incertidumbre sobre el futuro de la economía

Además de los factores anteriormente mencionados, también hay otro aspecto que incide negativamente sobre el consumo actual: la menor confianza de los argentinos sobre el futuro de la economía. A esto se suma un mayor temor a perder el empleo. 

Sobre este tema, Pérez Duhalde indicó que "esa sensación en materia económica afecta en el humor de la sociedad". 

Esto se refleja en la caída en el Índice General de Expectativas Económicas (IGEE) que releva la UCA y que muestra una desmejora. 

En la práctica, esto se evidencia en cómo los argentinos limitan la cantidad de "gustitos" que uno o dos años atrás se permitían.

Según sostuvo la coordinadora de Abeceb, "la gente siente que no sabe lo que va a pasar y se cuida más".

En el mismo sentido, Pérez Duhalde concluyó: "La brecha cambiaria sostenida en el tiempo terminó impactando en el ánimo de la clase media".