Por primera vez, la Justicia ordenó inscribir a una nena gestada en un vientre prestado

Por primera vez, la Justicia ordenó inscribir a una nena gestada en un vientre prestado
Una amiga de la madre fue receptora del embrión. El nacimiento fue en abril de 2012 y sus padres dieron una batalla legal para anotarla como propia
Por iProfesional
26.06.2013 11.24hs Legales

Un matrimonio pudo inscribir como hija propia a una nena gestada en un vientre prestado. Es el primer fallo judicial sobre "maternidad subrogada" en la Argentina, antes de que esta figura se incorpore al nuevo Código Civil, que espera por ser aprobado.

La beba fue concebida en el vientre de una amiga de la mamá que, desinteresadamente, se ofreció para gestar el embrión, fruto de la pareja.

Nunca antes la Justicia había intervenido en el caso de un bebé concebido en un vientre sustituto en el país. Y mucho menos, ordenado la inscripción del niño como hijo de sus padres biológicos (porque el óvulo y el esperma son de la pareja). Hasta ahora se conocían casos de vientres alquilados en países que tienen legislación específica, indicó el diario Clarín.

La beba nunca tuvo partida de nacimiento, sino sólo el certificado de nacimiento. El miércoles, la jueza Carmen Bacigalupo, del juzgado civil 86, le otorgó al matrimonio la maternidad subrogada. A la beba le hicieron un examen de ADN y se confirmó la filiación biológica de los padres. Ahora la beba tendrá su partida de nacimiento y su DNI, agregó el matutino.

Juan De Gregorio y Maica Moraes se casaron en 2006. Desde ese año, ella perdió dos embarazos; el segundo alcanzó los seis meses de gestación y en una delicada intervención perdió el útero, aunque pudo conservar los ovarios. Se anotaron para adoptar pero nunca los llamaron.

La única alternativa que les quedaba era acudir a fertilización in vitro: unir sus óvulos con el esperma de su marido y transferir ese embrión a un vientre prestado. Consultaron para alquilar un vientre en el exterior, pero desistieron por los altos costos, señaló Clarín. Hasta que una amiga de la mujer, le propuso llevar adelante esa iniciativa.

La abogada Fabiana Quaini, especialista en derecho internacional de familia que los asesoró, hizo una presentación para que los autorizaran a inscribir a la nena basándose en el artículo 19 de la Constitución, en la Convención de los Derechos del Niño, en el Pacto de San José de Costa Rica y en el anteproyecto de reforma del Código Civil y Comercial aún no tratado. Ahora la Justicia les dio la razón y la pareja podrá anotar a la nena como propia.