Más artículos

Marketing

La peor campaña en la historia de Charles Saatchi: la acusación de maltrato

La peor campaña en la historia de Charles Saatchi: la acusación de maltrato

El publicista más famoso del mundo nunca estuvo en el centro de la tormenta: las polémicas fotos que sugieren violencia contra su mujer

28.06.2013 19.01hs Marketing

Charles Saatchi, el hombre que en tiempos ya bastante lejanos fue considerado el mejor publicista del mundo, acaba de firmar su peor obra, la campaña más polémica que pueda imaginarse.

Las fotos en las que aparece agarrando a su mujer por el cuello durante una discusión en la terraza de un restaurante londinense amenazan con arruinar su imagen para siempre y convertirle en un personaje nefasto.

Hace solo unos días, el alcalde de Londres, Boris Johnson, afirmó que todos los índices de delincuencia en la capital van a la baja menos la violencia doméstica y los delitos por discriminación.

Saatchi & Saatchi
Charles Saatchi se hizo famoso primero por la mítica agencia publicitaria Saatchi & Saatchi, que fundó con su hermano Maurice en 1970 y llegó a ser la mayor del mundo a mediados de la década de 1980, informó El País.

Maurice era el cerebro empresarial, y Charles, el genio creativo. Su fama creció cuando creó su propia galería de arte contemporáneo, que catapultó a artistas como Marc Quinn y Damien Hirst.

Seguramente ahora es más conocido que nunca: las fotos del incidente han aparecido un día tras otro en las revistas, en la llamada prensa seria y en periódicos y televisiones de medio mundo.

Las fotos de la polémica
Publicadas primero el domingo pasado por The People, las fotos habían sido tomadas en la terraza de Scott`s, un restaurante del selecto barrio de Mayfair al que la pareja va muy a menudo.

Saatchi, un hombre muy celoso de su privacidad, que apenas concede entrevistas, rara vez acude a actos sociales y suele opinar de arte en sus columnas en el vespertino londinense Evening Standard, se ha convertido ahora en el objeto de todo tipo de comentarios.

Ella, muy popular gracias a sus libros y sus programas de televisión sobre cocina, se fue de casa con los niños el domingo pasado al publicarse las fotos. No ha hecho declaraciones, pero no ha vuelto a casa y se ha dejado fotografiar sin el anillo matrimonial, extendiendo el rumor de una separación o al menos un distanciamiento.

"No la agarré"
Él, rompiendo la tradición, sí habló. Y cuanto más lo hizo, peor fueron recibidas sus palabras, señaló El País.

Primero hizo unas declaraciones en las que intentó restarle importancia al incidente. "No la agarré. Fue una riña juguetona", aseguró después de explicar que habían discutido por los hijos y admitir que las fotos son "horrorosas".

Agregó que si Nigella estaba llorosa cuando dejaron el restaurante era porque estaba disgustada. Y puso como prueba el hecho de que su mujer no se fue de casa hasta días después, cuando la puerta de casa se llenó de fotógrafos. Pero es una explicación que no convence para quienes sostienen que se trató de un indicio de maltrato.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar