Más artículos

Suiza dice adiós a casi 80 años de secreto bancario

Suiza dice adiós a casi 80 años de secreto bancario
Los bancos suizos seguramente le darán la bienvenida a la posibilidad de revelar cierta información a las autoridades              
11.10.2013 07.42hs Impuestos

Las nuevas directrices que Suiza dictó esta semana para sus bancos deberían facilitarle a Estados Unidos la labor de atrapar evasores fiscales estadounidenses que esconden dinero en cuentas en el extranjero.

Suiza estuvo sometida a intensa presión para encontrar la manera de permitir que sus bancos compartan información con las autoridades estadounidenses a fin de evitar acciones legales potencialmente paralizantes.

El gobierno suizo intervino después de que el parlamento vetó cambios a una regla que impedía que los bancos del país cooperaran con Estados Unidos.

Las nuevas directrices permiten a los bancos solicitar autorización para proporcionar a las autoridades estadounidenses cierta información acerca de las cuentas bancarias en el extranjero. Todavía se les impide revelar información acerca de clientes individuales, pero pueden compartir información sobre los empleados que trabajaron en las cuentas y sobre las cuentas que fueron transferidas a otros bancos.

Este cambio formaliza un enfoque que permitió a UBS alcanzar un acuerdo con las autoridades estadounidenses en 2009 sobre denuncias de evasión fiscal, a cambio de 780 millones de dólares en multas e indemnizaciones, y debilita aún más las estrictas leyes de secreto bancario del país.

Esas leyes favorecieron y fomentaron la industria bancaria offshore, donde los titulares de cuentas podían ocultar activos y evadir impuestos en sus países de origen.

Los bancos suizos perdieron poco a poco su singular atractivo de extrema discreción, confidencialidad y anonimato para el cliente, y esta última decisión podría acelerar el cambio en la industria.

Miles de millones de dólares fueron retirados de cuentas bancarias suizas en los últimos años y la industria enfrenta una creciente presión ante el aumento del poder financiero de la zona Asia-Pacífico.

La firma de investigación londinense WealthInsight prevé que Singapur superará a Suiza para convertirse en el mayor centro mundial de riqueza offshore en 2020.

Si bien el panorama puede parecer desolador, los bancos suizos seguramente le darán la bienvenida a la posibilidad de revelar cierta información a las autoridades si con ello reducen el riesgo de fuertes multas y duras acciones legales por parte de Estados Unidos.

A principios de 2012, el banco suizo Wegelin and Co. se vio obligado a cerrar después de ser acusado por el Departamento de Justicia de ayudar a contribuyentes estadounidenses a esconder del fisco más de 1,200 millones de dólares.

Los bancos suizos planearon la modificación de las reglas de secrecía durante más de una década, señala a CNN el analista bursátil de Citi Research, Kinner Lakhani. "Ellos sabían que el secreto bancario no iba a durar para siempre".

De acuerdo a Lakhani, los bancos ahora centran sus esfuerzos en ayudar a los clientes a hacer la transición hacia cuentas transparentes. También se están expandiendo en los mercados emergentes y mejorando sus ofertas para personas muy acaudaladas.

"Esto es parte de un proceso continuo de normalización del panorama bancario suizo", explica Lakhani. "Habrá una mayor evolución que cambiará la ruta de Suiza para que sea un centro de la banca privada por razones distintas a las del secreto bancario".

Otros países europeos también están siendo presionados para compartir más información sobre las cuentas bancarias.

Luxemburgo anunció en abril que a partir de 2015 comenzaría a compartir información acerca de las cuentas de los depositantes; en los mismos días Austria indicó que entraría en negociaciones con la Unión Europea para hacer lo mismo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas