NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Actualidad

Cursos online, abiertos y gratuitos: cómo es el "boom" de los MOOC que ahora desembarca en la Argentina

Cursos online, abiertos y gratuitos: cómo es el "boom" de los MOOC que ahora desembarca en la Argentina

UADE, la Universidad del Salvador y la de Palermo ya ofrecen estos programas locales o los utilizan dentro de las cursadas de MBA

Por Paula Krizanovic
15.11.2013 10.13hs Actualidad

Hasta no hace mucho tiempo, incluso muchos docentes universitarios y de posgrado se mostraban sorprendidos al escuchar la palabra "MOOC", un vocablo hasta entonces poco conocido para el mundo académico local.

En los mercados más desarrollados de educación superior, como el norteamericano o el británico, estos cursos masivos online y abiertos (MOOC, por sus siglas en inglés) atravesaban ya un boom de la mano de plataformas como edx, Coursera o Udacity, desarrolladas por las escuelas top de negocios, como la de Harvard, Stanford o el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

El concepto era simple: brindar acceso global y gratuito a la educación más prestigiosa del mundo. Los programas se toman en línea, se escuchan lecciones, se completan ejercicios, se interactúa con profesores y compañeros a través de foros y hasta se completan evaluaciones.

Así, cualquier persona con voluntad de aprender, constancia y conexión a Internet -además de manejo informático, y en muchos casos, también de un idioma extranjero- puede sumar a su arsenal de conocimientos (y por qué no a su CV) las clases de los mejores profesores y referentes en distintas materias. De hecho, una de las plataformas más populares, Coursera, desarrolló un sistema de identificación que, por un pequeño costo, permite al alumno que completa exitosamente la tarea obtener un certificado oficial.

Tan lejos llegaron los MOOC que algunas prestigiosas casas de altos estudios, como Wharton, ya ponen a disposición las materias de su programa de MBA sin costo alguno. Y algunas escuelas hispanoparlantes, como IESE Business School o el TEC de Monterrey se sumaron a la tendencia. Nada menos que MIT Sloan, también lanzó cursos de management y liderazgo en español.

Ahora, le llegó el turno a la Argentina, con los pioneros locales que oficialmente están incursionando en los MOOC. Fue el caso de Claudio Darin, director académico del MBA de la Universidad de Palermo (UP). Junto a algunos de los alumnos de la maestría desarrolló este cuatrimestre un "experimento": quince participantes de la incubadora de empresas de la UP realizan en conjunto un MOOC sobre creación de "startups" de la Universidad de Stanford, dictado por uno de los emprendedores más reconocidos de Sillicon Valley, Steve Blank, en la plataforma Udacity, acompañado de clases tutoriales presenciales.

"La idea que está detrás de esta modalidad híbrida es que vos aprendés de quienes hacen, no de un profesor de estilo 'enciclopédico'. Es un MOOC asincrónico, que los estudiantes toman por su cuenta durante la semana, y luego en el tiempo de clase se desarrolla una discusión sobre los modelos de negocios de sus propios proyectos", dijo Darin a Campus-iProfesional. La experiencia, que se está desarrollando actualmente, terminará en diciembre y emergerán de la misma seis "startups".

Má aún, tanto la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) como la Universidad de El Salvador (USAL) dieron un paso más y lanzaron los primeros MOOC de su autoría. En estos dos casos, se eligió iniciar en el campo de la formación docente.

"Quienes trabajamos en el Programa de Educación a Distancia veníamos realizando MOOC como alumnos para probar las distintas plataformas para este tipo de cursos. El segundo paso fue el lanzamiento de nuestro propio MOOC sobre ortografía, que era un tema sencillo en el que todos los docentes del PAD, que somos en su mayoría licenciados en Letras, podíamos moderar. Lo hicimos en la plataforma Moodle, que la mayoría de las universidades utilizan para sus cursos a distancia", contó a Campus-iProfesional Alejandra Lamberti, colaboradora académica del PAD de El Salvador.

El programa de la USAL tenía una duración de dos meses y se dividía en cinco bloques temáticos. Al completar exitosamente el 80% de las actividades, el alumno podía autogenerar un certificado de aprobación, y quienes quisieran un diploma oficial de la USAL, accedían a él por una pequeña tarifa y completando una actividad extra, corregida por los profesores. "Se anotaron 894 personas y tuvimos que cerrar la inscripción, mucha gente quedó afuera. Además, el 61% terminó, lo cual es un porcentaje altísimo", dijo Lamberti.

También desde septiembre la UADE decidió abrir a la comunidad los cursos que dictaba antes de forma presencial y sin cargo para formar en Tecnologías de la Información (TIC) a los docentes. El objetivo, según relató a este medio Ana María Mass, decana de UADE Virtual, era llegar a todos esos profesores del interior del país que siempre pedían participar pero no podían acercarse a cursar en Buenos Aires.

El primero fue sobre "Cómo Enseñar en la Era Digital", conformado por 13 módulos asincrónicos que pueden tomarse por separado y en la cantidad que se desee. "Llegamos a 800 docentes de muchas provincias argentinas y también del exterior, de EE.UU., México, Colombia, Cuba", reveló Mass. Los participantes no tienen que estar inscriptos obligatoriamente en la UADE, y una vez que completan las actividades, acceden a una constancia.

Desafíos
¿Por qué una persona tomaría un MOOC de una universidad o escuela de negocios argentina cuando puede acceder uno de Harvard o Stanford sin pagar un peso? "Los valores que aportamos las universidades son la posibilidad de tener cursos en castellano, con ejemplos y el contexto local, además de la riqueza de conectarse en los foros con pares que residen en realidades similares", respondió la decana de UADE Virtual.

Al margen de estas ventajas, dado que la masificación de estos programas online abiertos es algo relativamente reciente, son también muchos los desafíos aún pendientes. Por mencionar algunos: la necesidad del manejo de tecnología por parte de profesores y alumnos, la disponibilidad de una conexión a Internet de calidad, encontrar programas en español o subtitulados.

"La barrera técnica existe, está más atenuada pero existe", dijo Darin al respecto, aunque aclaró que la principal preocupación actual es que los alumnos culminen la cursada: "Se inscriben miles y terminan decenas, la tasa de finalización es de alrededor del 10%. La modalidad híbrida atenúa esto, pero se pierde masividad".

"El problema más grande que tienen los MOOC es la deserción. El mayor desafío es lograr que los inscriptos participen, y luego, que no abandonen. Si un curso lo termina un 10% no tiene sentido hacerlo", coincidió Lamberti.

Otro gran desafío que enfrenta hoy los MOOC no viene de parte de los alumnos sino de los propios docentes, que deberán renunciar en parte a cierto poder que viene adosado a las clases tradicionales -tanto presenciales como virtuales- a manos de la masividad del alumnado.

Según explicó Darin, lo que está detrás de la experiencia que desarrolla en el MBA de la UP es la teoría de la "clase invertida" o "flipped classroom", por la cual los alumnos desarrollan las lecciones y tareas por su cuenta, mientras que el tiempo de clase se dedica a recibir una instrucción más personalizada de parte del profesor.

"El docente deja de ser un difusor de conocimiento para convertirse en un catalizador de aprendizaje que guía al estudiante sobre dónde ir a buscar el conocimiento. Luego se produce la integración de saberes en el aula", resumió el titular de la maestría de la UP.

Claro que correrse de su papel tradicional no resulta sencillo tampoco en las modalidades a distancia. Lamberti, por ejemplo, confesó que esto no le fue nada fácil a la hora de moderar el foro de Ortografía de la USAL: "Detrás de los MOOC subyace la idea de que el conocimiento se construye entre todos, y por eso el rol docente no es el que acostumbramos. Se trata más de intervenir para encauzar la discusión".

Planes
"Por ahora sólo ofrecemos los MOOC para docentes, pero la apertura de nuevos cursos es algo que la universidad va a evaluar en el futuro seguramente. Hasta fin de año tendremos los actuales disponibles, luego veremos si los continuamos o sumamos otros", dijo Mass desde la UADE.

La USAL planea repetir el mismo curso sobre ortografía el año próximo, en la plataforma MiriadaX, con el cual la universidad tiene un convenio y se dedica a nuclear programas de casas de estudio iberoamericanas. Según reveló Lamberti, podrían agregarse nuevos MOOC, por caso, uno sobre puntuación, una temática que fue muy comentada en los foros del primer curso libre y gratuito que lanzó la USAL.

Por último, también algunas áreas de la Universidad de Buenos Aires están experimentando en este nuevo universo académico. El Programa Virtual de Formación Docente del CITEP, inició en diciembre un curso titulado "Escenarios educativos con tecnología: entre lo real y lo posible", que dura 4 semanas.

¿Dónde realizar MOOC?
Algunos profesionales argentinos ya se animaron a tomar clases gratuitas de las universidades y escuelas de negocios más importantes del mundo a través de las principales plataformas digitales, que son las siguientes:

Coursera: una de las plataformas pioneras en MOOC, y la única que cuenta con un sistema de certificación pago, mediante patrones de tipeo, de voz y por cámara, para permitir la identificación del estudiante. Tiene actualmente 5,4 millones de inscriptos, y casi 550 cursos de entidades como Duke, Columbia, HEC Paris, IE Business School, Stanford, Universidad Nacional Autónoma de México, TEC de Monterrey, entre otras.

Edx: es la plataforma creada en Mayo de 2012 por Harvard y MIT, a la que se sumaron casas de estudio como Berkeley,Boston niversity, Cornell, Georgetown, CalTech, entre otras.

Udacity: surgió en 2011 basada en las clases online de la Universidad de Stanford. La plataforma cuenta actualmente con más de 1,6 millones de alumnos inscriptos y cursos en niveles básico, intermedio y avanzado de negocios, matemáticas, ciencias de la computación, diseño, entre otras temáticas

 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas