Más artículos

Estas son las estrategias de las empresas para acordar precios con el Gobierno sin perder rentabilidad

Estas son las estrategias de las empresas para acordar precios con el Gobierno sin perder rentabilidad
Este viernes, el oficialismo presentó oficialmente la nueva iniciativa de productos "congelados". Las estrategias de las empresas ante el nuevo escenario
Por Guadalupe Piñeiro Michel
21.12.2013 06.00hs Marketing

Luego la salida de Guillermo Moreno del Gobierno, muchos creían que el Ejecutivo daría marcha atrás respecto de algunas de las iniciativas impulsadas por el ex secretario de Comercio Interior. Principalmente, aquellas vinculadas con la actividad de los supermercados.

Y, de hecho, esto en parte ocurrió. Por ejemplo, se flexibilizó el polémico "cepo publicitario", que hizo desaparecer los avisos de promociones y descuentos de las cadenas de retail más importantes de las páginas de diarios impresos de circulación masiva.

Sin embargo, hubo otras medidas que siguen en pie pero han sido "reformuladas". Es el caso del polémico congelamiento de precios. Concretamente, el Ejecutivo se encuentra trabajando en una nueva nómina de productos "freezados".

Al respecto, en diálogo con iProfesional, Soledad Pérez Duhalde desde la consultora Abeceb opina que "la inflación durante los controles de precios fue una gran mentira".

Y agrega que esto quedó en evidencia hacia mitad de año, al publicarse los índices de julio: "Cuando se redujo la lista de productos congelados, saltó la verdad".

No obstante, en los próximos días, el Gobierno dará a conocer el listado compuesto por 187 artículos para los que no podrá haber aumentos de su valor en las góndolas.

En este contexto, las marcas -que ya habían elaborado oportunamente una serie de estrategias para enfrentar el congelamiento dispuesto por Moreno- decidieron aplicar otra vez una serie de "trampitas" para no "perder" en la batalla por adaptarse al nuevo "freezer".

Entre ellas se destacan: la reducción del gramaje de los paquetes, cambios en las fórmulas de sus productos y modificaciones en el packaging por uno de menor calidad.

Es así que los consumidores ya pueden apreciar cómo -anticipándose a lo que viene- algunas marcas sustituyeron el envase de cartón por uno de plástico más económico, como sucede con algunos chocolates o, por ejemplo, que las milanesas de soja y las supremas de Granja del Sol dejaron atrás su típico packaging de forma rectangular para reemplazarlo por unas simples bolsitas.

La consecuencia es clara. Los argentinos, al hacer las compras en el súper, se terminan llevando un artículo más caro bajo la apariencia de un producto con precio inamovible.

Desde el Instituto Nacional de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM), Miguel Calvete advierte sobre esta situación: "Atentan al futuro acuerdo de precios, las empresas se adelantan y sacan otros packs".

En este escenario, se destacarán los casos de marcas que lancen al mercado "envases más chicos".

Según el experto en packaging Adrián Pierini, "un tamaño más pequeño puede implicar para las empresas una rentabilidad mayor", una solución casi a medida en tiempos en los que no es posible aumentar los precios de ciertos productos pero la inflación sigue ascendiendo.

Es por eso que los supermercados se van poblando, poco a poco, de paquetes "mini" que se pueden ver tanto en el café y las pastas, como en los fósforos o bebidas.

También los packs de galletitas, la pasta dentífrica y hasta los paquetes de yerba se fueron "achicando" con el paso del tiempo.

Más artilugios de las marcas
Los expertos también advierten que la "vieja" estrategia, utilizada por las firmas durante el último congelamiento, de "poblar" los estantes con productos que estén por fuera del freezer y dejar a disposición sólo unos pocos de los que establece el acuerdo con el Gobierno "volverá a escena".

El resultado es que los consumidores no encuentran lo que querían llevar, que está incluido en el listado oficial, y sin más remedio se ven forzados a comprar otro artículo, obviamente, más caro.

"En casos de acuerdo de precios, las firmas suelen generar sobrestock de la mercadería no congelada y falta de producto de la que forma parte del freezer", explica a iProfesional Calvete.

Los especialistas también señalan que habrá firmas que recurrirán al lanzamiento de nuevos sabores u opciones alejados de la lupa oficial.

En tanto, los expertos afirman que otras firmas optarán por "poner en el freezer" no justamente los precios sino ciertos lanzamientos. En este sentido, explican que es probable que las empresas que tenían planificado sacar algún producto al mercado en estas semanas esperen para ver qué sucede.

Y también señalan que otras marcas recurrirán a una fórmula ya probada: lanzar nuevos envases para esquivar los controles oficiales que en las góndolas parezcan distintos ante los ojos del consumidor pero, en realidad, sean productos conocidos que aumentaron de precio.

Según Pierini, "en estos casos, también suele ocurrir que las firmas saquen artículos alternativos que todavía no están regulados o lancen nuevos envases con costos reducidos".

Subas anticipadas
Un punto sobre el que alertan a los argentinos las organizaciones de defensa al consumidor tiene que ver con las fuertes subas que se aplicarán sobre los artículos que compondrán la flamante nómina.

"Es posible que, cuando congelen los precios, éstos ya hayan subido", destaca iProfesional Claudia Collado, titular de la entidad Acción del Consumidor (ADELCO).

Y concluye que, conscientes de la inminencia del nuevo "freezer", varias empresas tienen el siguiente razonamiento: "Como saben que el congelamiento arranca en enero, hay que incrementar los precios en diciembre".

Expectativas por el nuevo acuerdo
Si bien el nuevo freezer recién estará dando sus primeros pasos en los supermercados recién en el mes de enero, expertos y consultores señalan que, al menos en determinadas cuestiones, es importante que el flamante congelamiento marque algunas diferencias con respecto a su predecesor.

Para empezar, "el acuerdo tiene que estar registrado por escrito", apunta Fernando Blanco Muiño desde la asociación Unión de Consumidores de la Argentina (UCA).

Por otra parte, es importante que la nómina esté a disposición del público y a la vista, para ser consultada dentro de los supermercados.

En este punto, Blanco Muiño indica que "uno de los grandes errores del congelamiento anterior fue la desinformación, ya que los locales incorporaron un Excel chiquito, que casi no se veía".

Y uno de los puntos clave que desde las asociaciones de consumidores demandan tiene que ver con la mercadería disponible en las góndolas.

Para que el nuevo freezer funcione realmente, concluye el titular de la UCA, "tiene que haber garantía de stock y compromiso de reposición".

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas