El auge del "coworking": ventajas e inconvenientes de compartir oficina

El auge del "coworking": ventajas e inconvenientes de compartir oficina
Es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes y emprendedores de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo
Por iProfesional
06.06.2014 10.21hs Management

El "coworking" es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y Pyme de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, de manera independiente, pero con la posibilidad de crear sinergias.

En los últimos tiempos, relata elEconomista.es, se ha convertido en una opción de moda, ya que permite tener una oficina sin tener que asumir los altos costos de un alquiler y otros gastos corrientes.

Los espacios coworking ofrecen a los interesados el mobiliario necesario, conexión a Internet, salas de reunión, fotocopiadoras e impresoras, etc.

Desde el portal de empleo Infojobs señalan las principales ventajas e inconvenientes de este tipo de oficinas.Ventajas

La principal ventaja, no podía ser de otra forma, es el ahorro de costos. Al compartirse numerosos gastos, como Internet, la luz o el agua, pasan a ser de carácter comunitario y se incluye en el alquiler acordado.

Pero no solo ofrece beneficios económicos. Una de las grandes virtudes de este tipo de espacios compartidos es la posibilidad de relacionarse con otros profesionales, de la misma rama o de otras relacionadas.

El intercambio de experiencias e información es vital para crear nuevos vínculos, e incluso converger en futuros proyectos.

Además, en muchos espacios coworking se celebran eventos de todo tipo, muy útiles para aumentar la red de contactos, y talleres, que permiten adquirir nuevas habilidades.

Inconvenientes

No todo son ventajas. En un espacio coworking hay una serie de normas que hay que respetar para hacer más fácil la convivencia. Una de ellas es el horario. Se alquilan los espacios por un tiempo concreto, que hay que cumplir, para no afectar a otros usuarios. Ni se pueden alargar las reuniones, ni apurar un trabajo un poco más.

Otro de los problemas es que se pierde privacidad. Asimismo, puede ser incómodo tanto el excesivo ruido, como el excesivo silencio, en el caso de que necesites hacer llamadas, concluye elEconomista.

Temas relacionados