Jugada de ajedrez de Griesa: no embargó pero tampoco autoriza pagos hasta negociar con buitres

En la audiencia de este viernes, el juez de Nueva York mostró reparos pero autorizó que se paguen los bonos bajo la jurisdicción argentina 
Por Mariano Jaimovich
28/06/2014 - 09,00hs
Jugada de ajedrez de Griesa: no embargó pero tampoco autoriza pagos hasta negociar con buitres

En la reunión de negociación entre los fondos buitre y los abogados del gobierno de Cristina Kirchner, el juez de Nueva York, Thomas Griesa, mostró reparos con la estrategia de la Argentina de cancelar el vencimiento de deuda de los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010.

El magistrado aseguró que el gobierno kirchnerista debería haber negociado una postergación del pago a los tenedores de bonos que entraron al canje mientras buscaba un punto de acuerdo con los holdouts.

En definitiva, Griesa impidió que aquellos ahorristas que en su momento aceptaron la reestructuración reciban el pago el próximo 30 de junio, correspondiente al vencimiento del cupón del Discount en dólares bajo ley de Nueva York. 

Sin embargo, como punto positivo para el país, el magistrado no embargó los fondos -que fueron depositados por el país el pasado jueves- destinados a realizar dicha cancelación, y ordenó que el banco de Nueva York devuelva los fondos a Buenos Aires.

A su vez, más allá de que el juez mostró reparos, sí autorizó a que

se cancelen las utilidades de los títulos bajo la jurisdicción argentina.

También Griesa exigió a la Argentina que negocie con los holdouts (aquellos que no ingresaron a la reestructuración de la deuda pública), y que ganaron en Estados Unidos los litigios judiciales entablados al Gobierno kirchnerista.

El plazo para llegar a un acuerdo sería hasta el 30 de julio, fecha en la que tecnicamente el país ingresaría en default. Así surge de sus declaraciones en la audiencia que se realizó en el Juzgado de Nueva York.

Por su parte, el Bank of New York Mellon confirmó que Argentina depositó u$s539 millones en sus cuentas dentro del Banco Central. Sin embargo, adelantó que el lunes no le girará el dinero a los bonistas de los Discount que entraron a los canjes de 2005 y 2010. Es decir, el banco puede no transferir el dinero por 30 días sin que el país entre en default técnico.

En la audiencia estuvieron presentes por la Argentina los abogados Jonathan Blackman y Carmine Bocuzzi del estudio Cleary Gotlieb Steen & Hamilton (CGS&H) y Theodore Olson y Robert Cohen del fondo Elliot, y Stephen Poss y Robert Carroll de Olifant, los profesionales que representan a todos los acreedores vencedores en el caso.

El encuentro comenzó el viernes a las 11:40, hora de la Argentina, y terminó una hora más tarde. Los defensores jurídicos del país reiteraron que el Estado tiene la facultad de saldar sus deudas sin alterar la Constitución y las leyes internas.

Al respecto, Pablo Giancaterino, único abogado argentino presentado en el expediente de juicios colectivos en Nueva York, analizó lo sucedido en diálogo con iProfesional: "El problema nunca fue la falta de propuestas sino la falta de negociación. El sistema viejo fracasó. El verdadero inconveniente es la existencia de un mercado desregulado de negociaciones que se desarrolla en democracias débiles. La Justicia nunca fue un problema sino la solución". Repercusiones del mercado

A nivel local, el anuncio de Griesa tranquilizó al mercado bursátil local ya que el índice Merval de la bolsa de Buenos Aires subió 1%

Los bonos Discount, tanto bajo ley local como estadounidense, que son los que se debían pagar este lunes a los bonistas que ingresaron a los canjes de la deuda de 2002, mostraron alzas superiores al uno por ciento.En tanto, el dólar blue finalizó con una suba de 10 centavos, al negociarse a $12,25 para la venta. 

Respecto a la determinación de Griesa, el economista Fausto Spotorno consideró que así se "está pidiendo que Argentina ponga a alguien que tome decisiones rápidas".

Según algunas fuentes del mercado, el magistrado de Nueva York bloquéo el pago a los tenedores de bonos que debían recibir el pago de utilidades el lunes ya que "si le paga 100% a los reestructurados también tiene que cumplir 100% con lo que indica el fallo a favor de los holdouts".

Para el economista Eduardo Levy Yeyati, "dejar los pagos depositados en el BoNY de BA muestra voluntad de pago (que nunca fue discutida), pero no elude el default en 33 días".

Y agregó: "Hubo (y hay) una estrategia argentina en la saga de los holdouts: llegar a fin del 2014. El mal timing de la SCOTUS (Corte Suprema de EE.UU.) nos dejó seis meses cortos".

"Hay mucho ruido, pero a puertas cerradas se está negociando", finalizó Yeyati.

Por el lado de Nicolás Dujovne, ex economista del Banco Central, opinó que "los que se imaginaban que Griesa iba ordenar dividir los pagos a la mitad no comprenden que el trust no puede aceptar esa orden".

Pero el panorama a futuro no es muy alentador de acuerdo a Ramiro Castiñeira, economista de Econométrica, ya que "aún pagando a los buitres u$s15.000 millones con bonos, la deuda neta queda en u$s100.000 millones. Lo que representa 20% del PBI".

Comunicado oficial

A última hora del viernes, bastante tiempo después de que el juez Griesa impidiese que se abone los u$s539 millones a los bonistas que entraron a los canjes de deuda, el Gobierno emitió un duro comunicado donde acusó al magistrado neoyorquino de "abuso de autoridad" y "exceso de jurisdicción".

El mismo comienza con el siguiente parrafo: "En el día de ayer, 26 de junio, la República Argentina realizó en tiempo y forma el pago de los servicios de su deuda reestructurada en 2005 y 2010. A pesar de esta muestra de voluntad de negociación de buena fe, el juez Griesa denegó el pedido de stay (suspensión de la sentencia), intentando provocar el default de nuestro país".

Para luego continuar: "Hoy, en una insólita e inédita decisión, el juez Griesa pretendió anular el pago ya realizado por Argentina en cumplimiento de los prospectos, los contratos con sus acreedores de la reestructuración y de la ley Argentina: Griesa le ´ordenó´ al Banco de Nueva York la ´devolución´ de los fondos que ya pertenecen a los bonistas. En síntesis: trata de impedir a los bonistas cobrar lo que legítimamente es de ellos".

Y sentencia el comunicado del Gobierno argentino: "(...) El juez incurrió en abuso de su autoridad y se excedió en su jurisdicción, porque los bonos de la reestructuración no son el objeto de litigio, sino los bonos del Megacanje que cayeron en default en 2001 y que compraron los fondos buitres a precio vil para obtener ganancias siderales".

A raíz de ello, el texto oficial señala de "insólita e inédita la medida. Insólita: porque el juez decide sobre instrumentos cuya validez nunca fue objetada en juicio ni observada tampoco por la Securities and Exchange Commission norteamericana (SEC). No sólo es insólito por ello sino también porque se trata de fondos que ya no son de Argentina sino que pertenecen a terceros. Inédita: porque un juez intenta impedir que un deudor cumpla sus obligaciones y que los acreedores puedan cobrar".

Y finaliza el escrito con una frase que Cristina Kirchner y varias de los miembros del Gabinete repitieron en reiteradas ocasiones: "La República Argentina reafirma su compromiso de honrar sus deudas con el 100% de los acreedores de manera justa, equitativa y legal".

Temas relacionados