Alacenas más vací­as: cae el consumo de arroz, aceite y fideos

El recorte del gasto ya no se limita a los artículos prescindibles y se extiende a las categorías más básicas del supermercado  
Por Guadalupe Piñeiro Michel
21/10/2014 - 21,39hs
Alacenas más vací­as: cae el consumo de arroz, aceite y fideos

El imperio de la racionalidad en el consumo de los argentinos empezó a hacerse notar con el recorte de los artículos prescindibles, dado que la primera respuesta de las personas al ver que su salario no acompañaba la inflación fue dejar de lado gastos prescindibles.

"La gente empezó a priorizar los productos de primera necesidad, postergando la compra de otros", explica a iProfesional Fabián Castillo, presidente de la Cámara de Comercio del Calzado y Afines.

De acuerdo con el empresario, esto se tradujo en una fuerte caída en ventas de esparcimiento e indumentaria.

Cabe destacar que, según lo admitió el mismo INDEC, en el mes de agosto las ventas en los shoppings bajaron un 2,5%, con lo cual ya llevan acumulados dos retrocesos intermensuales consecutivos.

De hecho, según datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en indumentaria la caída en el mes de septiembre superó el 9%.

En el rubro supermercados también se advirtió un cambio en el comportamiento de los argentinos, que se reflejó en la tendencia a realizar compras más chicas -tickets cortos- y espaciadas.

En diálogo con este medio, Emiliano Schwartz, desde la consultora especializada en consumo Tomadato, destaca que "las personas comenzaron a efectuar consumos más acotados en cuando a cantidad de producto y a la frecuencia".

Sin embargo, en los últimos meses, los argentinos extremaron aún más el cuidado del bolsillo, lo cual hizo que la caída alcanzara, inclusive, a las categorías básicas.

Así lo detectó la firma CCR en un reciente estudio en el cual dio cuenta de que se ha comenzado a registrar una baja en la adquisición de artículos de primera necesidad, tales como aceite, arroz y fideos.

De acuerdo con la consultora, en estas categorías la caída en el mes de agosto fue superior al 2%.

Otro artículo dentro del rubro almacén que registró una baja en ventas fue la yerba mate. Cabe recordar que en la nueva etapa de Precios Cuidados el Gobierno busca reducir al mínimo las subas de precios en este producto.

En el resto de la mercadería en las góndolas, el incremento en 2014 también se hizo notorio.

De hecho, de acuerdo con Consumidores Libres, entidad presidida por Héctor Polino, en lo que va del año la canasta básica se incrementó casi en un 27%, lo que acentuó el cuidado del peso.

Los analistas en consumo muestran preocupación por este escenario en el que la recesión también impacta de lleno en los productos de uso cotidiano.

"Cuando se llega a alterar el volumen de los artículos del rubro almacén, se enciende una luz de alarma", advierte Schwartz.

Cambio de hábitos

La caída en el consumo de productos de primera necesidad viene acompañada de otras actitudes que también van en el sentido de cuidar los gastos hasta en el mínimo detalle.

En esta línea, Fernando Aguirre desde la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) destaca que "se está produciendo un desplazamiento de la mercadería con mayor valor agregado hacia otra de menor valor".

Es por eso que los analistas hablan de una mayor aceptación de las segundas marcas por parte de los argentinos.

"Estamos ante una nueva realidad para el consumo masivo, ya que el cliente se está replanteando dónde abastecerse y en qué categorías debe o prefiere acotar gastos con marcas Low Price -de bajo precio-", señala Juan Manuel Primbas, Country Manager de la firma Kantar Worldpanel.

Y agrega, en este sentido, que todas estas reacciones "tienen un objetivo claro que apunta a maximizar el dinero disponible".

Además de las segundas marcas, las restricciones presupuestarias han dado impulso a las líneas propias de los supermercados, que en los últimos meses se diversificaron hacia nuevas categorías y productos.

En este punto, desde Kantar Worldpanel destacan que "las firmas líderes del mercado viene cediendo espacio, permitiendo el desarrollo de los artículos de bajo precio y de distribuidor".

No obstante, el cuidado del peso en el supermercado tuvo su gran excepción en las bebidas con y sin alcohol, que fueron las únicas canastas que no exhibieron una caída, señala CCR en su análisis del mercado de consumo masivo.

Y agrega que estas excepciones estuvieron asociadas al desarrollo de importantes acciones promocionales en estas categorías.

En el mismo informe se hace referencia al descenso en las categorías heladera, freezer, golosinas, limpiezas y cosmética, que durante los ocho primeros meses del año 2014 retrocedieron en un 1,7% en volumen.

Baja el stockeo

Además de la caída del consumo, los analistas señalan que la baja en ventas de las categorías básicas también se vincula con que, por los bolsillos más flacos, los argentinos tienen menos margen para destinar al stockeo.

Producto de la caída del salario real -que desde Finsoport estiman será de un 10% al cierre del año-, las personas se ven obligadas a reducir el hábito de llevar más productos de los que necesitan como una estrategia para hacer frente a la inflación.

"La gente antes compraba para almacenar y ahora se lleva sólo lo justo y necesario", dice a iProfesional Aguirre.

Por otro lado, el ejecutivo hace referencia a los casos de "muchos que ya se habían stockeado y ahora están consumiendo esos artículos en lugar de seguir comprando".

Los súper chinos pierden clientes

Uno de los jugadores que salieron más perjudicados con la caída del consumo son los autoservicios chinos, que han perdido terreno frente a las versiones "exprés" de las grandes cadenas de retail.

"Estos comercios achicaron mucho volumen de venta en los últimos meses", afirma Schwartz en diálogo con este medio.

Quienes conocen el rubro atribuyen esta situación a la pérdida de competitividad por parte de los supermercados asiáticos, producto de que "se quedaron atrás" en materia de beneficios al cliente.

En este sentido, mencionan algunos "puntos flojos":

•Muchos operan sólo con cash

Sucede que "no todos los supermercados chinos están bancarizados", apunta Schwartz.

•No tienen Precios Cuidados

A diferencia de las alternativas "exprés" qoe ofrecen los grandes jugadores del mercado, los autoservicios asiáticos no cuentan con la opción de aprovechar el plan puesto en marcha por el Gobierno.

•No cuentan con promociones por categoría

Esta estrategia, que los grandes supermercados implementaron durante los fines de semana y se aplica a determinados rubros, también se les escapa a las superficies orientales.

•No ofrecen cuotas

En un momento de "bolsillos más apretados", la financiación es altamente valorada por los argentinos y los supermercados chinos "no permiten a los clientes particionar la compra a varios meses", dice Schwartz.

Además de estas desventajas que hoy las personas perciben cuando van de compras, los expertos hacen mención de otro aspecto que también les juega en contra: sus precios ya no son tan accesibles.

Como consecuencia de esta situación, "hay cierres de locales, muchos están migrando de rubro o se están yendo a otras localidades", dice a este medio Miguel Calvete, titular del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM).

Las promos alivianan la caída

Si bien hoy se impone la compra en formatos de cercanía, los expertos señalan que, en el caso de los grandes supermercados que tienen alianzas con bancos, las acciones de Marketing alivianaron un poco la caída.

Así lo afirma la consultora CCR, que destaca que todas "las promociones realizadas tienden a neutralizar una contracción más significativa".

La misma firma indica que otra de las herramientas que los argentinos aprovechan en estos días tiene que ver con los Precios Cuidados impulsados por el Gobierno.

Pero, más allá del efecto de los descuentos y acciones de Marketing, la caída en las compras hoy resulta evidente.

Consultados sobre posibles cambios en el escenario de consumo, los expertos advierten que de aquí a fin de año no se prevé un repunte.

En este sentido, Aguirre desde la CAS advierte que "no hay señales que permitan pensar en una posible recuperación" y agrega que "en cambio, hay indicadores que llevan a pronosticar un panorama adverso".

Es por eso que, según lo indica el ejecutivo, "se espera que, a medida que se vaya acercando el cierre de este año, el escenario de consumo permanezca igual o sea aún peor".

Temas relacionados